Saltar al contenido principal
Reporteros

La disputa de Cachemira, el eterno conflicto indo-pakistaní

Los habitantes de Cachemira se definen como los olvidados de un conflicto que data desde hace 70 años. Esta región, ubicada en la zona sur de la cordillera del Himalaya, reclama su independencia al tiempo que India y Pakistán se disputan su dominio. La situación ha causado miles de muertos y no muestra avances para disminuir los enfrentamientos. Reporteros de France 24 acudió al lugar y conoció cómo el conflicto ha afectado la vida cotidiana de esa sociedad.

Anuncios

En tres ocasiones India y Pakistán se han enfrentado por el control de Cachemira, la primera vez ocurrió en 1947, luego en 1965 y otra vez en 1999. La tensión entre las dos naciones se mantiene y en febrero de 2019 nuevos incidentes avivaron la posibilidad de un nuevo conflicto.

Por años, India ha reclamado que Cachemira es una parte integral de la nación. Asimismo, Pakistán sostiene que el territorio está en disputa y solamente sería el pueblo de Cachemira quien sentencie su estatus definitivo.

Pero desde 1989 la situación es compleja. Grupos insurgentes, especialmente en el lado indio,han elevado el deseo de independencia de la región y mantienen frecuentes enfrentamientos con las autoridades de India. Nueva Delhi ha acusado a Pakistán de respaldar a estos grupos.

Para protegerse de los constantes ataques los ciudadanos de Chikoti, una localidad ubicada sobre la línea de demarcación, tienen que construir bunkers en sus hogares para resguardarse de los bombardeos. Otros prefieren acudir a los refugios, donde muchos han sobrepasado su capacidad.

La violencia propicia el aumento de la insurgencia

Muchos habitantes de Cachemira son musulmanes y responsabilizan a las fuerzas de seguridad de India de provocar el aumento de la insurgencia. De acuerdo a su visión, las torturas que sufren muchos jóvenes son un motivo para adherirse a estos grupos.

El conflicto ha causado la muerte de unos 7.000 soldados indios. Diversas organizaciones cuentan entre 50 y 70 mil los civiles que han muerto durante los enfrentamientos. También señalan la existencia de fosas comunes por lo que la cifra de fallecidos podría aumentar.

Algunas mujeres de la sociedad luchan por conocer la verdad sobre las desapariciones forzadas y sienten el respaldo de activistas que investigan presuntos abusos cometidos por las fuerzas policiales en la región.

Debido a sus creencias, muchos en Cachemira sostienen que la solución al problema no debe ser la violencia e invitan a representantes de Pakistán, India y grupos insurgentes a dialogar. Mientras los habitantes en ambos lados de la frontera esperan el diálogo hacen un llamado a la comunidad internacional para no ser olvidados en el conflicto.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.