Saltar al contenido principal
La Entrevista

Juan Carlos Cruz, víctima de Karadima: "esta es solo la punta del iceberg"

Fernando Karadima, cura chileno acusado y condenado por abusar a niños entre 1980 y 1990, fue expulsado del sacerdocio por el papa Francisco en el año 2018. Para Juan Carlos Cruz, una de sus víctimas, el papa ha mostrado un compromiso por reparar los daños causados y limpiar la imagen moral de la Iglesia, deteriorada frente a decenas de escándalos. En France 24 hablamos con él tras una sentencia que obliga a la Iglesia chilena a indemnizarlo.

Anuncios

Juan Carlos Cruz se acercó a la Iglesia católica desde muy joven y tras la muerte de su padre. Sin embargo, tratando de encontrar ayuda, tuvo que afrontar el abuso sexual del padre Fernando Karadima. Transcurridas varias años de aquella situación, hoy lidera una campaña de denuncias sobre los casos de abusos cometidos por integrantes de la Iglesia y cuestiona la manera en que la institución trató de encubrirlos.

Cruz es una de las tres víctimas a quienes la Iglesia chilena deberá resarcir los daños ocasionados con una indemnización tras un dictamen de la Justicia. Para él no es importante el aspecto económico de la medida sino el precedente que deja la misma.

"Esta sentencia va a servir para que muchos otros que no tienen recursos, que tal vez no cuentan con un abogado, puedan denunciar en búsqueda de Justicia", dijo Juan Carlos Cruz durante una conversación con el periodista de France 24, Santiago Aristía.

Chile es uno de los países donde el escándalo de abusos sexuales por integrantes de la Iglesia tomó mayor notoriedad. Esta situación motivó al papa Francisco a pedir perdón a finales del año 2018 a las víctimas de ese flagelo en el país suramericano. Para Cruz, las acciones tomadas por el líder de la Iglesia demuestran su compromiso con la situación.

"He tenido la oportunidad de conversar con él (Francisco) y lo tiene muy claro, en el caso chileno lo ha demostrado al separar a muchos obispos. El papa del 2017 no es el mismo del 2019 (…) A mí me preocupan los obispos que están alrededor del papa", expresó Cruz durante la entrevista.

El hombre considera que se ha hecho justicia, pero advierte que podría generarse una nueva ola de denuncias en muy corto tiempo: "esta es solo la punta del iceberg", estima y explica que mientras más cambios se vean en  la iglesia, las víctimas sentirán mayor seguridad para denunciar.

"Hay que destacar que estas personas (los agresores) se escondieron por años en la Iglesia porque no había castigo para ellos, se sentían impunes. Pero ahora las cosas están cambiando y las víctimas denunciarán más casos (…) Esta bola de nieve no la para nadie", finalizó.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.