Saltar al contenido principal

Argelia: tras protestas y dimisión del presidente del Consejo Constitucional, el Ejército busca solucionar la crisis

Un grupo de estudiantes protestan contra el gobierno en Argelia, el 16 de abril de 2019.
Un grupo de estudiantes protestan contra el gobierno en Argelia, el 16 de abril de 2019. Mohamed Messara / EFE

Mientras las protestas antigubernamentales continúan en Argelia, el Ejército asegura que busca una solución a la crisis y el Consejo Constitucional intenta mantener el orden tras la dimisión de su presidente.

ANUNCIOS

Luego de que Tayeb Belaiz, el presidente del Consejo Constitucional, presentara su renuncia al jefe de Estado interino Abdelkader Bensalah, y de que las protestas antigubernamentales continuaran, el Ejército reiteró su intención de encontrarle una solución a esta crisis política en la "mayor brevedad".

En medio de las tensiones, Ahmed Gaid Salah, jefe del Estado Mayor del Ejército, aseguró que la institución castrense busca "acompañar" el período de transición del país africano, "y a las instituciones del Estado", para culminar la que describe como una situación "excepcional y compleja” que no puede durar más.

Salah indicó que la prioridad para el cuerpo militar, en este momento, es el mantenimiento de una “solución constitucional”. Sin embargo, no excluyó cualquier otra alternativa a las tensiones que vive la nación desde hace más de cuatro semanas.

Policías antidisturbios mientras se enfrentaban a manifestantes durante una protesta contra el presidente interino, Abdelkader Bensalah, en Argelia el 12 de abril 2019.
Policías antidisturbios mientras se enfrentaban a manifestantes durante una protesta contra el presidente interino, Abdelkader Bensalah, en Argelia el 12 de abril 2019. Mohamed Messara / EFE

Aunque el Ejército dice respetar las disposiciones constitucionales para acompañar el esperado proceso de transición política, el general asegura que el tiempo se está agotando para superar las dificultades.

Salah exhortó al pueblo a no encabezar disturbios ni manifestaciones violentas como las que se registraron el 12 de abril, cuando agentes de la Policía utilizaron balas de caucho y gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

"La realización de esos objetivos requiere varios pasos que necesitan de la paciencia, la comprensión y el rechazo de toda forma de violencia. Hemos dado instrucciones claras para la protección de los ciudadanos, especialmente en las manifestaciones. Esperamos por parte de nuestro pueblo evitar el uso de la violencia, preservar los bienes públicos y privados y evitar obstaculizar los intereses de los ciudadanos", expresó Ahmed Gaid Salah.

En este contexto de transición, el jefe del Ejército también urgió a la justicia argelina sobre las investigaciones de corrupción de bienes públicos y otros hechos, acusando en concreto al antiguo jefe de la Inteligencia militar, el general Mohamed Medienn. Según Salah, este habría participado en reuniones secretas para preparar un plan para "socavar la credibilidad del Ejército y burlar las demandas legítimas del pueblo".

Un pueblo al que no le basta la renuncia de Belaiz ni cualquier sombra que recuerde al expresidente Abdelaziz Bouteflika, quien dimitió el pasado 2 de abril por la presión popular y así abandonó 20 años de poder. Muchos argelinos desean la salida de todas las personas del anterior Gobierno y la cancelación de las próximas elecciones presidenciales.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.