Saltar al contenido principal

Israel: crece la tensión con Gaza en medio de la controvertida suerte del Golán

Unos niños palestinos observan mientras otras personas inspeccionan una mezquita que fue impactada por un ataque aéreo israelí, en Gaza, el 26 de marzo de 2019.
Unos niños palestinos observan mientras otras personas inspeccionan una mezquita que fue impactada por un ataque aéreo israelí, en Gaza, el 26 de marzo de 2019. Mohammed Salem / Reuters / TPX / Images of the day

Tras el polémico reconocimiento estadounidense de los Altos del Golán, Benjamín Netanyahu regresó apurado de Washington para encabezar las operaciones que se están llevando a cabo en Gaza, luego de una noche de bombardeos y cohetes.

Anuncios

Una efímera tregua cedió el paso a la incertidumbre entre Gaza e Israel, en un contexto de posible escalada del conflicto. En la madrugada del lunes 25 de marzo, un proyectil proveniente del enclave palestino golpeó una vivienda cerca de Tel Aviv, lo cual provocó una respuesta aérea del Ejercito israelí, en contra de lo que presentó ser edificios de Hamás, el grupo islamista que domina la zona desde 2007.

"No ha terminado", advirtió Aviv Kochavi, el jefe del Estado Mayor israelí, quien aseguró que sus fuerzas infringieron unos "golpes muy duros" a las autoridades de Gaza y que se encuentran "listas" para dirigir a más. Los militares afirman haber destruido a las oficinas de Ismail Haniyeh, exprimer ministro de la Autoridad Nacional Palestina y actual líder del buró político de Hamás, señalado como responsable del disparo de los cohetes por Israel.

Sederot, un municipio israelí casi pegado a la Franja de Gaza, fue golpeado por un proyectil, al igual que una casa en Tel Aviv, a más de 75 kilómetros al norte. La réplica israelí destruyó por su parte varias viviendas. "Recibí una llamada telefónica en la cual nos pidieron que abandonáramos la casa porque iban a bombardear el lugar al lado", explicó el residente local Raed al-Qahtawi, "fue un bombardeo devastador, el balcón, las ventanas, las puertas y los muebles fueron destruidos, no quedó nada".

Cohetes y bombas: la sombra de la escalada en Gaza

Imposible perder de la vista al contexto electoral en Israel, que culminará en 2 semanas. Mientras Hamás buscaría presionar con cohetes a Netanyahu, con el fin de conseguir un eventual alivio del bloqueo sobre Gaza, en plena campaña, el mandatario "necesita aplastar a Hamás o sus rivales lo aplastarán", analizó un invitado del diario israelí 'Haaretz'.

Como mensaje de determinación, el Ejecutivo israelí amontonó decenas de tanques a la frontera entre Israel y Gaza, dejando abierta la posibilidad de una pronta intervención terrestre. Semejante operación no ocurrió desde julio de 2014, la tercera y última guerra entre Israel y Hamas, que dejó a más de 1.400 civiles muertos, según la ONU.

Una nueva guerra en Gaza "sería devastadora para los palestinos y tendría consecuencias para Israel", resaltó este martes 26 de marzo Nickolay Mladenov, el enviado de la organización para Medio Oriente ante el Consejo de Seguridad. Denunció los lanzamientos de cohetes a como "actos de provocación"” que "aumentan dramáticamente el riesgo de una escalada y dañan nuestros esfuerzos colectivos para apoyar a la gente de Gaza y la reconciliación intrapalestina".

A nivel político, Benjamín Netanyahu regresó precipitadamente de Estados Unidos, pero no con las manos vacías. Consiguió de su homólogo, Donald Trump, un reconocimiento de la soberanía de Israel sobre los Altos de Golán, territorio originalmente sirio ocupado por las fuerzas israelíes desde 1967. En medio de elogios mutuos y una euforia general entre oficiales, Netanyahu demostró una vez más el respaldo pleno que tiene en Washington.

EE.UU. e Israel se apartan de posibles diálogos de paz

Al igual que la adjudicación unilateral de Jerusalén como capital de Israel, la postura estadounidense sobre el Golán desata polémica, en particular, en la región. La Liga Árabe consideró esta decisión "nula e invalida", recordando que viola la resolución 497 de 1981 del Consejo de Seguridad de la ONU que negó el reconocimiento de la autoridad israelí en esa zona.

La hazaña de Donald Trump es haber unido a todos los sirios, agobiados y aún repartidos entre partes de un conflicto que persiste, en contra de su nuevo gesto a favor de Israel. En Damasco, miles de personas salieron a las calles para reclamar la devolución a Siria de los 1.200 kilómetros del Golán ocupados por Israel.

En el escenario internacional, tanto Indonesia como Mauritania, Líbano, Turquía, Rusia, Arabia Saudita e Irán denunciaron también esta decisión. Teherán tildó un actuar parecido a los de las "potencias coloniales" cuando estas se dividían la región, entregando "parte de un país a otro" mientras que Riad resaltó el desprecio de EE.UU. por el derecho internacional y lamentó una declaración que tendrá "consecuencias negativas en el proceso de paz".

A exactamente a 40 años de la firma del Tratado de paz egipcio-israelí, considerado como un "milagro", la radicalización del ejercicio del poder en Israel, fortalecido por EE.UU., aleja la perspectiva de una reanudación de diálogo, en un contexto de ausencia de confianza entre las partes y de una fuerte tensión regional.

Con AFP, AP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.