Derechos de autor

Parlamento europeo aprobó controversial ley sobre derechos de autor en Internet

El ponente sobre derechos de autor, Axel Voss, participa en una sesión de votación sobre las modificaciones a las reformas de derechos de autor de la UE en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, el 26 de marzo de 2019.
El ponente sobre derechos de autor, Axel Voss, participa en una sesión de votación sobre las modificaciones a las reformas de derechos de autor de la UE en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, el 26 de marzo de 2019. Vincent Kessler / Reuters

La Eurocámara respaldó una revisión de las normativas europeas de derechos de autor que pretende evitar que algunos contenidos protegidos sean utilizados sin permiso en la red, una medida que despertó malestar entre algunas empresas digitales.

Anuncios

El pleno del Parlamento europeo aprobó una reforma a las normativas de la Unión Europea sobre derechos de autor en el entorno digital, una medida que obligará a plataformas como Google o Facebook a pagar a los editores por el uso de fragmentos de noticias y a implementar filtros que podrían limitar algunos contenidos en Internet.

La Eurocámara respaldó la modificación del comúnmente conocido como Artículo 13 (rebautizado Artículo 17 antes de la votación final) de la Directiva de Derechos de Autor europea, que responsabiliza a las plataformas de Internet por infracciones a la normativa que cometan sus usuarios.

Este martes 26 de marzo la votación arrojó 348 votos a favor, 274 en contra y 36 abstenciones tras un extenso debate de dos años que despertó el rechazo entre empresas y pequeños creadores digitales y grupos de consumidores, que temen que el reglamento provoque aumentos en los costos y bloqueos amplios de contenidos.

A partir de este nuevo reglamento, firmas como Google y otras plataformas en línea deberán firmar acuerdos de licencia con músicos, autores, editores de noticias y periodistas para usar su trabajo en línea.

La normativa excluye a enciclopedias en línea, como Wikipedia, o plataformas de software de código abierto, como GitHub, así como a pequeñas nuevas empresas con menos de tres años.

Asimismo, la reforma garantizará que se puedan compartir fragmentos de noticias, pero no textos enteros, lo que afectará a los portales agregadores de información.

Por su parte, redes como Youtube, Twitter, Instagram o Facebook deberán instalar un sistema de filtros para evitar que sus usuarios suban material con derechos de autor o, en su defecto, pagar cuantiosas multas si sus usuarios utilizan contenido protegido. En principio, la legislación excluye, en la teoría, a obras que busquen la parodia, como los memes y gifs, aunque en la práctica, esas creaciones también pueden verse afectadas.

La Comisión Europea decidió revisar las normativas hace dos años con el objetivo de proteger a la industria creativa, que tiene un valor de 915 mil millones de euros al año, alberga 11,65 millones de empleos y representa el 6,8 por ciento de la economía del bloque.

Las reacciones, entre la defensa de los derechos de autor y la limitación a la libertad de expresión

El extenso debate sobre la reforma de la legislación de derecho de autor europea ha dividido las aguas entre aquellos que defienden los cambios como una forma de garantizar la protección de los contenidos y quienes consideran que las modificaciones afectarán la libertad de expresión y afectarán a los pequeños creadores.

Andrus Ansip, comisario europeo del Mercado Único Digital, destacó la votación porque "garantiza el equilibro correcto entre los intereses de todos los jugadores, al tiempo que establece obligaciones proporcionadas a las plataformas en línea".

Pero la firma Google, férrea opositora a las modificaciones desde el inicio del debate, sostuvo que las reformas conducirán a una incertidumbre jurídica y afectarán a las economías creativas y digitales de Europa.

En la misma línea se expresó la empresa Mozilla, desarrolladora del navegador Firefox. "Las instituciones de la Unión Europea han desaprovechado el progreso realizado por los innovadores y creadores para imaginar nuevos contenidos y compartirlos con personas de todo el mundo. Han devuelto el poder a los grandes sellos discográficos, estudios de cine y gran tecnología de Estados Unidos", subrayó Raegan MacDonald, director de políticas para la UE de Mozilla.

Por su parte, la directora general de la Organización Europea del Consumidor (BEUC), Monique Goyens, advirtió que "los consumidores tendrán que soportar las consecuencias de esta decisión" y sostuvo que los eurodiputados "eligieron ignorar" sus preocupaciones.

Más alarmista fue la eurodiputada alemana del Partido Pirata, Julia Reda, quien advirtió que las reformas amenazan la conexión gratuita a Internet y remarcó que "los algoritmos no pueden distinguir entre las infracciones reales de los derechos de autor y la reutilización perfectamente legal del contenido para fines como la parodia".

Como contrapartida, Axel Voss, eurodiputado alemán de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y principal impulsor de la nueva normativa, sostuvo que "hemos acordado un nuevo conjunto de reglas que harán exactamente lo contrario a matar Internet".

Asimismo, su compañero del bloque Partido Popular Europeo, el español Luis de Grandes, consideró positiva la medida porque "obligará a las plataformas a responsabilizarse de los contenidos que utilizan".

El mes pasado, Finlandia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Polonia se habían negado a respaldar las reformas.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24