Saltar al contenido principal

El Parlamento británico arrebata el control del Brexit al Gobierno de May

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, en una sesión del Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019.
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, en una sesión del Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019. Jessica Taylor / Parlamento británico / AFP

La Cámara de los Comunes votó a favor de controlar la agenda del Brexit y deberá decidir en una nueva jornada de votación el 27 de marzo cómo y cuándo se producirá el divorcio. El Gobierno tachó la medida de "peligrosa e impredecible".

ANUNCIOS

Una derrota más para Theresa May. El Parlamento arrebató a la primera ministra el proceso del Brexit. En una votación en la Cámara de los Comunes, los legisladores británicos aprobaron con 329 votos a favor y 302 en contra una enmienda que da vía libre al Parlamento para definir alternativas al plan de Brexit planteado por la mandataria que ha sido rechazado en dos ocasiones por los parlamentarios.

Un portavoz del Ejecutivo lamentó la decisión de la Cámara, dijo que esta altera el "equilibrio de las instituciones democráticas" y sienta un precedente "peligroso e impredecible". Y es que lo ocurrido en Westminster este 25 de marzo no es algo habitual en el Reino Unido, pues por lo general es el Gobierno el que lidera la agenda de la Cámara de los Comunes.

Ahora los legisladores deberán votar el próximo miércoles 27 de marzo los llamados ‘votos indicativos’, votaciones sobre distintos escenarios del Brexit, entre los que figuran una salida sin acuerdo, mantenerse en la Unión Aduanera de la Unión, revocar el Artículo 50 del tratado de Lisboa y un segundo referendo. Se espera que se voten siete escenarios diferentes.

Theresa May rehusó acatar el resultado de las votaciones

En reiteradas ocasiones, la primera ministra se ha mostrado determinada a hacer realidad el Brexit y ha negado cualquier posibilidad de convocar un segundo referendo. Algunos medios británicos como 'The Sun', han indicado que May podría renunciar en caso de que no consiga los votos necesarios para aprobar su acuerdo con Bruselas: "Vamos a terminar con una elección general antes de finales de este año", dijo a al medio británico Sky News el diputado conservador Andrew Bridgen.

Además, May rehusó comprometerse a cumplir con las indicaciones que deriven de los votos indicativos, algo que complica aún más la situación, pues aunque el resultado de la votación del 25 de marzo no es vinculante y tampoco lo serán las que se produzcan el próximo miércoles, en caso de no aceptar las decisiones del Parlamento, el Gobierno de Theresa May podría enfrentar un voto de censura.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, en una sesión del Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019.
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, en una sesión del Parlamento británico, en Londres, Reino Unido, el 25 de marzo de 2019. Mark Duffy / Parlamento británico / AFP

Tras la votación, el líder opositor, el laborista Jeremy Corbyn, planteó la posibilidad de someter a la opinión pública cualquier propuesta apoyada por los legisladores: "Esta Cámara también debe considerar si se debe llegar a algún acuerdo con el pueblo para una votación confirmatoria".

La primera ministra debe convencer al menos a 75 parlamentarios para sacar adelante su pacto de salida

Días antes, la Unión Europea aceptó postergar hasta el 22 de mayo la fecha de salida del Reino Unido más allá del del 29 de marzo siempre y cuando Westminster aprobara esta semana el acuerdo de la primera ministra. En caso contrario, Londres tendría hasta el 12 de abril para reformular su plan de salida.

May tiene un camino difícil por recorrer. Ella misma reconoció no tener los votos suficientes para someter el acuerdo a una tercera votación. Para lograrlo, la ‘premier’ debería convencer a al menos 75 diputados que votaron en contra de ella el pasado 12 de marzo, entre los que figuran miembros de su partido, el conservador, laboristas y miembros del Partido Democrático de Irlanda del Norte.

Así las cosas, en los próximos días los diputados británicos deberán decidir cuándo y cómo va a ser el camino del Brexit, pues hasta el momento el 29 de marzo sigue siendo la fecha fijada para el divorcio, y cuatro días antes, aún no es claro el camino que seguirá Reino Unido en el peliagudo proceso que ha dominado la política británica y dividido la opinión pública del país durante los últimos tres años.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.