Saltar al contenido principal

May defiende un "compromiso" con la oposición como única salida para el Brexit

La primera ministra Theresa May llega a una iglesia cerca de High Wycombe, el 7 de abril de 2019.
La primera ministra Theresa May llega a una iglesia cerca de High Wycombe, el 7 de abril de 2019. Simon Dawson, Reuters

En un mensaje público, la primera ministra explicó por qué se abrió a negociar con el Partido Laborista para buscar una salida con acuerdo de Reino Unido de la Unión Europea. Sin embargo, los opositores demandan "cambios reales" para avanzar.

Anuncios

La primera ministra británica, Theresa May, defendió este domingo 7 de abril la negociación que está llevando adelante con la principal fuerza opositora, el Partido Laborista, para consensuar una reforma al plan de salida del Brexit, que permita superar el estancamiento en el que se encuentra el divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea.

En un mensaje público, la mandataria sostuvo que alcanzar un "compromiso" con el Partido Laborista es la única vía para lograr una alternativa que permita un Brexit con acuerdo frente a la férrea oposición que enfrenta en las propias filas del Partido Conservador.

Esta decisión de acercarse a la oposición ha incrementado los cuestionamientos de los conservadores euroescépticos, que exigen a May que no ceda ante los requerimientos de los laboristas, quienes pretenden formar parte de una unión aduanera con los países del bloque una vez concretado el divorcio.

En su declaración filmada, May aseguró que el rechazo en tres ocasiones del Parlamento a su plan de salida y, a la vez, el bloqueo del Legislativo a un Brexit sin acuerdo ha dejado la situación limitada a "dejar la Unión Europea con un acuerdo o no irnos".

Por ese motivo, la mandataria británica indicó que apeló a las "conversaciones entre partidos" para buscar "un nuevo enfoque" y recalcó que la población "quiere ver a sus políticos trabajando juntos con mayor frecuencia".

En ese sentido, May aclaró que "hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con el Partido Laborista", pero indicó que "en materia del Brexit, hay algunos puntos" en común como "poner fin a la libre circulación, garantizar que salgamos con un buen acuerdo, proteger los empleos y la seguridad". En esa línea, admitió que para lograr un pacto deberá existir un "compromiso de ambas partes".

Los laboristas exigen "cambios reales" en el acuerdo del Brexit

Más allá de que ambos partidos se han mostrado abiertos al diálogo, el entendimiento aún está lejos de concretarse.

Rebecca Long-Bailey, la jefa de política comercial del Partido Laborista, sostuvo que las conversaciones han tenido, hasta el momento, resultados "decepcionantes", aunque destacó que "el estado de ánimo general es bastante positivo".

Según declaró la vocera a la cadena BBC, "ambas partes están comprometidas a trabajar de manera bastante rigurosa para llegar a un acuerdo lo antes posibles", pero remarcó que aún no hay "cambios reales" al plan de May y el Gobierno no ha movido sus "líneas rojas".

El Partido Laborista pretende que Reino Unido establezca una unión aduanera con el bloque europeo tras el divorcio, una posibilidad que, para los conservadores más duros, iría en contra del espíritu del Brexit. May tampoco es partidaria de esa opción porque limitaría las posibilidades de Reino Unido para establecer acuerdos de libre comercio con otros países.

Más allá fue Shami Chakrabarti, el jefe de política legal del Partido Laborista, quien dijo a la cadena Sky News que "es difícil imaginar que vayamos a lograr un progreso real ahora sin una elección general o un segundo referendo sobre cualquier acuerdo que pueda superar el Parlamento".

En 2016, la población británica respaldó la salida de Reino Unido de la Unión Europea en un referendo que terminó 52 a 48 por ciento. Desde entonces, se han sucedido negociaciones para acordar los términos de la salida y las divisiones afloraron en todo el espectro político británico.

En un aspecto están de acuerdo el Gobierno de May y los laboristas: el tiempo corre y la primera ministra necesita presentar una alternativa convincente a su plan en la cumbre extraordinaria de líderes europeos que se celebrará el miércoles 10 de abril en Bruselas. En ese encuentro, los mandatarios de los países del bloque abordarán una posible nueva extensión del plazo de salida del Brexit más allá del actual límite del 12 de abril, fecha en la que Reino Unido debería dejar la Unión Europea sin acuerdo.

Cualquier eventual extensión de plazo deberá ser aprobada por unanimidad por los 27 países restantes de la Unión Europea. Días atrás, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sugirió que el bloque podría otorgar una prórroga de un año, que podría acortarse si el Parlamento británico ratifica un acuerdo.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.