Saltar al contenido principal
DEPORTES

El racismo: un tema que sigue generando polémica en el mundo del fútbol

El defensor portugués de la Juventus, Joao Cancelo, consuela al delantero italiano Moise Kean al final del partido Cagliari vs. Juventus en el que fue víctima de cánticos racistas en Cagliari, Italia, el 2 de abril de 2019.
El defensor portugués de la Juventus, Joao Cancelo, consuela al delantero italiano Moise Kean al final del partido Cagliari vs. Juventus en el que fue víctima de cánticos racistas en Cagliari, Italia, el 2 de abril de 2019. Marco Bertorello / AFP

Los últimos incidentes ocurridos en partidos del fútbol europeo han puesto sobre la mesa nuevamente la discriminación racial de la que son víctimas varios jugadores por su color de piel en los estadios.

Anuncios

La discriminación racial es un problema que permea todos los ámbitos de la sociedad, y el deporte nunca ha sido la excepción. En el fútbol, el deporte más popular del mundo, el tema ha vuelto a sonar con fuerza a causa de dos episodios ocurridos recientemente.

El primero de ellos se produjo el 25 de marzo de 2019 en un partido válido por las eliminatorias hacia la Eurocopa 2020 entre los seleccionados de Montenegro e Inglaterra, que el conjunto inglés ganó 5-1. En el estadio de la ciudad de Podgorica, capital de Montenegro, los aficionados locales insultaron con cánticos racistas a los jugadores de color del equipo inglés.

Uno de ellos fue Raheem Sterling, que marcó un gol y desafió a la hinchada con una celebración en la que les decía con su gesto "no los escucho". Otro fue Danny Rose, que fue amonestado por el árbitro y luego, días después, declaró estar cansado de ser víctima de discriminación racial en los campos de fútbol y llegó a decir que esperaba terminar muy pronto su carrera profesional por ese motivo.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

El caso de racismo contra Moise Kean, la joven revelación del fútbol italiano

El segundo episodio ocurrió una semana después, el 2 de abril de 2019, cuando Moise Kean, un jugador juvenil italiano de origen marfileño que es la gran revelación de la temporada en la Juventus y en la selección de su país, fue víctima de cánticos racistas en el estadio Cerdeña Arena de Cagliari, en el partido que su club jugó ante el combinado local.

El delantero silenció momentáneamente esos silbidos en el minuto 85, cuando firmó el gol del definitivo 2-0, y como forma de revancha lo celebró parándose en frente de la hinchada de la tribuna, mirándolos de forma desafiante.

En pocos instantes, el silencio fue roto por unos nuevos silbidos e insultos, al punto que intervino Leonardo Bonucci para alejar a Kean de la zona e intentar recuperar la calma. También tuvo que intervenir la megafonía del estadio para pedir a la afición local que interrumpiera esos murmullos.

Horas después de recibir esos silbidos, Kean lamentó lo ocurrido con un mensaje en su cuenta de Instagram, en el que adjuntó una foto suya celebrando el 2-0 y escribió: "la mejor manera para contestar al racismo".

Una actitud que, en principio, le reprochó su compañero Bonucci al señalar ante la prensa que se trataba de un problema compartido con culpa de ambas partes. Esto fue condenado por varios futbolistas como el mismo Sterling que se burló de sus declaraciones en su cuenta de Twitter al poner: "La culpa es 50-50, @bonuccileo19 todo lo que pueden hacer ahora es reírse".

Bonucci rectificó poco después en su cuenta oficial de Instagram: "Condeno firmemente todas las formas de racismo", dijo el defensor central, tratando de poner fin a una polémica racista habitual en Italia.

Esto ocasionó la apertura de un expediente para investigar el suceso. Un juez ha ordenado abrir el caso y recopilar información adicional sobre lo ocurrido para determinar cómo se desarrollaron los hechos, y así determinar la sanción que sufrirán el Cagliari y sus hinchas.

El presidente de la UEFA se pronunció y dijo que "siente vergüenza" por el racismo en el fútbol

El presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, señaló tras estos incidentes: "siento vergüenza, siento vergüenza, siento vergüenza que en 2019 tengamos que organizar una conferencia para promover la diversidad", declaró en Wembley, con ocasión de la primera conferencia ‘Equal Game’ organizada para ayudar a combatir las discriminaciones.

Por su parte, el presidente de la Federación Inglesa (FA), Greg Clarke, reveló que su organismo está examinando procedimientos disciplinarios para asegurar que las denuncias de actos racistas sean objeto de investigaciones más minuciosas. "Hay que hacer algo. Debemos hacer más en Inglaterra, y más en toda Europa, y debemos hacerlo juntos (…) debemos iniciar acciones concretas", afirmó Clarke.

Según el reglamento actual, los árbitros pueden detener, suspender o abandonar un partido si "el comportamiento racista es de una gran amplitud y una gran intensidad". Y Ceferin señaló que iba a pedir a los árbitros "que no tengan miedo" de detener los partidos cuando constaten que se dan incidentes racistas.

Con EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.