Saltar al contenido principal

Con el anuncio de la apertura de una oficina de Brasil en Jerusalén, arrancó la visita de Bolsonaro a Israel

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izq.) junto al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, acompañado de su esposa Sara. Tel Aviv, Israel. 31 de marzo de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izq.) junto al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, acompañado de su esposa Sara. Tel Aviv, Israel. 31 de marzo de 2019. Ronen Zvulun / Reuters

La visita oficial del presidente de Brasil a Israel durará cuatro días y estará a dedicada a consagrar, mediante numerosos acuerdos, lo que Bolsonaro llamó “la boda” entre ambas naciones.

Anuncios

No había terminado aún el primero de los cuatro días de la visita oficial del presidente brasileño Jair Bolsonaro a su colega Benjamín Netanyahu, cuando ya se confirmaba uno de los temas centrales de este viaje: Brasil abrirá en Jerusalén una oficina, “parte de su embajada en Tel Aviv’’, según confirmó el ministerio de Relaciones Exteriores desde Brasilia.

Así lo ratificó poco después el propio Bolsonaro, en conferencia de prensa conjunta con el primer ministro israelí, anunciando la decisión de abrir en Jerusalén “una oficina de negocios para la ciencia, la tecnología y la innovación”. “Oficina diplomática”, la denominó el ministro de Exteriores de Israel, saludando entusiasta la decisión.

Sin embargo, Bolsonaro se quedó corto frente a lo que fue una promesa de su campaña, que ha reiterado en otras ocasiones: trasladar, como Donald Trump, su embajada a Jerusalén.

En lugar de ello, optó por una fórmula intermedia de la que ya se han valido países como la República Checa y Hungría, que es la de abrir una oficina.

Se confirmó, además, la firma de seis acuerdos para reforzar la colaboración en el campo de seguridad, defensa, aviación civil y pesca, entre otros.

En lo que constituye un viraje de la política exterior brasileña tradicional hacia el Medio Oriente, este viaje de Bolsonaro tiene el objetivo de estrechar los lazos entre ambos países, cuyos mandatarios, además, se identifican ideológicamente en no pocos campos.

“La boda que celebramos hoy –dijo el brasileño visiblemente satisfecho– traerá muchos beneficios para nuestros pueblos”.

Trasladar la embajada de Brasil a Jerusalén, ¿una buena o mala idea?

Es que el traslado de la embajada no solo enfurece a los palestinos y tiene escaso apoyo en otras latitudes, sino que aun dentro del mismo Brasil la decisión no está exenta de polémica,

El vicepresidente brasileño Hamilton Mourao, general retirado del Ejército, dijo a Reuters en una entrevista en febrero que "mover la embajada era una mala idea porque perjudicaría las exportaciones de Brasil a los países árabes".

Brasil exporta carne halal (permitida para consumo de acuerdo a los principios del Islam) a varios países musulmanes. Si llega a dar el mismo paso que Estados Unidos y envía a todos sus diplomáticos a la ciudad santa, esto podría afectar las relaciones económicas con esos países.

Por su parte, Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, dijo que era "inaceptable" que Brasil incluya la parte oriental de Jerusalén como territorio israelí”.

Brasil y Palestina tienen relaciones diplomáticas activas, pero, por ahora, Bolsonaro no tiene previsto viajar allí. Y su postura pro israelí cambiaría drásticamente la política exterior brasileña tradicional en el Medio Oriente.

Sin embargo, es revelador el hecho de que el presidente brasileño no cumpla su promesa de trasladar la embajada a Jerusalén, siguiendo los pasos de Estados Unidos y Guatemala, los únicos países que lo han hecho hasta ahora.

Pretrobras podría presentar una oferta para explotar petróleo en Israel

Jair Bolsonaro había invitado a Benjamín Netanyahu a su toma de posesión el 1 de enero de 2018. Ahora, es el primer ministro israelí quien recibe al mandatario latinoamericano cuatro días en su país.

La visita se realiza a pocos días de las elecciones parlamentarias israelíes y también a pocos días de que el presidente brasileño cumpla 100 días en el poder.

Entre los seis acuerdos suscritos, dos los fueron por los ministros de Exteriores. Uno de ellos, para promover proyectos militares y de defensa, el intercambio de tecnología y el entrenamiento. El otro es para colaboración en el campo de la aviación civil. Un tercer acuerdo apunta a combatir conjuntamente el crimen, el terrorismo y el narcotráfico.

Al final del día, los mandatarios celebraron una cena de honor.

El portal web israelí, Calcalist, informó que la petrolera estatal brasileña Petrobras estaba considerando presentar una oferta en una nueva licitación para explorar petróleo y gas en la costa de Israel. Sin embargo, la decisión final se anunciará antes de la partida de Bolsonaro.

La comitiva brasileña en Israel está integrada por el ministro de Relaciones Exteriores, el de Minas y Energía, el de Ciencia y Tecnología y el de Seguridad Institucional.

A ellos se suman el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, senadores y diputados.

El lunes primero de abril se espera que el presidente latinoamericano visite la basílica del Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.