Saltar al contenido principal

México: lanzan programa piloto para proveer de seguro social a las trabajadoras del hogar

2,4 millones de mujeres se dedican a los trabajos del hogar en México según cifras del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi)
2,4 millones de mujeres se dedican a los trabajos del hogar en México según cifras del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi) Rodrigo Arangua / AFP

De acuerdo con la OIT un 92,2% de las trabajadoras del hogar en México no cuentan con un contrato que las respalde. El Gobierno de ese país, además de declarar un día que las honre, trabaja en un programa que les garantice sus derechos laborales.

Anuncios

La película "Roma" conmovió a millones de cinéfilos en el mundo, no solo por la belleza de su dirección de fotografía, sino también por la historia de Cleo, la mujer encarnada por la actriz Yalitza Aparicio que cuida a los 4 niños de una familia burguesa en una casa del centro de la Ciudad de México. La historia se sitúa a principios de los años 70; sin embargo, la película no se vería muy diferente si el contexto hubiera sido el del año 2019.

En México, se estima que 2,4 millones de mujeres viven de trabajos en casas ajenas, sea cuidando niños, encargándose de la limpieza o del mantenimiento general de un hogar que no es el suyo. "Muchacha", "Nana", o hasta "Sirvienta", se les ha dado muchos nombres despectivos para evitar llamarles como lo que son, trabajadoras del hogar, y por ende, sujetas de derechos laborales. Lo que debería incluir, como lo marca la ley, vacaciones pagadas, aguinaldo, seguro social, pensión de retiro. Algo a lo que la inmensa mayoría de las trabajadoras del hogar en México siguen sin tener acceso.

Esta es una deuda moral que el nuevo Gobierno mexicano quiere reparar por medio de un programa piloto de afiliación al seguro social que será lanzado el 31 de marzo, un día después del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar.

El concepto es fácil: cada empleador (las trabajadoras del hogar suelen tener hasta 10) debe declarar la cantidad de horas que trabaja la mujer en su casa por semana. Sobre esta base, le tocará al empleador pagar la pro rata que le corresponderá de cotización social con el fin de que esta empleada pueda tener acceso a los servicios públicos de salud y así protegerlos a ellos mismos al producirse un accidente laboral de la empleada.

Esta pequeña revolución potencial está por el momento solamente inscrita en papel; su éxito dependerá de la buena voluntad de los empleadores para cambiar esta situación que, desde hace generaciones, mantiene a miles de mujeres en una zona gris del mundo laboral.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.