Saltar al contenido principal

La ONU asesorará a México en la búsqueda de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, estrechan las manos tras la firma del convenio en Ciudad de México, el 8 de abril de 2019.
La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, estrechan las manos tras la firma del convenio en Ciudad de México, el 8 de abril de 2019. Luis Cortés / Reuters

El Gobierno mexicano y la oficina para los Derechos Humanos de la ONU firmaron un acuerdo para trabajar en forma conjunta en las investigaciones que intentar esclarecer el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa.

Anuncios

El Gobierno mexicano firmó un convenio con la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para colaborar en las investigaciones que intentan esclarecer la desaparición de 43 estudiantes de la escuela de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre de 2014.

Según informaron los funcionarios, los representantes de la ONU asesorarán y reforzarán la tarea de la Comisión Presidencial para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa, el cual se ha convertido en una prioridad desde la asunción de Andrés Manuel López Obrador en la presidencia de México.

El acuerdo fue rubricado por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien catalogó el caso como “paradigmático”.

Acerca de la tarea de su equipo en México, Bachelet explicó que su oficina “será una aliada que no dudará en contribuir para que se den los progresos y los avances necesarios” en las investigaciones, aunque también aclaró que “alertará de cualquier incumplimiento” por parte del gobierno mexicano.

En ese sentido, la expresidenta de Chile instó “a todos a asumir la búsqueda de las personas desaparecidas como una prioridad ineludible” y recalcó que “prácticas como tortura, malos tratos y actos de obstrucción de la justicia no tienen cabida en un estado comprometido con los derechos humanos”.

El convenio alcanzado entre el Gobierno de López Obrador y la ONU se suma a otro ya rubricado con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Por su parte, Bachelet completará este martes 9 de abril una gira de cinco días por México, en los cuales mantuvo encuentros con diferentes víctimas de distintos episodios de violencia en el país.

El Gobierno de México pide paciencia para lograr “verdad y justicia”

Desde su campaña electoral y, más aún, con su llegada al poder, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tomó la resolución del caso Ayotzinapa como una prioridad y un símbolo de su intención de evitar que se produzcan más desapariciones en el país.

Para ello, el 15 de enero entró en funciones la mencionada Comisión que tiene como objetivos echar luz sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014 en la escuela de maestros de Ayotzinapa -en el estado sureño de Guerrero- el 26 de septiembre de 2014 e identificar a los culpables, incluso si se trata de funcionarios públicos.

A propósito de eso, Ebrard sostuvo que “buscamos verdad y justicia en este caso, pero también en todos los casos, todas y todos los desaparecidos, toda nuestra vida pública”.

Según el gobierno, hay 40 mil desaparecidos en el país, más de 26 mil cadáveres no identificados en las morgues y más de 1.100 fosas clandestinas descubiertas en la última década en el país.

Para Ebrard, esas cifras y la problemática en sí han tenido “intensa trascendencia” entre los mexicanos y reiteró la intención de que estos hechos no se repitan.

No obstante, la subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Delgado Peralta, pidió paciencia a la hora de demandar resultados de la Comisión porque apenas “se está empezando un camino”.

La versión oficial sobre Ayotzinapa es rechazada por la ONU y la CIDH

Las investigaciones oficiales por el caso Ayotzinapa no han dado resultados claros hasta el momento y han llevado a los familiares de los estudiantes desaparecidos a encarar sus propias búsquedas.

Además, esos grupos de familiares protagonizaron varios enfrentamientos con el anterior presidente, Enrique Peña Nieto, al que acusan de no haber contribuido en la investigación. Con López Obrador, de momento, mantienen más confianza.

La versión oficial sobre el caso sostuvo que la noche del 26 de septiembre, los 43 estudiantes fueron arrestados por policías de Iguala y entregados a integrantes del cártel Guerreros Unidos, quienes los asesinaron para luego incinerar sus restos y arrojar sus cenizas a un río.

Sin embargo, la CIDH, la ONU, otros organismos internacionales y los padres de las víctimas han rechazado esa teoría y exigen que se abran nuevas líneas de investigaciones, las cuales deberían abordar la posible participación del Ejército y la Policía Federal en el crimen.

Con AFP, AP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.