Saltar al contenido principal

Tras dos intentos fallidos, el Vaticano le apuesta a un nuevo arzobispo en Washington

El obispo Wilton Gregory escucha los resultados de una auditoría de 195 diócesis de Estados Unidos el seis de enero de 2004, en Washington, DC. (Archivo)
El obispo Wilton Gregory escucha los resultados de una auditoría de 195 diócesis de Estados Unidos el seis de enero de 2004, en Washington, DC. (Archivo) Mark Wilson / AFP

El monseñor Wilton Gregory será el máximo representante de la Iglesia Católica en Estados Unidos, un cargo empañado por los pecados de sus dos antecesores: uno acusado de abusos sexuales y el otro de encubrirlos.

Anuncios

El monseñor Wilton Gregory asumirá como nuevo arzobispo en Washington, DC. Y lo hará con un importante desafío a cuestas: cargar con la cruz que le dejaron sus antecesores en el escándalo de abusos sexuales y encubrimientos que sacude a la Iglesia.

El nombramiento de Gregory fue anunciado por el Papa Francisco este 4 de abril, quien destacó sus competencias para desempeñarse en su nuevo rol:

La posición de Washington es la más influyente para la Iglesia en Estados Unidos debido a su proximidad con el poder político nacional. Los anteriores arzobispos han sido confidentes de presidentes estadounidenses, diplomáticos extranjeros y líderes educativos.

Un arzobispado manchado por casos de abuso sexual y encubrimientos

En lo que a casos de abuso sexual se refiere, esta ciudad desempeña un papel particular, pues los dos anteriores arzobispos han resultado involucrados en investigaciones al respecto, secuelas con las que ahora deberá lidiar Wilton Gregory.

En efecto, Gregory pasa de ser arzobispo de Atlanta a ocupar la vacante que hace seis meses dejó el cardenal Donald Wuerl, cuya renuncia fue aceptada el 12 de octubre pasado, tras ser acusado de cubrir abusos a menores en un informe de la Fiscalía de Pensilvania.

El nombre del cardenal Wuerl apareció en decenas de ocasiones en ese documento, en el que se describieron más de 1.000 casos de abusos sobre menores por parte de 300 sacerdotes, por su supuesta mala gestión y encubrimiento cuando era obispo de Pittsburgh.

A su vez, Wuerl había sustituido en Washington al cardenal Theodore McCarrick, al que el papa expulsó del Colegio Cardenalicio en una decisión prácticamente sin precedentes y después fue echado del sacerdocio por presuntos abusos.

Progresista y afrodescendiente: así es el nuevo arzobispo de Washington

El nombramiento de Wilton Gregory se dio en la misma fecha del aniversario 51 del asesinato del líder de los derechos de los negros, Martin Luther King Jr.

Coincidencia o no, el monseñor Gregory fue designado hoy para ocupar el más alto rango de un prelado afrodescendiente en Estados Unidos.

También estaría en camino a convertirse en el primer cardenal negro de ese país, si el papa Francisco le concede este título honorífico luego de su nombramiento.

De lograrlo, el nuevo arzobispo de Washington aportaría uno de los votos para elegir en un cónclave al siguiente papa, cuando Francisco deje de serlo.

Gregory dice que espera pasar más tiempo en las parroquias. “El papa Francisco habla sobre el encuentro, eso es lo que pretendo hacer", dijo.

A lo largo de su dilatada trayectoria, el monseñor de 71 años y nacido en Chicago, ha sido visto como progresistas por su discurso en defensa de los homosexuales y a favor de la lucha contra el abuso sexual, así como su posición menos crítica frente al aborto.

Gregory fue anteriormente vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (1998-2001) y presidente del mismo organismo ente 2001 y 2004, periodo en el cual aprobó un nuevo estatuto para proteger a los niños después de que estalló el escándalo de abuso sexual en Boston en 2002.

El escándalo por abusos sexuales en la Iglesia está más vivo que nunca

La Iglesia católica ha perdido buena parte de su credibilidad a nivel mundial por escándalos de abuso en países como Irlanda, Chile, Australia, Francia, Estados Unidos y Polonia. También ha pagado miles de millones de dólares en daños a las víctimas y hasta se ha visto obligada a cerrar parroquias.

No en vano, el mismo boletín diario que proclamó el nombramiento de Gregory también anunció que el Vaticano había retirado al arzobispo del territorio insular de Guam en Estados Unidos, después de conocerse su condena por abuso sexual de menores.

Hace apenas dos semanas, el papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati, el miembro de más alto rango de la Iglesia católica en Chile, en donde está imputado por el presunto encubrimiento de casos de abusos sexuales.

Días antes, un tribunal australiano había condenado al extesorero del Vaticano, el cardenal George Pell, a seis años de prisión por abusar sexualmente de dos niños en Melbourne, el católico más veterano condenado por delitos sexuales contra niños.

También en marzo, el cardenal Philippe Barbarin, arzobispo católico francés de Lyon, que fue condenado por un tribunal francés por no informar los cargos de abuso sexual, ofreció su renuncia al papa, pero Francisco la rechazó.

Reuters / Emmanuel Foudrot

Y las autoridades eclesiásticas de Polonia publicaron hace poco un estudio que demuestra que el clero había abusado sexualmente de casi 400 niños entre 1990 y 2018.

Con EFE y Reuters

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.