Saltar al contenido principal

Turismo, apuestas y más cabos sueltos: el legado de Juego de Tronos está lejos de acabarse

El Trono de Hierro es exhibido en el set de televisión de Titanic Quarter en Belfast, Reino Unido, el 24 de junio de 2014.
El Trono de Hierro es exhibido en el set de televisión de Titanic Quarter en Belfast, Reino Unido, el 24 de junio de 2014. Phil Noble / archivo Reuters

El domingo 14 de abril se estrena la que han anunciado como la última temporada de la serie de HBO. Mientras los aficionados hacen sus apuestas, muchos siguen buscando la forma de sacarle provecho a este fenómeno mediático.

Anuncios

Seis capítulos finales. El más corto durará 54 minutos y el más largo, 82. George R. R. Martin tenía 58 años cuando publicó el libro "A Game of Thrones" en 1996. Entonces la editorial acordó con el autor una trilogía, pero la historia creció a expensas de él y sus editores.

En 2016, los guionistas de la serie de televisión basada en su novela lo dejaron atrás. Martin no pudo cumplir con la fecha de cierre que había acordado con la cadena televisiva HBO para que tuvieran tiempo de adaptar el libro "The Winds of Winter" (todavía sin publicar y que corresponde a la sexta temporada). Por eso hoy, a sus 70 años, el escritor estadounidense mira de lejos el estreno de la octava temporada de la exitosa serie de televisión, mientras se concentra en la escritura de los dos últimos tomos de la saga que todavía no tienen una fecha de lanzamiento.

En una entrevista concedida esta semana a la revista Hollywood Reporter, Martin opinó que esta no debería ser la última temporada y apuntó que si bien para muchos la historia terminará en las próximas semanas, para él continúa. "Creo que estaré andando alrededor de Westeros cuando todos los demás se hayan ido", comentó.

El turismo en tiempos de Westeros, desde Croacia hasta Irlanda del Norte

La historia no solo ha sido un éxito editorial y televisivo. En los nueve países en los que ha sido rodada ha dejado huella: el turismo, la mercadotecnia asociada a la serie y hasta la industria cinematográfica paralela a la producción se han visto beneficiadas.

King’s Landing, la ciudadela ficticia donde en la historia se encuentra el Trono de Hierro fue escenificada en Dubrovnik, al sur de Croacia. Hasta allá llegan cientos de turistas atraídos, en parte, por las locaciones donde se rodaron emblemáticas secuencias de la serie. Algunos recrean el "Corredor de la Vergüenza" en las Escaleras de los Jesuitas, unas escalinatas que conducen a una iglesia de esa congregación religiosa y en las que algunos turistas se quitan la ropa mientras sus acompañantes le gritan "Shame! Shame!" ("vergüenza", en inglés, en referencia a un castigo que sufrió la reina madre Cersei al final de la quinta temporada).

El guía turístico Ivan Vukovic le pide a los visitantes que eviten gritar muy duro o desvestirse en ese lugar. Cuenta que sin duda la serie ha traído beneficios para el sector turístico de la ciudad, pero reconoce que muchos extrañan la paz de otros días o el encanto histórico de la fortaleza. En cualquier caso, el guía prefiere no usar su camiseta que dice "Dubrovnik es más que Kings’ Landing" para evitarse malas calificaciones en Trip Advisor.

La oficina de turismo de la ciudad croata no ha dimensionado el impacto de la serie, pero según un estudio del Instituto de Economía en Zagreb, entre 2012 y 2015, Juego de Tronos llevó a "la perla del Adriático" a 244.000 turistas más de los habituales que gastaron 126 millones de euros.

En Belfast, Irlanda del Norte, han experimentado un auge similar. John McGrillen, director de Turismo del país, estima que uno de cada seis turistas que llegan hasta allá visitan los sets de Juego de Tronos. En su territorio se han rodado muchos de los episodios del reino del Norte, Winterfell y el Muro.

"Esto ha incrementado los visitantes que teníamos aquí", dice McGrillen, y añade que "eso significa que la gente está gastando dinero, que crea empleo, y eso tiene un beneficio significativo desde un punto de vista económico".

Westeros: episodio 1, el spin-off o precuela en camino

En octubre de 2014, George R.R. Martin publicó "The world of ice and fire" ("Un mundo de hielo y fuego"), una narración que sienta los orígenes de Westeros, miles de años antes de que Jon Snow, Cersei Lannister y Daenerys Targaryen entraran en la historia ficticia. Y en noviembre pasado, el autor publicó "Fire and blood" ("Fuego y sangre"), que cuenta los orígenes de la casa Targaryen.

Para muchos, hay suficiente material para una precuela. Y el autor, de la mano con HBO, ha venido trabajando para definir cuál será el guión. "No han empezado a rodar aún", le confesó Martin a la revista Hollywood Reporter, "pero se están acercando mucho a eso. Tienen un gran director y un elenco increíble. Los he seguido de cerca".

Por ahora, la atención está centrada en la que HBO anuncia como la última temporada de la serie. Como parte de la campaña de estreno de los seis capítulos finales, HBO desarrrolló una adaptación de realidad aumentada para la aplicación Snapchat.

La expectativa es tal, que en la Universidad Técnica de Múnich un grupo de estudiantes desarrolló una aplicación para analizar qué personajes tienen más probabilidades de sobrevivir. Con ayuda de inteligencia artificial, desarrollaron un algoritmo que indaga en internet los análisis y descripciones de los personajes y de esta manera determinan quién tiene los rasgos que se necesitan para mantenerse con vida. Pero más allá del final, los seguidores de la serie pronostican que habrá sorpresas en cada capítulo del cierre de la saga.

La serie, creada por David Benioff y D. B. Weiss, se estrenó el 17 de abril de 2011 y se emite en 207 países y territorios. Las siete primeras temporadas recibieron 47 premios Emmy y 1 Globo de Oro, entre otros galardones. Solo en Estados Unidos, la primera temporada tuvo una audiencia media de 9,3 millones de telespectadores, una cifra que fue creciendo hasta llegar a los 32,8 millones que tuvo la séptima temporada.

Con AFP, Reuters y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.