Saltar al contenido principal
Abuso sexual

Tras el suicidio de Armando Vega Gil, el movimiento #MeTooMúsicosMexicanos no publicará más acusaciones

Armando Vegal Gil, fundador de la banda mexicana Botellita de Jerez, en marzo de 2018.
Armando Vegal Gil, fundador de la banda mexicana Botellita de Jerez, en marzo de 2018. Alejandro Meléndez / AFP
4 min

El suicidio del bajista de la banda de rock mexicana 'Botellita de Jerez' puso fin al movimiento #MeTooMúsicosMexicanos. Un mensaje anónimo lo había acusado de abuso sexual.

Anuncios

Armando Vega Gil fue acusado en Twitter de haber abusado sexualmente de una mujer que, anónimamente, lo aseguró a través del hashtag #metoomúsicosmexicanos. Según el relato, la situación sucedió hace más de una década, cuando ella tenía 13 años.

Vega Gil desmintió la acusación y al mismo tiempo anunció que terminaría con su vida. Luego de esto, el movimiento de denuncia en Twitter puso fin al grupo.

¿Hasta dónde pueden llegar las denuncias en las redes sociales?

"Más vale un final terrible que un terror sin final". Armando Vega Gil escribió esta frase en la carta que publicó en su cuenta en Twitter el 1 de abril, día en que decidió suicidarse.

"No se culpe a nadie de mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal", así empieza su mensaje que fue compartido más de 12.000 veces.

El bajista y fundador de la banda de rock Botellita de Jerez negó que haya abusado de la mujer que lo acusó a través de la red social Twitter. "La denuncia que se hace en #MeTooMúsicosMexicanos es anónima y quien la lanza a las redes está en todo su derecho de hacerlo así, pero esto pone en entredicho toda mi carrera. Insisto, no ocurrió", escribió Vega Gil en su carta publicada en la red social.

"Con un inmenso pesar, comunicamos que nuestro compañero Armando Vega Gil falleció la madrugada de hoy (1 de abril). Nos encontramos procesando esta noticia y haciendo los trámites correspondientes. Descansa en paz hermanito", publicó Botellita de Jerez en su perfil de Twitter.

Durante la velación en Ciudad de México, uno de los seguidores del bajista aseguró que el movimiento de denuncia en Twitter "puede ser muy noble en su esencia, pero mal llevado".

Un suicidio causado por una víctima sin rostro

La cuenta en Twitter @metoomusicamx, que se describe como un "espacio abierto para denunciar agresiones en la industria de la música", publicó, hasta el 1 de abril, las denuncias anónimas que recibieron desde que abrieron la cuenta en marzo de este año.

Tras la muerte de Vega Gil, la cuenta publicó el 3 de abril una carta en la que anuncia el fin del movimiento: "Lamentamos profundamente el suicidio de Armando Vegal Gil. Nuestra reacción inicial no fue adecuada y, por ello, extendemos una disculpa honesta a todos sus allegados.

En la carta, el grupo asegura además que México es un país "sumamente machista, en el cual aún no se entiende la libertad, el respeto ni el dolor de una mujer".

Para la abogada y activista por los derechos de las mujeres, Ana Katiria Suárez, es innaceptable que sea un daño mayor "la reputación de un hombre y no el sufrimiento de una mujer".

Los defensores de los derechos femeninos aseguran además que las víctimas de abuso sexual tienen pocas opciones, siendo México un país con un alto nivel de machismo y donde el sistema de justicia rara vez condena este tipo de abusos.

La muerte del bajista de Botellita de Jerez ha abierto un nuevo debate entre los mexicanos que defienden los derechos de la mujer, y los que defienden la vida de un hombre que terminó con su vida por culpa de acusaciones que no tienen rostro.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.