Saltar al contenido principal

Fin de las bolsas de plástico y un peaje para conducir en Manhattan, nuevas medidas en Nueva York

Los neoyorquinos utilizan al año más de 23 millones de bolsas de un solo uso.
Los neoyorquinos utilizan al año más de 23 millones de bolsas de un solo uso. iStock / Reuters

A partir de 2020 los neoyorquinos verán cambios importantes en su rutina diaria. Así lo decidió el Parlamento del estado de Nueva York en el acuerdo de presupuesto para el próximo año.

Anuncios

Entre los puntos más destacados del acuerdo de presupuesto estatal para 2020, de más de 175.000 millones de dólares, se encuentran el fin de las bolsas de plástico y la implantación de una tarifa de congestión que pretende reducir el tráfico en el centro de Manhattan, dos medidas inéditas en la metrópoli.

Las hay de todos los colores y tamaños, y por lo general, son gratuitas. Por eso, pocas veces se reutilizan. Las bolsas de plástico tienen los días contados en el estado de Nueva York, algo que no ha pillado por sorpresa a sus ciudadanos. “No me sorprende en absoluto”, dice Cristina Massielo con una de estas bolsas no reutilizables en la mano, “en Nueva York vive mucha gente y aquí te dan bolsas de plástico para todo: para la comida, para el desayuno, para la cena, para la compra, ¡para todo!”, es una de las opiniones que se recogen en la calle sobre la nueva medida.

¨Yo por ejemplo¨, cuenta Fátima Lozano antes de entrar en el supermercado con su bolsa de tela debajo del brazo, “uso ya estas bolsas reciclables que me resultan hasta más cómodas”. Y posiblemente también le permitirán ahorrar. Esta iniciativa autoriza a los condados a cobrar cinco céntimos por cada bolsa de papel que usen en sustitución de la de plástico. De esos cinco centavos, dos irán destinados a los gobiernos locales y tres al Fondo de Protección Ambiental del estado.       

Esta medida llega después de que un estudio revelará que los neoyorquinos utilizan al año más de 23 millones de bolsas de un solo uso.

El objetivo es promover el uso de bolsas reusables y ayudar así en la protección del medio ambiente. Aunque todavía habrá que esperar un tiempo para saber a qué establecimientos afectará la nueva regla, se prevé que aplique a todos los supermercados y negocios con excepción de las compras realizadas en restaurantes, periódicos, tiendas de ropa, y carne. Con esta iniciativa, Nueva York se suma a estados como California, que aprobó esta ley en 2016, y Hawái donde, rara vez, se utilizan bolsas de plástico.

Para disminuir el tráfico, un peaje de unos 11 dólares por conducir en Manhattan

Otra medida importante adoptada en el marco de este acuerdo ha sido la conocida como “tarifa de congestión”. Un peaje que se cobrará a los vehículos que accedan a la zona de negocios de la gran manzana, una de las que sufre mayor tráfico. El área de pago irá desde el distrito financiero hasta la calle 60 de Manhattan. Para agilizar el proceso, el abono se realizará de manera automática con un pequeño dispositivo y la entrada a esta zona de pago supondrá un desembolso de alrededor de 11 dólares para los vehículos y más de $25 para los camiones.

Un peatón espera para cruzar la calle mientras el tráfico se mueve a través de Midtown Manhattan, el 25 de enero de 2018 en la ciudad de Nueva York.
Un peatón espera para cruzar la calle mientras el tráfico se mueve a través de Midtown Manhattan, el 25 de enero de 2018 en la ciudad de Nueva York. Drew Angerer / Getty / AFP

Los usuarios de a pie también se verán afectados por esta normativa pues las carreras de los taxis y coches como Uber y Via aumentarán en 2,75 dólares.

Todavía no está claro cuáles serán los precios exactos de los peajes, pero se espera que esta medida genere más de 1.000 millones de dólares al año. El dinero será destinado para arreglar el metro de Nueva York que, según ha explicado el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se encuentra en situación de crisis.

“Es una victoria”, dice a France 24 Danny Pearlstein, el vocero de la organización Riders Alliance. “La mayoría de la gente que trabaja en Manhattan utiliza el metro para ir a trabajar. Si esta mayoría no lo hiciera y condujera, los conductores serían incapaces de llegar a ningún sitio. Así que los conductores necesitan que el metro funcione”, resaltó.

Con esta iniciativa Nueva York también se convierte en la primera ciudad de Estados Unidos en cobrar este peaje y se suma así a otras grandes metrópolis como Londres, Estocolmo o Singapur donde la tarifa de congestión es ya una realidad.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.