Delitos de odio

Facebook prohíbe el nacionalismo y el separatismo blanco en sus plataformas

Imagen de archivo que muestra el logotipo de Facebook en la pantalla rota de un teléfono móvil. 16 de mayo de 2018.
Imagen de archivo que muestra el logotipo de Facebook en la pantalla rota de un teléfono móvil. 16 de mayo de 2018. Joel Saget / AFP

Dos semanas después de la matanza de 50 personas en Nueva Zelanda a manos de un supremacista blanco, la compañía anunció que los usuarios ya no podrán subir contenidos que fomenten el nacionalismo blanco en Facebook ni Instagram.

Anuncios

Facebook había recibido una fuerte presión para eliminar de sus plataformas los contenidos que enaltezcan la supremacía blanca, pero la masacre, retransmitida por streaming en la red social, contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch el pasado 15 de marzo fue la gota que colmó el vaso.

Dos semanas después, Facebook anunció finalmente que prohibirá que los usuarios suban a sus plataformas ese tipo de mensajes: "Hoy anunciamos una prohibición de los mensajes de alabanza, apoyo y representación del nacionalismo y separatismo blancos en Facebook e Instagram, que empezaremos a aplicar la próxima semana".

La compañía también indicó que "esos conceptos están fuertemente vinculados a grupos de odio organizados y no tienen lugar en nuestros servicios". En un comunicado, aseguró también que las políticas de la empresa "siempre han prohibido el odio a personas en base a características como la raza, etnia o religión".

Facebook diferenciaba el supremacismo blanco, ya prohibido, del separatismo y el nacionalismo

La empresa, con sede en Menlo Park, California, se había resistido a aplicar el mismo criterio al nacionalismo y separatismo blancos que al de supremacismo blanco, que ya estaba prohibido en Facebook.

Facebook diferenciaba entre estos conceptos y entendía la concepción del nacionalismo blanco como una ideología que busca reforzar una identidad nacional propia de la raza blanca mediante la cual los blancos deben asegurar la supervivencia de esta en sus países.

El separatismo blanco lo entendía como una postura que busca mantener a los blancos separados del resto de razas, sin que esto implique dominación.

Por otro lado, el supremacismo blanco es el hecho de defender que las personas de raza blanca son superiores a aquellas de otras razas y que por ello deben ejercer una posición de dominio sobre los otros.

Para Facebook, nacionalismo y separatismo blancos comprendían "conceptos más amplios”, y los adjudicaba a expresiones tales como el orgullo nacional estadounidense o el separatismo vasco, que, a consideración de la empresa, "son una parte importante de la identidad de las personas".

De ahora en adelante, la gente todavía podrá demostrar orgullo de su pertenencia étnica, pero no toleraremos alabanzas o apoyo al nacionalismo y separatismo blancos"

Facebook

El Gobierno neozelandés dio la bienvenida a la medida

Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, dio la bienvenida a la decisión de Facebook aunque puso en tela de juicio que los esfuerzos internacionales estén haciendo lo suficiente para evitar que se repitan situaciones como la vivida en Christchurch.

Hay lecciones que aprender en Christchurch y no queremos que nadie tenga que volver a aprender esa lección”

Jacinda Ardern

Ardem defiende que las plataformas de redes sociales deben ser responsables de los contenidos que publican sus usuarios.

"Hay lecciones que aprender en Christchurch y no queremos que nadie tenga que volver a aprender esa lección. (...) Me complace ver que lo están incluyendo y que han dado ese paso, pero sigo pensando que hay una conversación con la comunidad internacional sobre si se ha hecho suficiente o no", subrayó.

Una mujer llora en un memorial a las víctimas de las una de las mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, el 23 de marzo de 2019.
Una mujer llora en un memorial a las víctimas de las una de las mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, el 23 de marzo de 2019. Edgar Su / Reuters

Facebook recibió fuertes críticas a nivel mundial después de que se produjera la matanza de Nueva Zelanda por no haber eliminado a tiempo el vídeo de los asesinatos en las mezquitas, que fue visto unas 4.000 veces antes de que fuera borrado.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24