Saltar al contenido principal
La Entrevista

Victoria Montenegro: "La persona que más quería estaba del lado de los malos"

Hilda Victoria Montenegro es legisladora de la Ciudad de Buenos Aires (capital de Argentina). En mayo de 1976 fue apropiada por uno de los militares que dirigió la operación que buscó y provocó la desaparición de sus padres debido a su militancia política. Transcurridos más de 40 años de aquel suceso no oculta lo difícil que fue borrar las huellas de un pasado que se mostraba distinto debido a la ideología transmitida por quienes cuidaron de ella durante mucho tiempo.

Anuncios

El 24 de marzo de 1976 se instauró en Argentina el denominado Proceso de Reorganización Nacional, el cual derrocó al Gobierno de la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón.

Durante ese período el país se vio afectado por la represión hacia quienes se oponían al Gobierno cívico-militar. La situación generó desapariciones de los principales políticos y la apropiación de menores, definida por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo con una táctica sistemática de terrorismo de Estado.

Desde el final de la dictadura, las Abuelas de Plaza de Mayo han realizado manifestaciones para encontrar la identidad de centenares de niños. De acuerdo con cifras aportadas por la asociación, fueron cerca de 500 los menores apropiados por la dictadura (llamados nietos de la dictadura) y hasta agosto de 2018, un total de 128 de ellos habían sido encontrados, entre ellos Victoria Montenegro.

"Fui llevada con tan solo tres meses. Fui apropiada por el Coronel Germán Tetzlaff y siempre me enseñaron que el país vivió en guerra para poder encontrar la paz (…) Me indicaron que no habían desaparecidos, que esas personas se habían ido a Europa. Había mucho odio, fue difícil saber que la persona que más quería en el mundo estaba del lado de los malos", dijo Montenegro durante una conversación con el periodista de France 24, Santiago Aristía.

Montenegro, quien también forma parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara en la ciudad de Buenos Aires, señala que un juzgado le dio a conocer su verdadera identidad (antes vivía bajo el nombre de María Sol Tetzlaff). Casada y con tres hijos, cuenta que no fue fácil asumir su verdadera identidad.

"Lo que pensaba que era bueno de verdad no lo era (…) Fue la secretaria del juzgado quien me notificó sobre mi verdadera vida porque estaba peleada con muchos en el sistema (…) Todo tenía que ver con el discurso del odio, esa fue la formación que recibí, no podía incorporar que había personas de carne y hueso desaparecidas", dijo la legisladora de Buenos Aires.

Gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) pudo conocer que los restos de su verdadero padre fueron hallados junto a los restos de otras siete personas en la localidad de Colonia, Uruguay. "Mi papá (Roque Orlando Montenegro) me salvó de ser Victoria", remata.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.