Saltar al contenido principal

Una ONG chilena elaboró un mapa de las denuncias por delitos sexuales dentro de la Iglesia

Imagen de una cruz tomada en Punta de Tralca, al oeste de Santiago, el 30 de julio de 2018, cuando la Conferencia Episcopal de Chile celebra una reunión extraordinaria para analizar las raíces de la crisis que vive la Iglesia Católica en el país.
Imagen de una cruz tomada en Punta de Tralca, al oeste de Santiago, el 30 de julio de 2018, cuando la Conferencia Episcopal de Chile celebra una reunión extraordinaria para analizar las raíces de la crisis que vive la Iglesia Católica en el país. Claudio Reyes / AFP

La Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos en Chile elaboró un mapa que determina los parámetros sobre los casos de abusos sexuales y el encubrimiento de esos delitos dentro de la Iglesia católica chilena.

Anuncios

La ONG chilena se propuso una titánica tarea: la de confeccionar de un mapa interactivo de las denuncias de delitos sexuales y de encubrimiento cometidos por integrantes de la Iglesia católica. El mapa se irá actualizando permanentemente a medida que se sumen denuncias o se esclarezcan casos.

"El mapa del horror" documenta 230 casos de abusos y detalla la cantidad de figuras eclesiásticas involucradas: dos cardenales, seis obispos, 35 autoridades (que incluyen cancilleres, directores de colegios, vicarios, superiores y otros responsables), tres capellanes, 146 sacerdotes, cinco diáconos, 37 hermanos, hermanas, consagrados y consagradas y nueve laicos (entre profesores y catequistas).

El documento, además de un mapa en el que puede seguirse esta geografía siniestra, incluye las denuncias públicas contra religiosos y laicos vinculados a la Iglesia. Hace referencia a sacerdotes, diáconos, catequistas, laicos, monjas, consagrados y consagradas, obispos y cardenales. Se incluyen también los que han sido señalados como encubridores de estos delitos.

La ONG busca obtener justicia para las víctimas

El objetivo de la iniciativa es tornar más visibles los casos de pederastia y exigir a las autoridades la creación de instancias e instituciones destinadas a ayudar a las víctimas en el proceso de búsqueda de justicia. Entre estas instancias figuran, por ejemplo, una Comisión para la Verdad, Justicia y Reparación.

El mapa fue presentado en el Museo de la Memoria, en Santiago, la capital chilena, y durante ese encuentro con cientos de personas, muchas de ellas víctimas de abusos eclesiásticos, un representante de la red dejó en claro quiénes y por qué estaban levantando sus voces contra este flagelo:

"Los sobrevivientes que reúne esta red somos personas que en nuestra niñez, juventud o siendo adultos hemos sufrido abuso de poder, abuso de conciencia, abuso sexual por parte de sacerdotes, religiosas, laicos, en entornos eclesiásticos. (…) También somos los que hemos padecido el encubrimiento sistemático de parte de la Iglesia católica durante décadas, al proteger a estos delincuentes cambiándolos una y otra vez de ciudades y de países, escondiéndolos de la justicia e incluso disfrazando esa impunidad bajo la apariencia de un castigo".

En la página de la Red de Sobrevivientes, en la que se puede acceder al mapa de abusos, las víctimas destacan una suerte de modus operandi de la Iglesia en este entramado de abusos y complicidades. En este sentido, señalan los años e incluso décadas que transcurren entre la primera denuncia recibida por la Iglesia y alguna acción concreta de cuidado o protección, así como los traslados sin causa aparente de los denunciados.

Los datos empleados para la creación del mapa provienen de testimonios de los sobrevivientes, notas de prensa y denuncias sobre este tipo de delitos perpetrados en territorio chileno, e incluye además la información entregada por el Ministerio Público, la Iglesia católica y la organización BishopAccountability. No obstante, los sobrevivientes aclaran que, precisamente debido al modo en que opera la Iglesia y el "secretismo galopante" que mantiene la institución en todo el mundo, se torna muy difícil conseguir toda la información necesaria.

De acuerdo a cifras de la Red de Sobrevivientes, entre el 4 y 6 % de este tipo de delitos se denuncia, cuatro de cada doce víctimas hablará con alguien de confianza sobre el delito, otras seis nunca le dirán a nadie el ataque que sufrieron y a pesar de convivir con secuelas de por vida, morirán en silencio.

El mapa detalla los abusos cometidos por cada orden religiosa

La Red de Sobrevivientes elaboró además una detallada lista sobre el número de denuncias que recaen sobre diferentes órdenes religiosas en Chile. En esta línea las que concentran mayor cantidad de denuncias son las de los salesianos, con 27, la de los jesuitas, con 24 y la de los maristas, con 26.

La nación trasandina se encuentra a la espera de un debate en el Congreso sobre una iniciativa que determinaría la imprescriptibilidad de los abusos sexuales a menores. De aprobarse, sería un avance clave para las víctimas, ya que muchas de ellas fueron abusadas siendo niños o adolescentes y con frecuencia no es si no después de muchos años que atreven a denunciar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.