Saltar al contenido principal

Amnistía Internacional: "El mundo está avanzando hacia la abolición de la pena de muerte"

Amnistía Internacional explica la disminución del número de ejecuciones en Irán por los cambios en la legislación sobre estupefacientes.
Amnistía Internacional explica la disminución del número de ejecuciones en Irán por los cambios en la legislación sobre estupefacientes. Morteza Nikoubazl / Reuters

Las ejecuciones judiciales retroceden en el mundo, se felicita Amnistía Internacional, que publica su informe anual. Las enmiendas en la legislación de Irán sobre estupefacientes explica en buena medida este cambio.

Anuncios

Amnistía Internacional ha computado menos de 700 ejecuciones en 2018, la cifra más baja en diez años, a pesar del aumento registrado en varios países, entre ellos Estados Unidos y Japón. Las cifras de China, por otra parte, son desconocidas y probablemente extremadamente altas.

"El descenso del número de ejecuciones en todo el mundo", que se redujo en un 31% en comparación con el año anterior, "demuestra que incluso los países aparentemente más refractarios están empezando a cambiar y a darse cuenta de que la pena de muerte no es la solución", ha manifestado Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional. "Esto sugiere que es sólo cuestión de tiempo antes de que este cruel y arcaico castigo sea relegado al pasado”, aventuró.

La ONG de derechos humanos, que publica cada año un informe anual sobre el tema, registró en 2018 690 ejecuciones oficiales en todo el mundo.

Sin embargo, la ONG hace una salvedad importante: su cifra no incluye las ejecuciones en China, donde los números están clasificados como secreto de Estado. "Creemos que hay miles de ejecuciones", subraya la ONG.

"Este retroceso en las ejecuciones se debe principalmente a su disminución en Irán, que fue el principal país en aplicarlas después de China", ha declarado Anne Denis, directora de la Comisión para la abolición de la pena de muerte de Amnistía Internacional Francia. Es el resultado de las enmiendas a la legislación sobre estupefacientes.

Las dosis de drogas necesarias para imponer una pena de muerte obligatoria han aumentado considerablemente.

Hacia una (lenta) abolición en el mundo...

En el macabro ranking de países no abolicionistas, Irán sigue siendo el país donde más se ha ejecutado en el mundo en 2018 (253), por delante de su vecino saudita (149), Vietnam (85) e Irak (52).

Estos cuatro últimos países juntos representan casi cuatro quintas partes (78%) de todas las ejecuciones registradas en el mundo. A pesar de una disminución general, el número de ejecuciones ha aumentado en varios países, entre ellos Estados Unidos (25), Japón (15), Singapur (13), Sudán del Sur (7) y Belarús (4). Tailandia ha reanudado las ejecuciones, que no se habían llevado a cabo desde 2009.

"También ha habido una disminución en Irak, como en el África subsahariana o Somalia. Así que, en todas partes un poco, vemos señales. Otro caso es Malasia, que ha declarado una moratoria y ha anunciado cambios en su legislación sobre la pena de muerte... Hemos visto a otros países, como Burkina Faso, convertirse en abolicionistas para los delitos comunes. Gambia también se ha sometido a una moratoria. Estamos viendo progresos. Aunque sea en pasos muy pequeños, el mundo está avanzando hacia la abolición", dice Anne Denis.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.