Saltar al contenido principal

Brasil: Bolsonaro insiste en celebrar el golpe militar de 1964 y el Ministerio Público advierte sanciones

Soldados brasileños conmemoran el golpe militar de 1964, en Sao Paulo, Brasil, el 28 de marzo de 2019.
Soldados brasileños conmemoran el golpe militar de 1964, en Sao Paulo, Brasil, el 28 de marzo de 2019. Nelson Almeida / AFP

Con la primera ceremonia conmemorativa del inicio de la dictadura en un cuartel militar, inició este jueves 28 de marzo lo que promete ser un agitado fin de semana para los brasileños.

ANUNCIOS

A tres días de que se cumplan 55 años del golpe militar que dio origen a la dictadura que por 21 años imperó en Brasil, la polémica sobre conmemorar o no el acontecimiento está más viva que nunca.

La instrucción que el pasado 23 de marzo dio el presidente Jair Bolsonaro al Ministerio de Defensa de “realizar las conmemoraciones debidas" en los cuarteles por el aniversario del levantamiento militar, causó revuelo.

Bastó con solo mencionarlo para que diversos sectores mostraran su rechazo. El Ministerio Público Federal anunció este jueves 28 de marzo que impondrá sanciones a quienes promuevan o participen en actos conmemorativos, pues “violan la Constitución”.

Y es que, según la entidad, durante la época de regímenes militares (entre 1964 y 1985) se cometieron crímenes de lesa humanidad.

“Desde 2012, el Ministerio Público Federal actúa en busca de la responsabilización criminal de agentes del Estado involucrados en crímenes cometidos durante el régimen militar como homicidio, violación, secuestro, desaparición forzada y abuso de autoridad, entre otros crímenes”.

“Rememorar” y no “conmemorar”: el discurso de Bolsonaro

Un cambio de verbo fue suficiente para que el primer mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, matizara su discurso con relación al levantamiento castrense del 31 de marzo de 1964, luego de la polémica que desató su idea original.

“No es conmemorar. Es rememorar, revisar lo que está equivocado, lo que está bien, y usar eso para el bien de Brasil en el futuro", dijo el mandatario a periodistas.

"¿Dónde se ha visto en el mundo que una dictadura le entregue el poder de forma pacífica a la oposición? Solo en Brasil. Entonces, no hubo dictadura", dijo en una entrevista a la televisión Bandeirantes.

Para Bolsonaro, no hubo golpe de Estado, ni dictadura. En cambio, comparó este lapso político con un matrimonio.

"No quiero decir que fue una maravilla. Ningún régimen lo es. ¿Qué matrimonio es una maravilla? De vez en cuando hay problemitas. Son raras las parejas que no tienen un problema", agregó.

¿Violación o no de los derechos humanos?: el punto álgido de la polémica

En la fecha de la que se cumplirán 55 años el próximo domingo, las Fuerzas Armadas derrocaron al presidente Joao Goulart y se inició una seguidilla de gobiernos militares que acabó en 1985, cuando el país volvió a elegir un presidente, en unos comicios parlamentarios indirectos.

Para el Ministerio Público Federal, ese derrocamiento de Goulart fue sin duda una "ruptura violenta y antidemocrática del orden constitucional y dio origen a un régimen de restricción a los derechos fundamentales y de represión violenta y sistemática a la disidencia política".

El director para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, aseguró en una nota que "Bolsonaro critica con razón a los gobiernos cubano y venezolano", pero al mismo tiempo "celebra una dictadura militar en Brasil".

Algunos militares piensan lo contrario. En lo que puede considerarse como la primera conmemoración del acontecimiento histórico, un grupo de soldados brasileños en Sao Paulo rindió homenaje este jueves, con el argumento de que la intervención militar era necesaria.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Alegando que se trata apenas de "registrar la fecha" con un "enfoque histórico", el Comando Militar del Sudeste (Sao Paulo) leyó a sus tropas durante la ceremonia un texto que justifica el levantamiento castrense de 1964, como parte de un combate global contra el comunismo.

"El 31 de marzo de 1964 se inserta en el ambiente de Guerra Fría que se reflejaba en el mundo y penetraba en nuestro país. Las familias en Brasil estaban alarmadas y se pusieron en marcha. Frente a un escenario de grandes convulsiones, fue interrumpida la escalada hacia el totalitarismo", dice el mensaje leído este jueves ante las tropas, firmado por el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva.

“Asesinatos, detenciones y tortura de opositores durante el régimen militar”: Comisión de la Verdad

El cierre del Parlamento, la suspensión de derechos y libertades individuales impuesta por el régimen en 1968 o la detención arbitraria y tortura de opositores, fueron algunas de las denuncias documentadas por la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) en un informe publicado en 2014.

De acuerdo con el informe, al menos 434 muertos y desaparecidos fue el saldo de los 21 años de dictadura.

El número de víctimas es considerablemente menor al de otros países latinoamericanos como Chile (3.200) o Argentina (30.000, según organizaciones de la sociedad civil).

Pero a diferencia de sus vecinos, Brasil no colocó en el banquillo a los agentes del Estado acusados de cometer estos crímenes, debido a una ley de Amnistía de 1979 -ratificada en 2010 por la Corte Suprema- que impide juzgar a los responsables de abusos.

En Brasil preparan protestas para rechazar la conmemoración

Varios grupos civiles anunciaron que estaban organizando protestas en todo el país para hacerle contrapeso a las eventuales conmemoraciones que se realicen en los cuarteles.

Un abogado brasileño presentó una demanda colectiva, argumentando que las conmemoraciones no eran del interés del público, informó el martes 26 de marzo la publicación brasileña Estadao.

De hecho, no lo es desde 2011, cuando la entonces presidenta, Dilma Rousseff, pidió a las fuerzas armadas que suspendieran tales conmemoraciones.

Rousseff, quien fue guerrillera en su juventud, ha denunciado públicamente que fue encarcelada y torturada durante la dictadura.

"Siento que la tortura ha regresado", manifestó desde su apartamento en Río de Janeiro, Álvaro Caldas, periodista y exguerrillero que dice haber sido encarcelado, secuestrado y torturado durante el gobierno militar.

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.