Saltar al contenido principal

La decisión de Trump sobre los Altos del Golán genera inquietudes en el vecindario

El presidente Donald Trump y el primer ministro Benjamin Netanyahu sostienen la proclamación que reconoce los Altos del Golán como territorio de Israel el 25 de marzo de 2019 en Washington D.C.
El presidente Donald Trump y el primer ministro Benjamin Netanyahu sostienen la proclamación que reconoce los Altos del Golán como territorio de Israel el 25 de marzo de 2019 en Washington D.C. Leah Millis / Reuters

El primer ministro israelí había logrado importantes avances en los últimos años. Pero desde la decisión del presidente Trump, las voces de rechazo se esparcieron rápidamente por todo Medio Oriente.

Anuncios

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu visitó Omán en octubre de 2018. Fue la primera visita de un mandatario de Israel al país musulmán en 22 años y uno de los episodios que marcó el creciente acercamiento del país, mayoritariamente hebreo, a sus vecinos árabes. Ese mismo mes, un grupo de deportistas israelíes ganaron medallas de oro en una competencia de judo en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, y se oyó el himno de su país durante la premiación.

A estos momentos se suman otra serie de acercamientos con los países musulmanes fuera de Medio Oriente, como la luz verde del gobierno de Sudán para permitir el uso de su espacio aéreo por vuelos israelíes o la visita de Netanyahu a Chad en enero, entre otros gestos.

Pero la decisión del presidente Donald Trump de reconocer la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán podría darle otro ritmo a esta tendencia. El analista sobre Medio Oriente Ezequiel Kopel resalta que los acercamientos de Israel con sus vecinos en el Golfo Pérsico en los últimos años se han fundado en un enemigo común: los chiitas y particularmente el gobierno de Irán. "Lo que está pasando en este momento es que los países del Golfo, las monarquías del Golfo, e Israel ven casi todo igual con respecto al avance de Irán. Lo único que no ven igual, que impide un reconocimiento de las monarquías del Golfo a Israel, es la cuestión Palestina", dice Kopel.

Una vista general muestra parte del resort para esquiadores Mount Hermon en el área ocupada por Israel de los Altos del Golán el 26 de marzo de 2019.
Una vista general muestra parte del resort para esquiadores Mount Hermon en el área ocupada por Israel de los Altos del Golán el 26 de marzo de 2019. Ammar Awad / Reuters

Sin embargo, el reconocimiento del gobierno estadounidense a la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán logró alinear a chiitas y sunitas en una misma opinión.

Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar y Kuwait criticaron la decisión estadounidense al día siguiente de que el presidente Trump firmara el decreto que hacía oficial su postura e insistieron en que los Altos del Golán son territorio árabe ocupado. Los gobiernos de Riad y Abu Dhabi dijeron que esta medida era un impedimento para la paz. En Irán se hizo eco a estos comentarios y describieron la movida de Trump como un hecho sin precedentes en este siglo.

Pese a esto, este jueves 28 de marzo, el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, dijo que era hora de buscar un giro en las relaciones entre Israel y los demás países del Golfo para buscar la paz con Palestina.

Emiratos Árabes Unidos cuestiona la viabilidad de separar Israel y Palestina en dos Estados

"Hace muchos años hubo una decisión árabe para no tener contacto con Israel, esa fue una decisión muy errada", dijo el ministro Gargash al diario 'The National' de Abu Dhabi.

Para Gargash, el contacto entre los países árabes e Israel debería empezar por pequeños encuentros, como el torneo de judo de octubre. "El cambio estratégico realmente necesita que avancemos en el frente de la paz", dijo Gargash. Para el ministro, si se continúa por este camino, la conversación en 15 años "será sobre derechos equitativos en un Estado".

El ministro de Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos sostiene que por ahora esta conversación está en una fase marginal, pero que esto podría cambiar. "Una solución de dos Estados ya no será factible porque una especie de cadera reducida (Palestina) ya no será práctica", agregó Gargash. Pero antes hay que ver cómo quedan las relaciones regionales luego de la decisión del Gobierno Trump.

La vecindad del Medio Oriente después de la decisión de Trump sobre los Altos del Golán

"Yo creo que la decisión de reconocer el Golán como territorio de Israel por parte del presidente estadounidense es una mala decisión política y geopolítica", apunta Kopel y añade que, en el pasado, otros presidentes estadounidenses hicieron concesiones a Israel a cambio de ceder en algunas de sus medidas. "Siempre Estados Unidos ha avanzado las conversaciones de paz, o en su presión sobre Israel, dándole cosas a cambio de otras", dice el analista y recuerda que Bush padre logró sentar en una mesa de conversación al Gobierno de Israel con las autoridades palestinas en Madrid a cambio de financiación para un campo de refugiados en Israel para migrantes rusos.

Esta vez, la estrategia es distinta. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo el miércoles que la decisión de Washington ayudaría a resolver el conflicto israelí-palestino al eliminar la incertidumbre.

Pero aún así el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó en bloque la decisión estadounidense. La embajadora británica en la ONU Karen Pierce dijo al Consejo que la medida va en contravía de la resolución 497 de 1981 y el embajador adjunto ruso para las Naciones Unidas Vladimir Safronkov dijo que Washington había violado las resoluciones de la ONU y advirtió que podría alentar la inestabilidad en el Medio Oriente.

El analista Ezequiel Kopel cree que no será así. Aún si dice que la medida es desafortunada y considera que no será suficiente para causar un daño permanente. "Yo no creo que la relación de Israel con sus vecinos se vaya a ver afectada por la decisión de Donald Trump", dice Kopel y explica que la anexión la hizo Israel en 1981 y desde entonces los países árabes la han rechazado.

El diplomático estadounidense Rodney Hunter afirmó al Consejo de Seguridad este miércoles que la decisión del Gobierno de Donald Trump sobre los Altos del Golán no afecta la tregua en la región o afecta la misión para mantener la paz que la ONU tiene en la región desde 1974, la Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (UNDOF, por sus siglas en inglés).

Las cercas se ven en la línea de alto el fuego entre Israel y Siria en los Altos del Golán.
Las cercas se ven en la línea de alto el fuego entre Israel y Siria en los Altos del Golán. Ammar Awad / Reuters

"UNDOF continúa teniendo un rol vital para preservar la estabilidad entre Israel y Siria y lo más importante es garantizar que el Área de Separación sea una zona de separación libre de cualquier presencia o actividad militar", dijo Hunter al Consejo.

Por ahora, la proclamación estadounidense podrá incidir en la campaña política en curso en Israel. Cuestionado por casos de corrupción, Benjamin Netanyahu tiene una oportunidad de renovar su mandato con el impulso de Donald Trump. Así lo considera Kopel, quien afirma que los Altos del Golán son un asunto de interés nacional en Israel, sin importar la corriente política. Sobre la reacción de los vecinos, "vamos a ver condenas públicas de los países árabes", estima Kopel y dice que después todo seguirá igual.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.