Saltar al contenido principal

Sudán: el presidente Omar al-Bashir fue trasladado a prisión

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, pronuncia un discurso en el Palacio Presidencial en Jartum, el 22 de febrero de 2019.
El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, pronuncia un discurso en el Palacio Presidencial en Jartum, el 22 de febrero de 2019. Mohamed Nureldin Abdallah / Reuters

El presidente depuesto al-Bashir fue trasladado a una celda en la capital de Sudán, Jartum. Uganda le ofreció asilo al líder sudanés a pesar de haber sido acusado por la Corte Penal Internacional (CPI)de crímenes cometidos durante su mandato.

Anuncios

Desde que fue retirado por las fuerzas armadas el pasado 11 de abril, Bashir estuvo detenido en la residencia presidencial dentro del complejo que también alberga el Ministerio de Defensa, custodiado por el ejército.

Después de seis días de detención, fue trasladado bajo estrictas medidas de seguridad a una celda de Kobar en Jartum el presidente depuesto de Sudán al-Bashir. El mandatario tendrá una prisión permanente aislada, informaron familiares del lídr sudanés a agencias internacionales.

Uganda se ofrece como protector de Omar Al-Bashir

Okello Oryem, ministro de asuntos exteriores de Uganda, dijo desde Kampala a la agencia de noticias Reuters, que su país está dispuesto a ofrecer asilo político al derrocado líder sudanés Omar al-Bashir: "Uganda no se disculparía en absoluto por considerar una solicitud de Bashir".

Oryem dijo que Bashir aún no se había comunicado con el Gobierno de Uganda para buscar un posible refugio, pero manifestó que no había ningún problema en vincularlo a este tipo de amparo.

Bashir enfrenta una orden de captura de la Corte Penal Internacional por la muerte de aproximadamente 300,000 personas durante una insurgencia en la región occidental de Darfur en Sudán en 2009. El líder sudanés deberá responder por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Aún la CPI en La Haya no se ha pronunciado sobre el tema. Los estados miembros de la CPI, que incluyen a Uganda, están obligados a entregar a los acusados que ingresan a su territorio.

Manifestantes y Estados Unidos se oponen a un gobierno militar de transición

Después de gobernar el país africano durante 30 años, Al-Bashir fue depuesto como respuesta a una oleada de protestas en su contra. La Junta Militar anunció entonces, un estado de emergencia de tres meses, un alto el fuego en todo el país y la suspensión de la constitución. Con estas medidas, también fue declarado un período de gobierno militar de dos años seguido por elecciones.

A pesar del anuncio de la expulsión del mandatario Al-Bashir en Sudán, las protestas y los enfrentamientos con la fuerza pública continúan. Decenas de miles de sudaneses rechazan la conformación de un gobierno militar de transición, piden la renuncia de la cúpula militar y demandan la instauración de un nuevo Gobierno civil.

A su vez, Estados Unidos aseguró que no retirará a Sudán de la lista de patrocinadores del terrorismo hasta que los militares dejen el poder.

Washington levantó un embargo comercial de 20 años contra Sudán en 2017 y estaba en el proceso de conversaciones para retirarlo de esta lista negra, cuando el ejército tomó el control del país. Razón por la cual, la administración Trump suspendió la siguiente ronda de diálogos, programada para finales de abril.
Sudán fue designado como patrocinador estatal del terrorismo en 1993 bajo el mandato del expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y lo aisló de los mercados financieros del mundo.

Ihab Osman, presidente del Consejo Empresarial de los Estados Unidos y Sudán, dijo que era importante que Estados Unidos y sus aliados, Gran Bretaña y Francia, mantuvieran la presión sobre los militares.

El Gobierno de Trump ha reiterado que es importante que se respete la voluntad de la gente y que se permita una transición pacífica al pueblo sudanés. Además que las restricciones a Sudán siguen vigentes.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.