Saltar al contenido principal

Libia: unas 2.200 personas han huido de Trípoli por el recrudecimiento del conflicto

Un miembro de las fuerzas de Misrata, bajo la protección de las fuerzas de Trípoli, se prepara para ir a la línea del frente en Trípoli, Libia, el 8 de abril de 2019.
Un miembro de las fuerzas de Misrata, bajo la protección de las fuerzas de Trípoli, se prepara para ir a la línea del frente en Trípoli, Libia, el 8 de abril de 2019. Hani Amara / Reuters

La ONU advirtió de que al menos 2.200 personas han tenido que huir de la capital libia tras la ofensiva iniciada por las fuerzas del mariscal Khalifa Haftar, que avanzan hacia Trípoli. Una gran cantidad de civiles están atrapados por los combates.

Anuncios

La reciente ofensiva sobre Trípoli del Ejército Nacional Libio (ELN), liderada por el mariscal Khalifa Haftar, ha causado el desplazamiento de unas 2.200 personas desde la capital y las áreas cercanas a esta, según informó la Organización de las Naciones Unidas.

Los desplazados han huido hacia el sureste de la ciudad, a zonas como Bani Waleed, Tajura y Tarhuna, de acuerdo con un comunicado de la organización, en el que se señala también que "muchos civiles en zonas en conflicto no pueden salir de ellas ni acceder a servicios de emergencia".

El organismo indica además, que en las zonas con mayores enfrentamientos se encuentran dos centros de detención de migrantes y refugiados en los que hay 1.300 personas que corren un grave peligro.

Miembros de las fuerzas de Misrata, bajo la protección de las fuerzas de Trípoli, se preparan para ir a la línea del frente en Trípoli, Libia, el 8 de abril de 2019.
Miembros de las fuerzas de Misrata, bajo la protección de las fuerzas de Trípoli, se preparan para ir a la línea del frente en Trípoli, Libia, el 8 de abril de 2019. Hani Amara / Reuters

Este lunes 8 de abril, las autoridades suspendieron el tráfico aéreo en la capital libia luego un ataque contra el aeropuerto de Mitiga, el único en funcionamiento en Trípoli, según informó la aerolínea nacional Libyan Airlines.

Los ataques de los últimos días, concentrados en torno al antiguo aeropuerto internacional de la capital y el área de Suq al-Khamis, han causado la muerte de al menos cuatro civiles, entre ellos dos médicos, según el comunicado de Naciones Unidas.

La comunidad internacional pide soluciones pacíficas

Mientras las fuerzas comandadas por Khalifa Haftar continúan su ataque a Trípoli, los ministros de Exteriores de la Unión Europea discutieron la situación del país árabe en una reunión que mantuvieron en Luxemburgo.

La jefa de la diplomacia Europea, Federica Mogherini, llamó a una salida pacífica del conflicto: "Creo que el primer mensaje que debemos transmitir es el de la implementación total de las tropas humanitarias para permitir que los civiles y los heridos sean evacuados de la ciudad y evitar cualquier acción militar, y volver a las negociaciones pacíficas".

Horas antes, Estados Unidos decidió retirar parte de sus tropas en el país: "Debido al aumento de disturbios en Libia, un contingente de tropas que participan en la misión del Africom ha sido retirado temporalmente del país en respuesta a las condiciones de seguridad sobre el terreno", dijo el comando responsable de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en África.

Rusia, por su parte, llamó a todos los actores del conflicto en Libia a evitar un "derramamiento de sangre" e instó a las Naciones Unidas a que actúen para lograr el diálogo entre el gobierno reconocido internacionalmente y las fuerzas Haftar.

Un país dividido desde el derrocamiento de Muamar al Gadafi

Desde que en 2011 la OTAN contribuyó militarmente a la victoria de diferentes grupos rebeldes contra la dictadura de Muamar al Gadafi, Libia, en medio de una guerra civil, no ha podido recuperar su estabilidad como Estado.

Desde 2014 el país está dividido en dos focos que luchan por hacerse con el poder: por un lado, un gobierno reconocido internacionalmente y sostenido en Trípoli por las Naciones Unidas, que apenas controla la capital y algunas zonas del oeste, y otro, establecido en la ciudad oriental de Tobruk, al mando del mariscal Hafter, que domina cerca del 70 % del territorio nacional.

La ofensiva de Hafter se inició la semana pasada, cuando se encontraba en Trípoli el secretario general de la ONU, António Guterres, en un aparente desafío a la comunidad internacional por parte del mariscal, antiguo integrante de la cúpula militar, quien en 1969 había dado su apoyo al ascenso de Gadafi al poder.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.