Saltar al contenido principal

El mundo observa por primera vez un agujero negro

El agujero negro de la galaxia M87 se observa a 53,3 millones de años luz de la tierra.
El agujero negro de la galaxia M87 se observa a 53,3 millones de años luz de la tierra. National Science Foundation via Reuters

El equipo científico del Telescopio del Horizonte de Sucesos presentó la histórica imagen. La fuerza del campo gravitorio del fenómeno astrofísico es tal que engulle todo lo que rodea, hasta la luz.

ANUNCIOS

Como un ojo celeste: así es el primer agujero negro que ve la humanidad, un anillo incendiado, más intenso en una mitad que en la otra, rodeado de oscuridad. Lo que científicos y creadores de ciencia ficción imaginaron, desde que el físico Albert Einstein empezó a teorizarlo a inicios del siglo XX, tiene ahora aspecto real.

Los responsables son los científicos del proyecto Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT), quienes presentaron hoy el resultado de sus investigaciones en siete ruedas de prensa simultáneas a las 13.00h GMT Washington (EE.UU.), Bruselas (Bélgica), Santiago de Chile (Chile), Shanghai (China), Taipei (Taiwán) y Tokio (Japón).

El agujero negro fotografiado se encuentra a 53,3 millones de años luz de la tierra, en la galaxia Messier 87. Un año luz equivale a la distancia que viaja la luz en un año, es decir, nueve trillones y medio de kilómetros.

El círculo rojo que se observa en la fotografía corresponde a pedazos de materia y radiación girando a una velocidad altísima al borde de lo que recibe el nombre de horizonte de sucesos, la línea que marca el punto de no retorno para cualquier cosa que se acerque demasiado al agujero negro y sea absorbida. La oscuridad en el centro del anillo es el agujero negro en sí.

Una red de ocho telescopios consiguió captar la imagen

Esta hazaña científica se logró gracias a una red de ocho telescopios puestos en varios puntos del mundo, como España, Hawaii y Arizona en Estados Unidos, Chile y el Polo Sur. La localización estratégica de estos aparatos lograba que, en conjunto, se tuviera un telescopio virtual del tamaño del mismo planeta tierra.

La Fundación Nacional de Ciencia, responsable del proyecto, explicó que la foto final es el resultado de unir muchas tomas de los distintos telescopios durante el mes de abril de 2017.

La calidad y resolución de la imagen es el “equivalente a poder leer una moneda en Los Ángeles desde Washington D.C”, dos ciudades en costas opuestas de Estados Unidos, según explicó en la rueda de prensa de la capital estadounidense Sheperd Doeleman, uno de los directores del proyecto.

“Hemos logrado algo que se pensaba que era imposible solo hace una generación”, agregó Doeleman. El hecho de que los agujeros negros absorban hasta la luz, además de la cantidad de materia que lo rodea y empaña su visión, dificultaba enormemente poder fotografiarlo.

Sin embargo, los más de 200 científicos que conforman el proyecto EHT, que empezó a funcionar en 2012, lo hicieron posible tras más de siete años de trabajo.

El equipo del proyecto EHT muestra la primera foto de un aguejro negro en la rueda de prensa del 10 de abril en Washington (EE. UU.)
El equipo del proyecto EHT muestra la primera foto de un aguejro negro en la rueda de prensa del 10 de abril en Washington (EE. UU.) Jeenah Moon / Reuters

Agujeros negros, un misterio desde que Einstein los empezó a estudiar

Un agujero negro es una masa enorme de materia concentrada en un área muy pequeña, lo que genera un campo gravitatorio tan intenso que engulle todo lo que le rodea, hasta la luz. Son la última fase en la evolución de enormes estrellas, al menos 10 veces más grandes que el sol.

El agujero se crea cuando uno de estos gigantes astros se acerca a la muerte y se empieza a replegar sobre sí misma, convirtiéndose en lo que se conoce como una enana blanca. Si el proceso continúa adelante, se convierte en un agujero negro.
Albert Einstein fue quien imaginó por primera vez la existencia de este misterioso fenómeno astrofísico, en relación con su famosa teoría de la relatividad.

Posteriormente, el científico Stephen Hawking profundizó en su teorización. Gracias a la fotografía y a los datos recogidos con este proyecto, el fenómeno empieza a ser un poco menos misterioso.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.