Saltar al contenido principal

La ONU urge a Colombia completar el marco legal que requiere el Acuerdo de Paz

Fotografía cedida por la ONU, en la que aparece el enviado para Colombia, Carlos Ruiz Massieu, mientras informa al Consejo de Seguridad sobre la situación en el país, en la sede de Nueva York, EE. UU., el 12 de abril de 2019.
Fotografía cedida por la ONU, en la que aparece el enviado para Colombia, Carlos Ruiz Massieu, mientras informa al Consejo de Seguridad sobre la situación en el país, en la sede de Nueva York, EE. UU., el 12 de abril de 2019. EFE / ONU / Mark Garten

La Jurisdicción Especial de Paz, un tribunal dedicado a los crímenes en el marco del conflicto, hoy está actuando sin normas especiales para su pleno funcionamiento. De ahí el reclamo de Naciones Unidas, preocupada por el estancamiento de lo pactado.

Anuncios

Para el Consejo de Seguridad de la ONU, el Acuerdo de Paz colombiano parece estar pausado. En su sesión de este 12 de abril elogió de nuevo su carácter “histórico”, pero le urgió al país “que todas las áreas (del proceso) estén garantizadas”. Especialmente una, la que atañe a la legalidad del acuerdo, que se firmó en 2016 y no se ha completado.

Este anuncio lo hizo Carlos Ruiz Massieu, encargado de la Misión de Verificación de la ONU para el país, que puso el foco en la Jurisdicción Especial de Paz, apoyado por otros países, que opinaron sobre el informe de seguimiento. Y es que la llamada JEP, la justicia encargada de investigar y juzgar los crímenes cometidos por los victimarios durante 50 años de guerra, está funcionando. De hecho, ha podido actuar sobre siete grandes casos, por las mismas normas de la Constitución y una ley de procedimiento que rige la JEP sobre declaración de exguerrilleros, civiles y miembros de la Fuerza Pública.

Sin embargo, esta justicia transicional carece de un marco jurídico que permita más normas y dé apoyo a los magistrados, para valorar un conflicto lleno de matices. Se trata del marco de la Ley Estatutaria de la JEP, contemplada en el Acuerdo, pero que hasta hoy no ha sido aprobada. Ergo esta legalidad no está en pleno funcionamiento.

“Reafirmamos la importancia de que Colombia promulgue cuanto antes la Ley Estatutaria de la JEP para que cuente con un marco jurídico firme para que pueda actuar de manera independiente y eficaz”, expresó en la máxima sesión de la ONU Jonathan Cohen, embajador de EE. UU. en esta instancia.

Del mismo modo lo enfatizó el organismo: este es un instrumento “necesario para garantizar que esta institución (la JEP) pueda operar con la necesaria independencia y autonomía”.

La Ley Estatuaria, estancada por la política colombiana

Durante esta sesión, Naciones Unidas también advirtió al Gobierno del presidente Iván Duque de la “incertidumbre” que supondría “reabrir” algunos puntos, sobre todo los fundamentales, del Acuerdo.

Una preocupación que siempre estuvo con la llegada de Duque a la Presidencia –cuya herencia es la del exmandatario Álvaro Uribe–, y que se reafirma con la ausencia de la Ley Estatutaria. Lo explica el medio 'El Espectador', en una sección dedicada al Acuerdo: “Para algunos expertos, (no aprobar esta ley) sería un mensaje claro del presidente sobre su desacuerdo con el proceso de paz”.

El uribismo nunca estuvo conforme con el Acuerdo alcanzado por el expresidente Juan Manuel Santos. Pero pasada esa discusión, hoy la Ley Estatutaria parece ser el argumento que bloquea la política y a los partidos colombianos. Porque a pesar de su aprobación en el Congreso, el pasado 10 de marzo Iván Duque objetó la Ley Estatuaria y propuso revisar seis puntos del Acuerdo. Las razones del presidente aludían a seis artículos de 159 de la legislación que, a sus ojos, no garantizan los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición, que son la esencia del documento.

La Cámara de Representantes rechazó las objeciones presidenciales, y ahora la Ley está pendiente de discusión en el Senado. No obstante, la decisión de Duque impidió que el marco legal especial entrara en vigor. Y así de estancada queda esta Ley que completaría el proceso de paz.

Más enfoque en la reincorporación y en la seguridad

El canciller Carlos Holmes Trujillo, representante colombiano en la presentación del informe, reiteró que “el Gobierno de Colombia reconoce y valora el trabajo y el acompañamiento de la Misión de la ONU”. Holmes Trujillo ha sido criticado por hacer algunos comentarios contrarios al Gobierno. Si bien, esta vez, defendió las objeciones de Duque, a la par que pidió “avanzar bajo los firmes pasos de una paz con la legalidad, que refuerce la implementación del Acuerdo”.

En ese sentido, durante la sesión hizo hincapié en la reintegración y en la seguridad de los excombatientes y de sus familias, así como de “quienes construyen la paz, como los líderes sociales”.

Esto precisamente le pidieron los presentes en el Consejo de Seguridad: reintegración completa de los actores armados, seguridad y dedicación con recursos financieros y técnicos. “Colombia se sitúa en un gran momento de su historia, por eso es esencial conseguir el proceso de integración en su totalidad”, dijo el representante de Francia.

Para la ONU, la paz en Colombia es un ejemplo para otros países, siempre que ciertas iniciativas no afecten a quienes en su día decidieron dejar las armas y acogerse al Acuerdo. “En un clima de incertidumbre –para las víctimas, para aquellos sujetos a la JEP, para miembros de la FARC que esperan financiación para su reintegración social y económica y para las comunidades que han sufrido el conflicto– la mayor incertidumbre sería reabrir los puntos centrales del Acuerdo de Paz”, sentenció el jefe de la Misión de Verificación, Carlos Ruiz Massieu.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.