Saltar al contenido principal
Reporteros

Ruanda 25 años después, crónica de un genocidio anunciado

Entre abril y julio de 1994, Ruanda fue el escenario de uno de los peores momentos de la historia africana, el genocidio tutsi. 25 años después esa nación y Francia todavía buscan aclarar puntos respecto a la muerte de casi un millón de personas. ¿Qué motivó esa masacre? ¿Qué papel jugó Francia en los hechos? Reporteros de France 24 sostuvo encuentros con actores y testigos de la época para dar respuesta a muchas preguntas que todavía se encuentran sin resolver.

Anuncios

El 7 de abril de 2019, se cumplen 25 años del genocidio ocurrido en Ruanda. Durante un lapso de 100 días entre 800 mil y un millón de personas, pertenecientes a la etnia tutsi fueron asesinadas por integrantes de la etnia hutu, la cual controlaba el Gobierno en el país para el momento de la masacre.

Transcurrido un cuarto de siglo de aquel suceso, empiezan a surgir secretos sobre el papel que jugó Francia durante los hechos. Lo más destacado es que la zona humanitaria, la cual estaba bajo el control del ejército francés desde la década de 1990, pudo haber sido utilizada por los hutus que huyeron a la antigua Zaire, hoy conocida como República Democrática del Congo.

El conflicto étnico entre tutsis y hutus se remonta a la época cuando Ruanda estaba bajo el dominio de Bélgica que la consideró como colonia hasta 1962, año en el que le otorga su independencia. Tras ese hecho, los hutus, mayoría étnica en el país, toman el control del Gobierno.

Durante el dominio belga empezaron a surgir diferencias étnicas. Debido a su contextura y facciones los tutsis eran considerados más cercanos a los europeos y por ello eran la tribu privilegiada. Tuvieron participación en el Gobierno y en 1933, el Gobierno belga empezó a emitir identificaciones en las que establecían la etnia de las personas, oficializando la división racial en el país.

¿Por qué Francia es señalada como responsable del genocidio?

Con el poder en manos de los hutus, muchos tutsis son perseguidos y deben exiliarse en naciones vecinas como Uganda. Desde ese país intentan recuperar el poder creando el Frente Patriótico Ruandés (FPR) el cual cuenta con el respaldo de las naciones anglófonas.

Francia, ofrece respaldo a la etnia hutu francófona. Este acercamiento se hace más sólido cuando el presidente francés, François Mitterrand le ofrece respaldo al gobernante ruandés hutu, Juvénal Habyarimana.

Para 1990, Francia intensifica su respaldo en Ruanda gracias al establecimiento de una cooperación militar. No obstante, ya para esa época el gobierno hutu venía desarrollando genocidios controlados en el país.

Sin embargo, todo cambió en 1991, cuando un jefe militar ruandés, le solicitó armas al jefe de la cooperación militar de Francia, el General Jean Varret.

"En una reunión me pidieron metralletas y cañones (…) Luego me indicaron que iniciarían una matanza en contra de los tutsis, los consideraban peligrosos", expresó Varret, quien por primera vez habla sobre el tema ante las cámaras de televisión.

Varret, alertó sobre el riesgo de genocidio a París, pero no fue escuchado. Tres años después se desarrollaría una de las peores masacres del continente africano.

FRANCE 24 le ofrece un documental exclusivo filmado en París y Kigali, que ofrece puntos de vista opuestos y aporta nuevos relatos de eventos. En el mismo conversamos con importantes figuras civiles y militares clave para entender la razón del genocidio y el papel de Francia en los hechos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.