Saltar al contenido principal

Benjamin Netanyahu busca un quinto mandato en Israel

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronuncia un discurso en el lanzamiento de su campaña electoral del partido Likud en Ramat Gan, Israel, el 4 de marzo de 2019.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pronuncia un discurso en el lanzamiento de su campaña electoral del partido Likud en Ramat Gan, Israel, el 4 de marzo de 2019. Amir Cohen / Reuters

Diplomático, excombatiente del ejército y cuatro veces primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu parece inmune a los escándalos de corrupción y usa el favor de Estados Unidos para hacerse nuevamente con el poder este 9 de abril.

ANUNCIOS

Amado u odiado, "Bibi" Netanyahu, como lo llaman los israelíes, es considerado el hombre fuerte, carismático y controvertido de Israel.

Para muchos de sus seguidores, Benjamin Netanyahu es el único político israelí con la suficiente experiencia para liderar la que para ellos es una nación democrática rodeada por países hostiles.

Netanyahu nació en Tel Aviv, el 21 de octubre de 1949. Hijo de un historiador sionista, cursó en Jerusalén sus estudios básicos. Luego, se mudó a Estados Unidos en donde se graduó de arquitectura y obtuvo un máster en administración.

Participó como soldado en la Guerra de Yom Kippur en 1973, en la cual se enfrentaron Israel contra Egipto y Siria (desde entonces Israel tomó control de los Altos del Golán, reclamados por Siria y el Líbano y sobre los cuales Estados Unidos acaba de reconocer la soberanía israelí). Luego alcanzaría el rango de capitán.

Antes de dedicarse a la política, Netanyahu fue empresario y diplomático. Se desempeñó como embajador de su país en Washington y luego como representante de Israel ante Naciones Unidas.

En 1988, Benjamin Netanyahu obtuvo un asiento en el Parlamento israelí, el Knéset

Desde su incursión en la política, su carrera no se ha detenido y siempre fue en ascenso. Netanyahu se hizo líder del Likud en 1993 y ganó las elecciones de 1996, sucedió a Shimon Peres y se convirtió en el primer ministro más joven de la historia de Israel.

Su primer gobierno se caracterizó por un periodo de calma frente a los ataques a Palestina, lo que le hizo perder apoyo popular. Durante la gestión de Ariel Sharon se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores y ministro de Finanzas, logrando con gran éxito reactivar la debilitada economía.

En 2005, Netanyahu renuncia a seguir trabajando con Sharon, cuando el gobierno aprueba la retirada inicial de Gaza. A partir de este momento, se convierte en uno de sus más fervientes opositores.

En 2009 logra el mayor apoyo del Knéset y se convierte nuevamente en primer ministro. Su gestión le permitió renovar la confianza en marzo de 2013. Para este período aseguró trabajar duramente en un acuerdo y solución definitiva al conflicto histórico con Palestina.

En 2015, Netanyahu vuelve a formar gobierno. Esta vez con algo de premura y dificultad. La coalición se confirmó a menos de dos horas de la fecha límite: la medianoche del 6 de mayo.

Al completar su actual mandato, Netanyahu será el primer ministro que habrá ocupado el cargo por más tiempo en la historia de Israel.

Los escándalos de corrupción rondan a Netanyahu y a su familia

El primer ministro de Israel ha sido acusado de intercambiar favores políticos a cambio de lujosos regalos como cigarros, champaña y joyería. Un escándalo conocido como el Caso 1000.

Otro de los procesos en contra de Netanyahu nació de sus reuniones secretas con dueños de medios de comunicación israelíes con el fin de lograr cobertura mediática a su favor valorada en cientos de dólares.

A pesar de que existen grabaciones al respecto, Netanyahu niega que dichos arreglos pudieran convertirse en hechos.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu junto a su esposa Sara antes de iluminar una estilizada menorá al comienzo de Janucá el 2 de diciembre de 2018 en Ramat Gan, Israel.
El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu junto a su esposa Sara antes de iluminar una estilizada menorá al comienzo de Janucá el 2 de diciembre de 2018 en Ramat Gan, Israel. Jack Guez / AFP

Su esposa, Sara Netanyahu, también fue acusada de fraude y abuso de confianza. Este es conocido como el Caso 2000. Según los investigadores, entre 2010 y 2013, la mujer habría gastado más de 80.000 dólares en comida de lujo pedida a domicilio y llevada hasta la residencia oficial.

En el 2018, la Fiscalía dio un ultimátum a Netanyahu para que aceptara un acuerdo y devolviera al Estado parte del dinero que gastó. Sin embargo, la esposa del primer ministro no aceptó ninguna responsabilidad. Sus abogados argumentan que ella no conocía los procedimientos.

También está el Caso 3.000. Este es uno de los asuntos de corrupción más complejos en la historia de Israel. Los implicados son varios mandos militares de alto rango y el abogado y primo de Benjamin Netanyahu, David Shimron.

De acuerdo con la prensa local, Shimron habría presionado para comprar tres submarinos a la compañía alemana Thyssenkrupp, recibiendo así comisiones como abogado del representante de la compañía. Shimron lo ha negado y desvinculó a Netanyahu del caso.

Netanyahu promete más avances gracias a su excepcional relación con Trump

El primer ministro israelí no solo es considerado una figura poderosa al interior del país. Ahora, gracias a su afinidad y a las múltiples concesiones del presidente Donald Trump, Benjamin Netanyahu encabeza los titulares de la prensa alrededor del mundo.

El presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se dan un apretón de manos en el Museo de Israel en Jerusalén el 23 de mayo de 2017.
El presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se dan un apretón de manos en el Museo de Israel en Jerusalén el 23 de mayo de 2017. Gali Tibbon / Reuters

El traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén, la ruptura del acuerdo entre EE.UU. e Irán y el reconocimiento de la soberanía del Golán a Israel (1.800 kilómetros de "territorio ocupado" según la ONU), son algunos de los frutos de la excepcional relación entre ambas naciones.

Netanyahu no ha dudado un segundo en usar estos beneficios a su favor para alzarse en los sondeos electorales.

América Latina también hace parte de la agenda de Netanyahu. Honduras ya ha hecho un compromiso de abrir una oficina comercial en Jerusalén y recientemente el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se comprometió a abrir una oficina diplomática en Jerusalén.

El 9 de abril se sabrá si Netanyahu comandará un quinto mandato en Israel.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.