Saltar al contenido principal

Argentina: el FMI desembolsó 10.800 millones de dólares y pidió "prudencia" en la ejecución de los gastos

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, junto al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Archivo.
La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, junto al presidente de Argentina, Mauricio Macri. Archivo. Kevin Lamarque / Reuters

El Fondo Monetario Internacional aprobó el tercer pago del crédito que el Gobierno de Mauricio Macri acordó con el organismo financiero. La suma total asciende a 57.100 millones de dólares que ayudarían a tratar la crisis económica del país austral.

Anuncios

El crédito de emergencia pactado entre el Ejecutivo argentino y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hace parte de un plan económico del que Christine Lagarde asegura está "dando frutos".

La directora del FMI presidió un encuentro en Washington con el Directorio Ejecutivo del organismo financiero para aprobar el tercer desembolso a Argentina.

Para Lagarde, Argentina ya tocó fondo. "La actividad económica se contrajo en 2018, pero hay indicios de que la recesión ha tocado fondo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres," dijo en un comunicado del FMI.

Lagarde aseguró que el déficit fiscal en el país austral "está disminuyendo". El FMI también anunció que redujo su expectativa de contracción económica de Argentina para el 2019 a 1,2 por ciento, al lugar del 1,7 por ciento calculado hace tres meses.

"Prudencia" es lo que le pide Largarde al Gobierno de Macri

Fue mediante consenso que los 10.800 millones de dólares fueron aprobados en Washington. La cifra hace parte de un préstamo 'stand by' de 57.100 millones de dólares.

El tercer desembolso representa por ahora un alivio financiero para la nación suramericana. Sin embargo, la ayuda del FMI no es bien recibida por muchos argentinos que culpan al organismo internacional de la pasada crisis en 2001. Las condiciones que se imponen ante el préstamo incluyen la aplicación de medidas de austeridad.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina, el 32 por ciento de la población urbana se mantuvo bajo el umbral de la pobreza en el segundo semestre de 2018.

La caída del peso argentino, el déficit en las finanzas del gobierno, la inflación y las elevadas tasas de interés de los bancos no dejan que la economía argentina salga de la profunda crisis en la que se encuentra.

El FMI, en particular, alertó sobre la inflación, que alcanzó los 47 por ciento en 2018, la mayor desde 1991, y pidió al presidente Mauricio Macri que tenga "prundencia" en la ejecución de los gastos.

“Tras unos meses de relativa estabilidad, la volatilidad financiera ha repuntado en las últimas semanas, dado que las condiciones financieras mundiales se han tornado menos favorables y los resultados en términos de la inflación han decepcionado”, dijo Lagarde.

Argentina tendrá que abrir bien los oídos a las advertencias del FMI, pues, éste asegura que la inflación sigue siendo elevada, "las expectativas inflacionarias están aumentando y la inercia inflacionaria resulta difícil de quebrar", tal y como dijo la directora del Fondo.

Además, Lagarde pidió al Gobierno argentino que tome medidas para "incrementar los ingresos fiscales a fin de que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario para alcanzar las metas acordadas" con el Fondo.

Con respecto al 2020, el FMI recalculó su previsión de crecimiento económico de Argentina a 2,2 por ciento, desde el 2,7 por ciento anterior.

Con el FMI, EFE, Reuters y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.