Saltar al contenido principal

La sombra de la extrema derecha se cierne sobre las elecciones presidenciales en Ucrania

Manifestantes ultra-nacionalistas se manifiestan en Kiev en octubre de 2018 en una imagen de archivo
Manifestantes ultra-nacionalistas se manifiestan en Kiev en octubre de 2018 en una imagen de archivo Genya Savilov / AFP

Grupos ultra-nacionalistas se extienden en el país y alimentan la polarización entre los prorrusos y los europeístas. Ante las elecciones de este 31 de marzo, aumentaron su actividad y amenazaron el proceso democrático.

Anuncios

Son ultra-nacionalistas ucranianos, de extrema derecha y a menudo se declaran parte del movimiento neonazi. Existen desde hace años, pero las elecciones presidenciales que celebran su primera vuelta este 31 de marzo los motivaron a salir a la calle de manera regular en las últimas semanas.

El domingo 23 de marzo, varios de estos colectivos convocaron una manifestación para protestar contra la corrupción del Gobierno ucraniano que se convirtió en una marcha de apología a su ideología. También han interrumpido en más de una ocasión los actos políticos del actual presidente, Petro Poroshenko.

Sus acciones han generado alarma en la comunidad internacional. Los países del G7 enviaron una carta a través de sus embajadores al ejecutivo ucraniano para expresar su preocupación: “El G7 está preocupado por los movimientos políticos extremistas en Ucrania, donde las acciones violentas son profundamente inquietantes”. Aseguraron que estas formaciones “intentan usurpar el papel de la policía”, “intimidan a los ciudadanos” y buscan “empañar la reputación del gobierno ucraniano”.

Sin embargo, por ahora no hay respuesta por parte de las autoridades. Al contrario: Corpus Nacional, uno de los principales grupos de extrema derecha, logró registrarse como observador oficial en los comicios presidenciales.

Los resultados provisionales de las elecciones apuntan a que el candidato Volodimir Zelenski, un actor cómico sin experiencia en política institucional, habría conseguido el primer lugar en la votación, y se disputará la presidencia con Poroshenko en la segunda vuelta del próximo 21 de abril.

La extrema derecha vive desde hace años en Ucrania

A pesar de haber intensificado sus acciones en las últimas semanas, los grupos de extrema derecha existen desde hace años en Ucrania. La inestabilidad en el país y la disputa geopolítica entre la influencia de Europa occidental y de Rusia no ha hecho más que alimentarlos. Se han caracterizado por atacar y amenazar a personas y activistas de varias minorías, como miembros de la comunidad LGBT o integrantes de la comunidad Rom.

Fueron de los actores más violentos en las masivas protestas de la plaza Maidán, que en 2014 presionaron al gobierno prorruso de Viktor Yanukovich hasta obligarlo a retirarse del poder. También tienen estrechos vínculos con el Regimiento Azov, un grupo paramilitar que trabaja con las fuerzas de seguridad estatales en la región oriental del Donbass, donde se libra una guerra entre el gobierno ucraniano y grupos separatistas prorrusos desde 2014.

“Espero que los nacionalistas ucranianos, que fueron los primeros en ir a Maidán, los primeros en ir a la guerra para proteger nuestro país, inspiren a los europeos y les muestren cómo volver a tener un estado seguro, unido y fuerte”, dijo Andriy Biletsky, el líder de Cuerpo Nacional.

Y así es: más allá de las fronteras de Ucrania, estos grupos paramilitares y de extrema derecha son una inspiración para muchas organizaciones neonazis de distintos países europeos. Dentro de los límites del país, están logrando acumular un cierto prestigio entre una población desencantada con la política del país.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.