Saltar al contenido principal

Informe de inteligencia detalla el uso de armas francesas en la guerra de Yemen

Tanques Leclerc franceses, de la coalición liderada por Arabia Saudita, desplegados en el distrito de Dhubab el 7 de enero de 2017 en Yemen.
Tanques Leclerc franceses, de la coalición liderada por Arabia Saudita, desplegados en el distrito de Dhubab el 7 de enero de 2017 en Yemen. Saleh Al-Obeidi, AFP

La filtración de un documento de los servicios de inteligencia pone en evidencia el uso de armamento de fabricación francesa por parte de Arabia Saudita en Yemen, lo cual había sido desmentido por París.

Anuncios

Tanques Leclerc, proyectiles, aviones cazas Mirage 2000-9, radares Cobra, blindados Aravis, helicópteros Cougar y Dauphin, fragatas de tipo Makkah, una corbeta lanza-misiles de tipo Bayunnah o cañones Caesar, esa es la lista del material militar usado en la polémica guerra que libra Arabia Saudita junto a sus aliados en Yemen.

El sitio de investigación 'Disclose.ngo' reveló este lunes 15 de abril los frutos de "varios meses de investigación" que cuestionan el relato oficial sobre el negocio armamentístico con los reinos del Golfo. Repasando la trayectoria del arsenal 'Made in France' entorno al conflicto en Yemen, los periodistas pudieron determinar, en parte gracias a un documento realizado por los servicios de inteligencia en septiembre pasado, que lo vendido por Francia sirve hasta para apuntar a zonas habitadas por civiles.

Las armas de guerra sirven para la guerra, pero más allá de lo evidente, los países exportadores de armas enfrentan cuestiones de ética y de coherencia ante sus propios principios. Además de la crisis humanitaria que destapó la guerra en Yemen, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi por agentes sauditas reanudó el debate acerca de este comercio, opaco, pero altamente lucrativo. Mientras tomó fuerza el debate en Estados Unidos y luego de que Alemania suspendiera sus ventas, Francia eludió lo más que se pudo el tema.

"Desde el inicio del conflicto en Yemen, Francia ha adoptado un mecanismo muy específico en el que todas las ventas de equipo militar se analizan caso por caso sobre la base de criterios reforzados que reflejan el respeto por el derecho internacional humanitario y el riesgo de daño a las poblaciones civiles", afirmaba Emmanuel Macron en abril de 2018, junto al príncipe heredero al trono del reino wahabita, Mohammed Bin Salman. Pero las últimas revelaciones comprueban que esta actitud cautelosa ha correspondido más a una postura ante la opinión pública.

Entregas en pleno conflicto y muertes civiles

Los periodistas de 'Disclose' cruzaron los datos que consiguieron con los de la ONG Acled sobre muertes civiles en el conflicto yemení y pudieron así determinar que 35 civiles murieron en bombardeos que ocurrieron en zonas al alcance de piezas de artillería de concepción francesa, entre marzo de 2016 y diciembre de 2018. Los mismos servicios de inteligencia estimaron a 436.370, el número de civiles en Yemen potencialmente afectados por proyectiles disparados desde la frontera con Arabia Saudita.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Estrella de la industria francesa de armas, el propulsor de obuses Caesar ha servido a los sauditas de fuerza de ataque hacia los bastiones de los rebeldes hutíes. Son en total 48 vehículos de este tipo diseminados en las zonas fronterizas.

El Caesar es fabricado por Nexter, una firma sostenida al 100% por el Estado francés y sintomática de la mezcla turbia entre élites políticas e industria armamentística. Cada contrato beneficia de un seguimiento especial, o incluso de un impulso clave del Gobierno. En 2017, luego de su fusión con la empresa alemana KMW, recibió unos 1.630 millones de euros en pedidos.

'Disclose' revela que, en plena guerra en Yemen, en 2018, se concretó una venta de artillería Caesar, que fueron expedidas lo más discretamente posible a Arabia Saudita. De hecho, la ministra de Defensa, Florence Parly, aseguraba en octubre de 2018 que Francia no tenía "negociación en curso" con ese país, aunque los oficiales definían precisamente durante este periodo los detalles de la entrega. En enero pasado, la misma ministra afirmaba que París no había "vendido recientemente ningún arma que pudiera ser utilizada en el marco del conflicto yemení".

"Una mentira de Estado fue desvelada", afirmó en las redes sociales el opositor Julien Bayou al tiempo que la diputada de izquierda Clémentine Autain instó al Ejecutivo a "responder urgentemente de sus actos". "Las armas francesas (…) están ubicadas esencialmente en posición defensiva", replicó la oficina del primer ministro, "no tenemos conocimiento de víctimas civiles resultantes de su utilización en el escenario yemení".

Desde 2015, el conflicto en Yemen dejó por lo menos a 10.000 civiles muertos, en medio de una crisis que empujó a millones de personas al borde de la hambruna.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.