Saltar al contenido principal

Julian Assange, refugiado no grato para el poder ecuatoriano

Julian Assange fue arrestado en la Embajada de Ecuador en Londres el jueves 11 de abril.
Julian Assange fue arrestado en la Embajada de Ecuador en Londres el jueves 11 de abril. Hannah Mckay / Reuters

El arresto e la Policía británica a Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londre ilustra hasta qué punto las relaciones entre el fundador de WikiLeaks y el país sudamericano se han degradado.

Anuncios

Sin afeitar, con el cabello blanco peinado hacia atrás y la mirada perdida. El Julian Assange que la policía británica escoltó fuera de la embajada de Ecuador en Londres, el jueves 11 de abril, no tiene nada que ver con el que, durante el pico de su popularidad, se refugió allí en 2012.

Durante siete años, el Gobierno ecuatoriano le permitió al fundador de WikiLeaks escapar a la policía británica que quería detenerlo por no haberse presentado al tribunal. Finalmente, Quito permitió que las autoridades londinenses procedieran a arrestarlo.

Fotos privadas del presidente ecuatoriano

Esta puede parecer una decisión sorprendente pero las relaciones entre el más célebre de los refugiados y el poder ecuatoriano se han ido degradando considerablemente desde hace algún tiempo. Lenín Moreno, el presidente ecuatoriano, soltó una retahíla de reproches contra Julian Assange para justificar su colaboración con la policía inglesa. Lo acusó de haber "bloqueado las cámaras de seguridad" en la embajada, de haber "agredido unos guardias de seguridad” e incluso "de haber accedido a documentos confidenciales sin autorización".

También le reprocha el haber complicado las relaciones diplomáticas con varios países, criticando desde la embajada a los gobiernos "amigos" de Quito.

En 2017, el gobierno ecuatoriano le pidió a Julian Assange que no atacara más a España después de un tweet que publicó el fundador de WikiLeaks en el que criticaba la "represión" de Madrid contra los independentistas catalanes.

Ecuador disfrutó poco de otro tweet de marzo de 2018 en el cual WikiLeaks criticaba al Reino Unido por las sanciones que le impuso a Rusia tras el envenenamiento del ex agente doble Sergéi Skripal. Luego de este mensaje, la embajada ecuatoriana en Londres incluso cortó el acceso a Internet del cual se beneficiaba Julian Assange.

Particularmente, Lenin Moreno afirma que "WikeLeaks, la organización de Julian Assange, amenazó al Gobierno ecuatoriano". Acusó a la plataforma de haber participado, desde principios de abril, en la publicación en redes sociales de fotografías privadas de la pareja presidencial y de sus hijos, poniendo en riesgo su seguridad.

WikiLeaks habría difundido "imágenes de mi dormitorio, de lo que como y de mi mujer y de mis hijos bailando con mis amigos", sostuvo el mandatario de Quito, sin aportar una prueba de lo que declaraba. Incluso argumentó ante el relator especial el derecho al respeto de la vida privada de la Organización de las Naciones Unidas para denunciar un "atentado contra la privacidad" que violaría la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

De esto se trata el escándalo INA Papers

Lenín Moreno también sospecha que Julian Assange hizo parte del escándalo de corrupción INA Papers que estremeció su presidencia a finales de febrero. Se filtraron decenas de documentos confidenciales de la sociedad inversionista INA Corp. El mandatario tiene cuentas en varios paraísos fiscales, lo que Lenin Moreno desmitió en varias ocasiones. WikiLeaks, por su lado, se defendió de haber participado en las revelaciones.

Según WikiLeaks, el Gobierno de Lenín Moreno, presionado por Washington y Londres, hacía todo lo posible por librarse del estorboso refugiado. El activista australiano incluso acusó, en octubre de 2018, a Ecuador de haber "violado sus derechos fundamentales", sosteniendo que sus condiciones de vida en la embajada se habían vuelto "inhumanas".

Sin embargo, Estados Unidos no le perdonó a Julian Assange haber publicado en Internet en 2010 cientos de miles de cables diplomáticos estadounidenses confidenciales y siempre quiso que el australiano fuera llevado ante la justicia. Unas horas después de su arresto el jueves, el departamento estadounidense de la Justicia acusó formalmente a Julian Assange de "piratería informática", abriendo la vía para una solicitud de extradición.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.