Saltar al contenido principal

Pompeo llega a Perú en su tour para presionar a Maduro y en Venezuela continúan las marchas

 El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, asiste a una conferencia de prensa con el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Nestor Popolizio, en el Palacio de Gobierno en Lima, Perú, 13 de abril de 2019.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, asiste a una conferencia de prensa con el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Nestor Popolizio, en el Palacio de Gobierno en Lima, Perú, 13 de abril de 2019. Henry Romero / Reuters

Mientras el gobierno de Estados Unidos hace gira por Latinoamérica para buscar respaldo en su postura contra el presidente Nicolás Maduro, en Venezuela siguen las marchas

Anuncios

El secretario de Estado de Estados Unidos visitó dos países latinoamericanos en un solo día en medio de una gira relámpago para fortalecer su postura contra el gobierno de Nicolás Maduro. Agradeció a Paraguay y a Perú por recibir los migrantes venezolanos y mantener la presión internacional.

Desde el palacio de Gobierno en Lima, Pompeo dijo que Perú sufre los efectos del gobierno de Nicolás Maduro y destacó la ayuda económica que su país brinda para lidiar la crisis: “Hoy Perú está recibiendo a más de 700.000 refugiados en Venezuela” y agregó que su país dio “más de 30 millones de dólares de ayuda” para proteger esos migrantes.

Desde Paraguay su discursó había sido igual de duro: “como miembro del Grupo de Lima, Paraguay se encuentra entre los líderes de nuestro hemisferio a la hora de defender la democracia y a la hora de llamar a Maduro por lo que realmente es: un tirano hambriento de poder que ha traído la ruina a su país y su gente.”

El día anterior desde Chile, Pompeo había acusado a China de servir al colapso económico de Venezuela al financiar el gobierno de Maduro. Y dijo que la presencia de las tropas rusas en Venezuela eran una “provocación obvia.”

Continúa la batalla de manifestaciones en Caracas

Miembros de la milicia gritan consignas durante una ceremonia para conmemorar el 17 aniversario del regreso al poder del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, después de un intento de golpe de Estado y el Día de la Milicia Nacional en Caracas, Venezuela, 13 de
Miembros de la milicia gritan consignas durante una ceremonia para conmemorar el 17 aniversario del regreso al poder del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, después de un intento de golpe de Estado y el Día de la Milicia Nacional en Caracas, Venezuela, 13 de Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Mientras Pompeo solidifica apoyos dentro de los miembros del Grupo de Lima, las calles de Venezuela vive otro día de manifestaciones de lado y lado.

El presidente Nicolás Maduro se dirigió a las milicias y a la cúpula militar con motivo del aniversario número 17 del fallido golpe de estado contra el entonces presidente Hugo Chávez. En su discurso dijo que va a expandir las milicias civiles a un millón de miembros y llamó a su contraparte una marioneta de Estados Unidos, incluso comparó el golpe de estado de Carmona con lo sucedido con Guaidó.

Maduro además dijo que espera que al final del año las milicias lleguen a tres millones y las arengó a trabajar en la producción alimentaria a través de actividades de agricultura.

Por su parte el líder de la oposición, Juan Guaidó, visitó el estado de Zulia, que es uno de los más afectados por las fallas en el servicio de electricidad. Guaidó es reconocido como el presidente legítimo por Estados Unidos y por lo menos 50 países, que argumentan que las elecciones de 2018 que ganó Maduro fueron un fraude.

Pero mientras las manifestaciones se repiten en Venezuela, la crisis humanitaria se agudiza. Al colapso económico, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, se suma la crisis energética. En Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza y escenario clave, decenas de venezolanos pasan por trochas para comprar velas y plantas de energía.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.