Saltar al contenido principal

La icónica pirámide del Louvre cumple 30 años

Vista general de la obra de arte del artista francés JR alrededor de la pirámide de vidrio del Louvre.
Vista general de la obra de arte del artista francés JR alrededor de la pirámide de vidrio del Louvre. Gonzalo Fuentes / Reuters

Y para celebrarlos, el museo más visitado del mundo organiza toda una programación de exposiciones y performances. En el centro, una intervención fotográfica del artista JR.

Anuncios

Esta semana, la explanada del Museo del Louvre en París estuvo vedada a los turistas. Unos letreros recordaban que el artista local JR estaba preparando el regalo de cumpleaños para la famosa pirámide de vidrio que este 2019 cumple tres décadas.

Un cumpleaños, sin embargo, sin crisis de la treintena. Al contrario, porque el monumento del arquitecto chino-americano Ieoh Ming Pei, que en 1989 causó tanta polémica, se ha vuelto en estos años junto a la 'Venus de Milo' y la 'Monalisa' una de las tres atracciones del gran museo de la Rive Droite. Un museo que, vale recordar, terminó el 2018 con un récord mundial de visitas: más de 10 millones de personas contentas de sacarse una foto con la pirámide.

De hecho, cuenta la leyenda, que fue el ícono parisino el que inspiró a los turistas a sacarse fotos en una perspectiva que da la impresión de que la persona tomara el triángulo con sus dedos y que se volvió práctica frecuente frente a grandes monumentos como la Torre de Pisa o la más cercana Torre Eiffel.

El lado lúdico de JR para el cumpleaños de la pirámide

JR se pasea vestido con un entero negro y su tradicional gorra entre los 400 voluntarios que se han ofrecido para ayudarle en esta segunda intervención en la pirámide. La primera fue en 2016 cuando por un efecto óptico la hizo desaparecer. Esta vez, por otro efecto, el artista hace ver lo que supuestamente hay en las entrañas de la tierra y hace emerger el ícono.

"La obra trata sobre el misterio: hacer aparecer partes que nunca vimos de la pirámide", explica el artista. Habla mientras enrolla una de las bandas de papel impresas con la foto que crea el efecto.

Y agrega que para él "la obra de arte está en esta gente, voluntarios, que vienen cada día a ayudar a pegar este enorme rompezabezas de 2.000 piezas. Personas que nunca se han visto, que se conocen aquí y que crean juntos una obra que descubren solo al final".

Florent, que pega las bandas de foto en el suelo de la explanada, viene de Megève en Los Alpes, a cinco horas de París. Trabaja en una tienda de ropa de esquí en la montaña pero se ha pedido el día libre para participar en esta intervención: “Hace años sigo a JR y soñaba hacer un collage con él", explica. Y agrega que conoció a "mucha gente voluntaria, el ambiente es relajado y se trabaja al mismo tiempo".

Más cerca viene Natalie, que es guardia de seguridad en el museo. Tiene el día libre y ha decidido dedicarlo a participar en la obra de JR, a quien conoció en el 2016 cuando hizo su primera intervención. "Había un afiche y me inscribí. Una vez que tenemos la técnica el trabajo es fácil", revela.

Laure viene de la periferia de París, es estudiante y explica que el trabajo consiste "en instalar afiches, cortarlos y luego pegarlos. Es bien deportivo". Aunque vino sola ya se hizo a un grupo de amigas de su edad y han podido hacerse una selfie con JR.

El artista se acerca luego a unos voluntarios y les explica cómo enrollar las láminas para no perderse en el orden. Luego se saca fotos con los turistas y posa para los fotógrafos. En una pantalla, que emite un video en tiempo real, poco a poco se va viendo el efecto que el artista busca y que será visible desde este viernes 29 de marzo al domingo 31.

30 años no exentos de polémicas

La construcción de la pirámide fue anunciada en una conferencia de prensa poco después de la elección como presidente de François Mitterrand en 1981. El mandatario, que habló de proyecto “Gran louvre”, dijo que quería transformar el museo y sus entradas en una "institución de masas",  y puso la pirámide en el centro.

Fue Mitterrand también quien designó al arquitecto chino-estadounidense Ming Pei a cargo del proyecto. El profesional aceptó la obra en 1983 como un "gran desafió" y trabajó en ella desde 1985 a 1988.

En esta foto de archivo tomada el 28 de julio de 1988 se muestra la obra de construcción de la pirámide del Louvre, diseñada por el arquitecto chino-estadounidense Ieoh Ming Pei.
En esta foto de archivo tomada el 28 de julio de 1988 se muestra la obra de construcción de la pirámide del Louvre, diseñada por el arquitecto chino-estadounidense Ieoh Ming Pei. Joel Robine / AFP

Las polémicas no tardaron en llegar. Primero, por la elección de la figura de una pirámide. El propio arquitecto la justificó en una entrevista el 10 de abril de 1987, enfatizando que "la pirámide del Louvre no tiene nada qué ver con Egipto. La egipcia está hecha de tierra y esta de vidrio. Es sólida y está hecha para la vida y la luz".

Pero otros preferían pensar en que la forma era una manera del mandatario de promover la masonería. Incluso surgieron teorías de conspiración que aseguraban que el número de baldosas de vidrio llegaba a 666.

Ming Pei explicó que el edificio simbolizaba el poder y la omnipresencia ya que por su forma y transparencia daba una visión completa de la Plaza Napoleón: "Es más bien una fuente de luz que da importancia a las obras que están bajo tierra".

Esas explicaciones no impidieron que el día de su inauguración el alcalde del primer distrito de París, Michel Caldaguès, declarara no querer que el Louvre fuera "desfigurado". Los conservadores del patrimonio del museo criticaron, por su parte, que el carácter "futurista" de la pirámide convertiría al museo en un "parque de atracciones"” y un peligro "para el paisaje urbano".

La batalla se dio sobre todo entre los defensores del patrimonio y los que estaban en cambio a favor de la arquitectura atrevida. Para los primeros, la magnífica perspectiva que se extiende desde el Louvre hasta al Arco de Triunfo, e incluso yendo más allá, hasta Versalles, quedaría desfigurada y el hecho de contraponer estilos arquitectónicos tan diferentes distorsionaría este lugar histórico. Incluso siete asociaciones de patrimonio apelaron al ministro de Cultura, Jack Lang, para que hiciera algo.

Pero en el otro lado, los modernos, encontraban que esa yuxtaposición era de lo más original. Otros se quejaron de la fragilidad del vidrio, de su coste de recambio y hasta de la dificultad de mantención.

Las teorías de complot sobre la pirámide siguen de actualidad pues el 7 de mayo de 2017 el actual presidente Emmanuel Macron fue electo con el 66,06% de los votos y festejó frente a la pirámide del Louvre su designación. Algunos "iluminados" creyeron ver esa noche de domingo la proyección de una forma de ojo en la punta del monumento.

Más allá de las teorías el Louvre sigue de fiesta. Además de la intervención de JR, el museo ha organizado toda una programación para celebrar los 30 años. Desde una exposición de fotos gratuita 'La pirámide tiene 30 años, su historia en fotos', hasta una completa exposición sobre Leonardo da Vinci y otra en homenaje a Pierre Soulages. Entre medio habrá un gran concierto gratuito de la orquesta de París el 21 de junio, día de la fiesta de la música, bajo la pirámide, y un espectáculo de danza hip hop del coreógrafo Kader Attous, con la orquesta de los Campos Elíseos, el 12, 13 y 14 de julio.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.