Elecciones en Ucrania

Ucrania elige presidente en la primera vuelta de unas reñidas elecciones

El candidato presidencial y actor cómico Volodimir Zelenski vota en un colegio electoral en Kiev
El candidato presidencial y actor cómico Volodimir Zelenski vota en un colegio electoral en Kiev Valentyn Ogirenko / Reuters

El candidato Volodimir Zelenski lidera las votaciones, según encuestas a pie de urna, con un 30,4% de los votos. El actual presidente, Petro Poroshenko, también pasa a segunda vuelta con el 18,5% de las papeletas.

Anuncios

Más de 34 millones de ciudadanos están llamados a las urnas en Ucrania este 31 de marzo en unas elecciones que determinarán el futuro de un país sumido en una grave crisis económica y social. Los colegios electorales cierran a las 18 horas GMT y el recuento de votos inicia tres horas más tarde, a las 21 GMT.

Se prevé que estos comicios sean reñidos, aunque Volodimir Zelenski, un actor cómico que interpreta al presidente del país en una serie de televisión, lidera las encuestas a pie de urna con un 30,4% de los votos. Estos sondeos dan al actual mandatario, Petro Poroshenko, el segundo lugar, con 18,5% de los apoyos.

De confirmarse estos resultados, ambos pasarán a la segunda vuelta, que se celebrará el próximo 21 de abril, ya que ninguno alcanza la mitad de los votos. La exprimera ministra, Yulia Timoshenko, se quedaría fuera de la contienda al lograr el 14% de los votos y quedar en tercer lugar. 

En total, se presentan 39 candidatos, un récord en la historia del país. A media mañana se registraba una participación del 16.08%, según la Comisión Electoral Central. En las elecciones presidenciales de 2014 habían acudido a las urnas un 17,6% de los electores a la misma hora.

Rusia y la corrupción, en el centro del debate político en Ucrania

El debate electoral giró alrededor de la relación de Ucrania con Rusia. El país es escenario desde hace años del pulso entre el este y el oeste de Europa: el estrecho vínculo entre el gobierno ruso y ucraniano desató las protestas europeístas de la plaza de Maidán, que desembocaron en la renuncia del presidente prorruso, Viktor Yanukovich

Para hacer más compleja la relación entre Kíev y Moscú, a estos hechos, vinieron a sumarse la anexión por parte de Rusia de la península de Crimea, en 2014 y el estallido, a partir del mismo año, de una guerra –promovida desde el Kremlin, según muchos observadores– en la región minera oriental de Donbass, poblada mayoritariamente por rusos. La agitación ha alimentado en los últimos años grupos de extrema derecha, que se enorgullecen de luchar contra las facciones prorrusas.

Poroshenko, que cuenta con el apoyo de Europa occidental, ha basado su campaña en erigirse como el único líder capaz de plantar cara a Rusia. Por su parte, Zelenski renunció a sus acciones en varias empresas rusas.

Otro tema que protagonizó los comicios es la corrupción: según Gallup, solo un 9% de los ucranianos confían en el gobierno nacional, una cifra extremadamente baja en comparación con otros países. Zelenski ha apelado a este hartazgo para lograr el apoyo de los ciudadanos descontentos y rozar la presidencia a pesar de su inexperiencia política.

Los resultados determinarán cómo Ucrania enfrenta estos dos retos, además de una crisis económica que maltrata a un país sostenido gracias al programa de rescate financiero del Fondo Monetario Internacional.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24