Saltar al contenido principal

Según el Gobierno, Notre Dame se salvó por media hora

Interior de la catedral de Notre-Dame de París, un día después del incendio del 15 de abril que la devastó.
Interior de la catedral de Notre-Dame de París, un día después del incendio del 15 de abril que la devastó. AFP

Las autoridades alabaron el actuar de los bomberos que permitieron salvar a último momento esta joya del patrimonio. Notre Dame sigue de pie y sus tesoros fueron preservados, pese a la destrucción sin precedentes que dañó su armazón secular.

ANUNCIOS

Las imágenes del dantesco incendio que azotó la Catedral de Notre Dame de París siguen en la retina de Francia y del mundo. El edificio, inamovible pieza del paisaje de la capital francesa, estuvo en riesgo de destrucción completa.

Las llamas habrían podido acabar con este monumento que ha sido un lugar sagrado de la comunidad cristiana. Ubicado en el epicentro político y religioso de la ciudad, donde los primeros reyes de instalaron, Notre Dame (Nuestra Señora) es un emblema de la superposición de los tiempos.

Desapareció casi por completo el "bosque", el esqueleto de madera de la iglesia, que contaba aún con columnas provenientes de 24 hectáreas de robles cortados durante los siglos XII y XIII.

Lamentan la pérdida del techo, de un valor incalculable

Un armazón que "no es restaurable", explicó a 'France Info' Bertrand de Feydeau, el vicepresidente de la Fundación para el Patrimonio, la entidad que ya inició la recaudación de fondos para la reconstrucción de la catedral. "Ya no tenemos árboles de semejante tamaño en nuestro territorio (…) constituían un bosque primario", una clase de bosque que desapareció de Francia y de casi la totalidad de Europa.

Sueño de cualquier carpintero, la armadura de Nuestra Señora era conformaba por soportes únicos, provenientes de árboles que tenían hasta 300 o 400 años cuando fueron cortados, los primeros entre 1160 y 1170. Así que la generosa donación prometida por un empresario del sector de la madera no permitiría remplazar el material perdido en el techo.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Por su parte, la aguja de 93 metros erigida bajo la dirección de Viollet-le-Duc en 1843 cayó en picada sobre lo que restaba del techo. Fue en la base de esta edificación, a 50 metros del suelo, que habría empezado el incendio, por causas al parecer accidentales, pero aún desconocidas. En el momento que las llamas y el humo de Notre Dame invadían el cielo parisino, el pesimismo reinaba sobre la suerte del templo.

La preservación de su integridad "se jugó en un cuarto de hora o media hora", según Laurent Nuñez, secretario de Estado, quien resaltó la valentía de los bomberos que lucharon toda la noche. "Una veintena de funcionarios, poniendo en peligro sus vidas, entraron en las dos torres para abordar el fuego desde el interior y eso permitió salvar el edificio", detalló el funcionario.

Lo peor fue evitado. Pero el oficial precisó que sigue viva la preocupación por "la seguridad del edificio", ya que se detectaron "algunos puntos vulnerables". Milagrosamente, la mayor parte de la bóveda resistió al siniestro al igual que el transepto y así no se desfiguró irreparablemente el edificio.

Informe desde París: según el Gobierno, Notre Dame se salvó por poco

Obras salvadas mientras las llamas consumían a la catedral

No obstante, los principales tesoros se encontraban adentro. Entre estos, la Corona de espinas y la túnica de San Luis. Estas reliquias inestimables del cristianismo fueron extraídas del lugar en pleno cataclismo gracias a la colaboración entre los servicios de emergencia y funcionarios, quienes por medio de una "cadena humana" sacaron lo que se pudo.

Salvadas del fogón, numerosas piezas fueron trasladas hacia el edificio principal de la Alcaldía de París, y serán luego enviados al Museo del Louvre. Pero falta proseguir el proceso de inspección para realizar un balance de las pérdidas.

Numerosas obras de arte como grandes pinturas de la Edad Moderna no pudieron ser desenganchadas de las paredes y se desconoce su estado.

Material fotográfico muestra que resistieron gran parte de las ventanas, los vitrales y los rosetones construidos en el siglo XIII, que habrían sido afectados sin perder la esencia de su belleza. Otros tesoros, las estatuas de los 12 apóstoles y los cuatro evangelistas habían sido bajadas para ser restauradas, así que reposaban lejos mientras ocurría el incendio.

Con sus cinco teclados y cerca de 8.000 tubos, el mayor órgano de Notre Dame, cuya construcción empezó en 1401, se preservó a pesar de que se le cayó el techo encima, al igual que el altar de la catedral que se mantuvo casi intacto en medio de una nave que los primeros testigos que entraron describieron como parecido a un lugar "bombardeado".

Con AFP y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.