Saltar al contenido principal
Estados Unidos - Rusia

Los 70 años de la OTAN se celebrarán con la sombra rusa de trasfondo

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, se dirige al Congreso de Estados Unidos en Wahington D.C., el 3 de abril de 2019.
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, se dirige al Congreso de Estados Unidos en Wahington D.C., el 3 de abril de 2019. Joshua Roberts / Reuters
7 min

La organización nació el 4 de abril de 1949 como una estrategia para contener a la Unión Soviética. Desaparecida la URSS, Rusia sigue siendo el foco de riesgos para los aliados del Atlántico Norte.

Anuncios

El presidente estadounidense Donald Trump se reunió el martes 2 de abril con Jens Stoltenberg, secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y este se dirigió al Congreso estadounidense en la mañana del miércoles. Los encuentros hacen parte de la antesala de los eventos conmemorativos de este jueves 4 de abril, fecha en la que se celebran los 70 años de la fundación de la OTAN.

La organización nació en 1949 para establecer un bloque de "defensa colectiva" frente a cualquier amenaza internacional. El artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte establece que cualquier ataque contra uno de sus miembros sería considerado como un "ataque contra todos". Hasta ahora, dicho artículo solo ha sido invocado una vez: el 11 de septiembre de 2001, luego de los ataques terroristas contra Estados Unidos en el World Trade Center y el Pentágono.

En los encuentros previos a la reunión del 4 de abril, la financiación ha sido un tema central. "Desde que llegué a la oficina, es como un cohete despegando. Hemos recaudado más de 140 mil millones de dólares en dinero adicional, y parece que vamos a tener al menos otros 100 mil millones en gastos por parte de las naciones para 2020", afirmó el presidente Trump. Por su parte el vicepresidente Mike Pence citó una parte del discurso de Stoltenberg en el Congreso:

"Los aliados de la OTAN deben invertir más en defensa. Este ha sido el mensaje claro del presidente de Estados Unidos y este mensaje está teniendo impacto real", dijo el secretario general de la OTAN.

El jueves, contraria a la tradición, la reunión de ministros de relaciones exteriores de los países miembros de la organización se realizará en Washington, y no en Bruselas, como es habitual. Los ministros celebrarán los 70 años de la OTAN en medio de nuevos retos sobre su financiación y la escalada de Rusia en su posicionamiento global.

Trump: "Creo que nos llevaremos bien con Rusia"

La frase, con pocas modificaciones, la ha venido repitiendo Donald Trump desde su campaña a la Presidencia en 2016. Este martes, en el marco de su encuentro con el secretario general de la OTAN, el presidente estadounidense repitió esta opinión. "Espero que tengamos una buena relación con Rusia", afirmó el mandatario, "pero creo que nos llevaremos bien con Rusia".

En febrero, Trump anunció que planeaba retirar a Estados Unidos del Tratado INF (siglas en inglés para Intermediate-Range Nuclear Forces) porque, según dijo, Rusia estaba violando este pacto nuclear. Stoltenberg también acusó a Rusia por "violar el Tratado INF" luego de su reunión con Trump.

Frente al Congreso de Estados Unidos, el secretario general de la OTAN insistió sobre este punto. "Rusia está violando el Tratado INF. No hay nuevos misiles estadounidenses en Europa, pero hay nuevos misiles rusos", dijo Stoltenberg frente al Congreso e insistió en que ha hecho un llamado a Rusia para que cumpla el tratado. Stoltenberg fue más allá y afirmó que la alianza se tiene que preparar para un mundo sin un acuerdo nuclear.

Stoltenberg: "Un acuerdo que es respetado por solo una parte no nos mantendrá a salvo"

"No debemos ser ingenuos. Un acuerdo que es respetado por solo una parte no nos mantendrá a salvo", afirmó Stoltenberg y añadió: "así que también tenemos que prepararnos para un mundo sin el Tratado INF".

"La OTAN no tiene intenciones de desplegar misiles nucleares posicionados en tierra en Europa", dijo Stoltenberg al Congreso estadounidense, "pero la OTAN siempre tomará los pasos necesarios para proveer disuasión creíble y efectiva".

Las tensiones con Rusia vienen en aumento y hay varios frentes que se espera sean discutidos este jueves. El proceso de paz en Afganistán, el papel de Rusia en Siria luego de la derrota del autodenominado Estado Islámico y la anexión de la península de Crimea al territorio Ruso son parte de las preocupaciones para los miembros de la alianza.

Un oficial del Departamento de Estado dijo a un grupo de periodistas que los aliados de la OTAN buscarán aprobar un paquete de medidas para reforzar la presencia militar de la organización en el Mar Negro. La estrategia sería una respuesta del grupo luego de la detención de tres buques ucranianos por parte de Rusia en el mar de Azov, una zona en la que se han concentrado las tensiones desde la anexión de Crimea al territorio ruso.

Pero la más reciente disputa entre el grupo de aliados liderados por Estados Unidos y Rusia corre por cuenta de un sistema de defensa aéreo que Turquía, miembro de la Organización, planea comprar a Rusia.

La defensa aérea rusa en Turquía que Estados Unidos ve como una amenaza

Rusia busca vender a Turquía el sistema de defensa aéreo S-400. El gobierno de Estados Unidos, por su parte, ha detenido la entrega los jets de combate F-35 a ese país mientras el gobierno de Recep Tayyip Erdogan continúe con sus intereses sobre el S-400.

Un oficial ruso camina junto a un sistema de misiles tierra - aire S-400 en Gvardeysk, cerca de Kaliningrado, Rusia, el 11 de marzo de 2019.
Un oficial ruso camina junto a un sistema de misiles tierra - aire S-400 en Gvardeysk, cerca de Kaliningrado, Rusia, el 11 de marzo de 2019. Vitaly Nevar / Reuters

"Tenemos serias preocupaciones sobre sus planes de proceder con la adquisición del sistema de defensa de misiles S-400 y habrá potenciales consecuencias, dentro de la ley de sanciones y con respecto al programa F-35 si continúan en esta dirección", dijo un oficial del Departamento de Estado durante una rueda de prensa.

El Gobierno estadounidense ha dicho que la compra de este sistema de defensa por parte de Turquía comprometería la seguridad de la flota F-35, construida por Lockheed Martin Corp.

El ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, por su parte, afirmó este miércoles que le ha propuesto al Gobierno estadounidense formar un grupo de trabajo para lograr que los misiles rusos S-400 no representen una amenaza para Estados Unidos o las unidades militares de la OTAN.

"Estos no estarán integrados al sistema de la OTAN… por lo tanto, le proponemos a Estados Unidos establecer un grupo técnico de trabajo para asegurarse de que este sistema no sea una amenaza”, dijo Cavusoglu en un panel en Washington.

El jet de combate F-35 de la Corporación Lockheed Martin fue expuesto en la Exhibición Aeroespacial Internacional (ILA) en Berlín, Alemania, el 25 de abril de 2018.
El jet de combate F-35 de la Corporación Lockheed Martin fue expuesto en la Exhibición Aeroespacial Internacional (ILA) en Berlín, Alemania, el 25 de abril de 2018. Axel Schmidt / Reuters

El ministro de Exteriores dijo que Turquía necesita los S-400, que serían entregados en julio, para defenderse de potenciales amenazas a su seguridad. El presidente Recep Tayyip Erdogan ha dicho en repetidas ocasiones que no se retractará de un "acuerdo cerrado". Cavusoglu dijo que estaría dispuesto a exponer estos motivos al Congreso de Estados Unidos para que permitan el traslado de la flota de F-35 hacia su país.

Un oficial del Departamento de Estado que habló en condición de anonimato a un grupo de periodistas anticipó que en el encuentro de ministros del jueves se discutirán todos los componentes militares rusos que representan una amenaza para la organización.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.