Saltar al contenido principal

Homo Luzonensis: descubren nueva especie humana que replantea la evolución del hombre

Los fósiles fueron encontrados en la Cueva del Callao en la parte norte de la isla de Luzón, Filipinas.
Los fósiles fueron encontrados en la Cueva del Callao en la parte norte de la isla de Luzón, Filipinas. Jeremy Schultz / Reuters

Encuentran en una cueva de Filipinas al menos trece huesos y dientes, de lo que podría ser una especie humana previamente desconocida a la que catalogaron como Homo Luzonensis.

Anuncios

Los huesos de pies y de manos, un trozo de fémur y dientes pertenecientes a antiguos homínidos en la cueva de Callao, fueron encontrados en la Cueva del Callao en la parte norte de la isla de Luzón, por un grupo de expertos del Musée de l'Homme - Museum national d'Histoire naturelle.

Los investigadores no pudieron extraer el ADN, pero sí determinaron que uno de los individuos vivió hace 67,000 años y el otro hace 50,000 años.

Los fósiles pertenecerían a tres individuos; dos adultos y un joven

Los científicos revelaron que el tamaño de los dientes y restos desenterrados son diminutos, en comparación con los humanos modernos, y apuntan a que la especie medía en promedio menos de 1,20 metros de altura.

"Tenemos que ser cautelosos al respecto, especialmente porque las personas tendrán inmediatamente en mente al Homo floresiensis como 'modelo' de la apariencia física del Homo luzonensis, lo que ciertamente no es el caso", justificó Florent Détroit, paleoantropólogo del museo.

El nuevo hallazgo científico probaría que el Homo Luzonensis era probablemente algo más pequeño que el Floresiensis, y también fue contemporáneo de nuestra propia especie, el Homo sapiens, que surgió en África hace aproximadamente 300,000 años.

Científicos revelan que el tamaño de los dientes desenterrados son diminutos, en comparación a los humanos modernos.
Científicos revelan que el tamaño de los dientes desenterrados son diminutos, en comparación a los humanos modernos. Jeremy Schultz / Reuters

Détroit también desveló que uno de los huesos del pie que se encontró, parece curvado, una característica que facilitaba la escalada y que los liga en cambio al más antiguo Australopithecus. Además indicó que estos homínidos comieron carne y pudieron haber usado herramientas de piedra.

"Con los descubrimientos realizados en el campo, los fósiles, y en el laboratorio, por ejemplo, la genética, ahora sabemos que era una historia evolutiva mucho más compleja, con varias especies distintas contemporáneas con Homo sapiens, eventos de entrecruzamiento, extinciones, etcétera, destacó.

Hueso del pie de un Homo Luzonensis encontrado en Filipinas. 
Investigadores destacan que su curvatura es pronunciada, una característica que indica que probablemente escalaba con frecuencia.
Hueso del pie de un Homo Luzonensis encontrado en Filipinas. Investigadores destacan que su curvatura es pronunciada, una característica que indica que probablemente escalaba con frecuencia. Jeremy Schultz / Reuters

Este sería el segundo hallazgo de este tipo en el sudeste asiático en el siglo XXI

En el año 2003 fueron encontrados los fósiles de un Homo Floresiensis, en la cueva de Liang Bua de la isla indonesia de Flores, a unos 3,000 km aproximadamente de Luzón. Sin embargo, no hay pruebas de que las dos especies interactuaran o estuvieran estrechamente relacionadas.

Los investigadores afirman que los descubrimientos de Luzón y Flores demuestran que la historia de la evolución humana es más complicada de lo que se tenía entendido anteriormente.

El paleoantropólogo además destacó la importancia de la isla del sureste asiático en la evolución del Homo e hizo énfasis en que el "Homo sapiens definitivamente no estaba solo en la Tierra".

La llegada de nuestra especie pudo influir en la desaparición de Homo Luzonensis

Los científicos consideran que el hecho de que los Luzonensis como los Floresiensis quedaran aislados en territorios limitados con escasos recursos, sumado al aumento de la población de Homo sapiens en la región, pudo influir en la extinción del Homo luzonensis y del Hobbit, que desapareció hace unos 50.000 años.

Pese a que los científicos saben que el clima húmedo y cálido de Asia reduce las posibilidades de que se conserve el ADN, seguirán excavando en la cueva de Callao para extraer más proteínas de los huesos y continuar la investigación sobre el enigmático origen de la especie humana.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.