Saltar al contenido principal

Corte halla culpable a Monsanto de haber envenenado a un granjero francés

El granjero francés Paul François observa mientras asiste a una conferencia de prensa tras la sentencia de su juicio contra el gigante químico estadounidense Monsanto, en París, el 11 de abril de 2019.
El granjero francés Paul François observa mientras asiste a una conferencia de prensa tras la sentencia de su juicio contra el gigante químico estadounidense Monsanto, en París, el 11 de abril de 2019. Jacques Demarthon / AFP

Paul François asegura que sufrió daños neurológicos luego de inhalar accidentalmente humus del herbicida Lasso, fabricado por Monsanto, mientras trabajaba en su granja en 2004. Es la tercera vez que el granjero le gana a la multinacional.

ANUNCIOS

Luego de un largo y controversial proceso judicial entre Paul François y Monsanto, un tribunal francés dictaminó este 11 de abril que el gigante químico estadounidense es culpable de envenenar al agricultor de cereales. François ya había ganado dos juicios en años pasados (2012 y 2015) contra la compañía que fue comprada por la industria químico-farmacéutica alemana Bayer en 2018.

En la última etapa de las investigaciones, el Tribunal de Apelaciones de Lyon descubrió que el herbicida Lasso de Monsanto fue el causante de la enfermedad denunciada por la víctima y que demás, el etiquetado del producto era inadecuado.

Francois aseguró que Monsanto tenía conocimiento de los peligros del herbicida mucho antes de que fuera retirado del mercado francés en 2007 y ha solicitado la suma de $ 1,13 millones de euros como indemnización por los daños neurológicos crónicos que lo llevaron a permanecer internado durante largas temporadas en el hospital.

En el fallo, el tribunal determinó que Monsanto tenía el deber de indicar claramente en el etiquetado de Lasso y en sus instrucciones de uso, los peligros específicos de la manipulación del producto exonerando así de toda responsabilidad al usuario puesto que "el supuesto conocimiento técnico del demandante no justifica la falta de información sobre el producto y sus efectos dañinos: un agricultor no es un científico químico".

Paul François en su granja en Bernac
Paul François en su granja en Bernac El productor de cereales francés Paul François en su granja en Bernac, Charente el 28 de julio de 2015. Thibaud Moritz / AFP

"Gané, y estoy feliz, pero ¿a qué costo?", fueron las palabras de Francois luego de que se diera a conocer el veredicto, denunciando lo que calificó como "años de hostigamiento legal" por parte de Monsanto, que podría apelar el fallo en una corte de casación pues para ellos la exposición de François al químico fue excepcional.

Los hechos se remontan al mes de abril de 2004. El agricultor, quien en ese entonces practicaba una agricultura tradicional que incluía el uso de pesticidas, sufre una intoxicación aguda tras haber inhalado accidentalmente vapores de Lasso que se escaparon de un tonel que se quedó en el sol. Presa de ataques de calor y de mareos, el hombre se desmaya y es internado en urgencias.

Permanecería más de 200 días en el hospital. Solo un año después el profesor André Picot identifica el monoclorobenceno como el responsable de su intoxicación, un solvente que representa un 50% de la composición del Lasso.

Hoy en día, Paul François sigue trabajando en su cultivo de 250 hectáreas, transformado a orgánico, pero respaldado medio tiempo por dos empleados agrícolas.

No es la primera vez que Monsanto se ve enfrentado a este tipo de demandas

Los problemas legales que rodean a Monsanto han llevado a que el gigante farmacéutico Bayer pierda cerca de 30.000 millones de euros. La compañía ha sido declarada responsable de otros casos como los presentados por dos pacientes de cáncer en California, a quienes les fueron otorgados decenas de millones de dólares por daños.

El mes pasado, un tribunal de San Francisco le ordenó pagar alrededor de $80 millones a un jubilado que culpó a su popular producto Roundup Weedkiller, que contiene glifosato, de causarle un linfoma no Hodgkin.

Por su parte, Monsanto ha negado que el Roundup cause cáncer, desafiando así los hallazgos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, un brazo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que clasificó al glifosato como un "carcinógeno probable" en 2015.

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.