Saltar al contenido principal

Israel: Netanyahu en posición favorable tras las elecciones para un quinto mandato

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su esposa Sara en la tarima de la sede del partido Likud en Tel Aviv, Israel, el 9 de abril de 2019.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su esposa Sara en la tarima de la sede del partido Likud en Tel Aviv, Israel, el 9 de abril de 2019. Ammar Awad / Reuters

La renovación de los 120 escaños del Parlamento israelí dio lugar a casi un empate técnico entre Benjamin Netanyahu y su principal adversario, Benny Gantz. Con mayores apoyos, Netanyahu se encuentra en posición favorable para formar Gobierno.

ANUNCIOS

Fue el duelo entre Benny y Bibi, apodos de Benny Gantz y Benjamin Netanyahu, los principales candidatos a las elecciones generales del 9 de abril de 2019 en Israel y todo apunta a que la victoria quedará finalmente en manos de Bibi. El mandatario israelí podría ganar su apuesta de ser reconducido a un quinto mandato consecutivo y así convertirse en el mandatario más longevo en el puesto.

"Intento trabajar con rapidez para establecer un gobierno nacional estable. Quiero dejarlo claro: será un gobierno de derecha, pero planeo ser primer ministro para todos los ciudadanos israelíes, de derecha o izquierda, judíos o no judíos por igual", anunció Netanyahu en su discurso de victoria.

Al convocar elecciones en diciembre de 2018, enredado entre una crisis de su gabinete y acusaciones de corrupción en su contra, el primer ministro vislumbraba un camino sin mayores obstáculos hacia la reelección.

Benny Gantz, un exjefe militar que desafió la hegemonía de Netanyahu y el Likud

Pero Netanyahu no contaba con la llegada de Benny Gantz, el exjefe del Ejército que vino a desafiar la hegemonía del Likud, formación del actual primer ministro. Gantz creó su propio partido a raíz del anuncio del escrutinio, y se armó finalmente una alianza de último minuto con figuras de centroderecha, la alianza Azul y Blanco.

Al inicio de la noche, Gantz quería creer en su buena suerte y proclamó victoria. "Este es un día histórico para mas de un millón de personas que votaron por Azul y Blanco. Queremos agradecerle al primer ministro Benjamin Netanyahu por su servicio a esta nación (...) somos los ganadores!", afirmó desde la sede de su partido.

Con el 97 % de los votos escrutados, cada formación obtuvo 35 escaños en la Knéset, nombre del Parlamento israelí. Pero resistir las dificultades internas, le han permitido a Netanyahu mantenerse en el poder durante varios periodos. Su ventaja es el hecho de poder conformar la mayor alianza en la Cámara, basándose más que todo en su ideología de extrema derecha.

Socio de diversos sectores radicales como los ultraortodoxos del Partido Shas, Netanyahu tendría una mayoría teórica de unos 65 escaños. Un giro a la derecha, entonces necesario para ganar, que podría explicar la intensidad de la campaña.

Al tiempo que el Likud se lanzó en una campaña abierta de descalificación de Gantz, acusándolo de querer aliarse con la izquierda y los partidos árabes, el mandatario, en la euforia de su carrera al voto, prometió intensificar la colonización y anexar las aldeas de Cisjordania ocupadas ilegalmente por israelíes. Una postura que denunciaron unos 300 antiguos mandos de las Fuerzas Armadas que temen el estallido de un “problema de seguridad sin precedentes” en la región.

Con el triunfo de Netanyahu, el proceso de paz entre israelíes y palestinos pierde fuerza

El gran perdedor de la votación es el proceso de paz palestino-israelí, que queda en un punto muerto, y sin perspectiva en los respectivos programas de los candidatos que dominaron las elecciones.

"Creo que acabamos de ver una votación clara por parte de los israelíes (...) esta fue la votación para mantener el status quo, para mantener el apartheid. Creo que solo hay 18 escaños de los 120 que tiene el Knéset que soportan la solución de dos estados en las líneas fronterizas definidas en 1967; eso significa que 102 escaños en el Knéset no admiten la solución de dos estados en las líneas fronterizas definidas en 1967", lamentó el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, al ver los resultados.

Una señal de este giro derechista de Israel, es que el Partido Laborista, principal formación de izquierda, sufrió la peor derrota de su historia, pasando de 19 a 5 escaños.

Con AFP, AP y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.