Saltar al contenido principal

La UE y May acuerdan extender el Brexit hasta el 31 de octubre

La primera ministra británica Theresa May a su llegada a la sesión extraordinaria del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica, el 10 de abril de 2019.
La primera ministra británica Theresa May a su llegada a la sesión extraordinaria del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica, el 10 de abril de 2019. Susana Vera / Reuters

Los 27 Estados de la Unión Europea y la mandataria británica, Theresa May, fijaron esa nueva fecha límite para permitir a Londres reestructurar los pormenores del divorcio.

ANUNCIOS

Casi amanecieron juntos en Bruselas. El Consejo Europeo de los 27 jefes de Estado negoció durante largas horas con Theresa May las renovadas modalidades de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Sin sorpresa, concluyeron una nueva prórroga que se extiende esta vez hasta el 31 de octubre.

"Los 27 de la Unión Europea y el Reino Unido han accedido a una extensión flexible hasta el 31 de octubre. Esto significa seis meses adicionales para que el Reino Unido encuentre la mejor solución posible", afirmó el presidente del Consejo Europeo.

Se trata de una fecha límite, y la primera ministra británica sigue esperando poder dejar a la Unión Europea (UE) antes. “Podríamos ya estar afuera si hubiese habido respaldo del Parlamento”, declaró May a raíz de la reunión. También apuntó que “si logramos un acuerdo ahora (…) aún podemos irnos antes del 22 de mayo”, fecha de salida fijada en marzo por los británicos, y que constituye la última oportunidad de no participar en las elecciones que renovarán la Eurocámara, a partir del 23 de mayo.

La UE no permite que sus miembros pertenezcan a la comunidad sin contemplar esta votación. Entretanto, los eurodiputados británicos no tendrán más funciones por cumplir que esperar el divorcio de la comunidad.

Si el Reino Unido sigue siendo miembro de la UE del 23 al 26 de mayo de 2019 y no ha ratificado el Acuerdo de Retiro antes del 22 de mayo de 2019, deberá celebrar las elecciones al Parlamento Europeo de conformidad con el derecho de la Unión”. El comunicado del Consejo Europeo precisa: “si el Reino Unido no cumple con esta obligación, el retiro se realizará el 1 de junio de 2019”, lo cual corresponde a una salida sin acuerdo. Los 27 socios acordaron también “revisar” los compromisos en su cumbre del 20 y el 21 de junio.

Macron interpretó el papel de la piedra en el zapato

En Londres, la Cámara de los Comunes ya rechazó en tres ocasiones el acuerdo de salida que consiguió la mandataria, y la trama continúa, ya que las sinuosas negociaciones con el jefe de la oposición, Jeremy Corbyn, no parecen más exitosas que las que se dieron con los conservadores. Se cuestiona la propia permanencia de Theresa May en su puesto por lo que es blanco de fuego nutrido de críticas de las bancadas del Parlamento hasta su Gobierno.

A May le va mejor afuera que de local. En Bélgica, obtuvo ciertas garantías, como la preservación de los derechos de decisión de su país en la UE mientras permanezca en la comunidad. Un poder ejecutivo que el presidente francés, Emmanuel Macron, quería ver derogado.

Macron se empeñó en jugar el papel del ‘policía malo’ en este proceso que nunca termina. “Hubo sensibilidades diferentes”, dijo el mandatario, quien reconoció haberse opuesto a los demás en una extensión más larga, como lo deseaba por ejemplo Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo.

El presidente galo asumió su “papel de claridad” y de “firmeza”, con el fin, según él, de proteger el buen funcionamiento de la UE, pero París se quedó sola bajo esta postura. Pese a la exasperación en el ambiente, todos esperan una separación ordenada del Reino Unido, y cuentan con no ceder más públicamente a unos caprichos, que aún podrían llevar a un Brexit duro y un desastre económico.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.