Saltar al contenido principal

Duelo entre socialdemócratas y conservadores en las presidenciales de Macedonia del Norte

Seguidores del SDSM en concentraciones en el centro de Skopje, muy cerca a otra manifestación de la líder y candidata de la oposición Gordana Siljanovska Dafkova. Skopje, Macedonia del Norte. 20/04/2019.
Seguidores del SDSM en concentraciones en el centro de Skopje, muy cerca a otra manifestación de la líder y candidata de la oposición Gordana Siljanovska Dafkova. Skopje, Macedonia del Norte. 20/04/2019. Ognen Teofilovsk / Reuters.

Como un duelo histórico son percibidas las elecciones presidenciales en el que el Gobierno socialdemócrata y la oposición conservadora se enfrentan después de que el Parlamento cambió el nombre del país a Macedonia del Norte.

ANUNCIOS

Cuando la Unión Socialdemócrata de Macedonia (SDSM) formó el Gobierno en 2017, después de 11 años de mandato de la oposición, el primer ministro, Zoran Zaev, prometió que el país viviría un crecimiento económico sin precedentes y mejorarían los indicadores de democracia y derechos humanos, pero a cambio los ciudadanos vieron como el país cambió de nombre y se aproxima a una admisión definitiva en la OTAN, aspectos que parece no satisfacer las expectativas creadas.

Es por esto que los comicios presidenciales son un verdadero termómetro político que medirá al SDSM que será castigado o recompensado por los votantes, tras dos años intensos gobernando la nación balcánica en los que ha chocado de frente con la opinión pública por sus desaciertos.

El primer traspié llegó cuando el SDSM se enfrentó a los conservadores y la mayoría de los ciudadanos rechazaron participar en un referendo en el que eran preguntados si apoyaban o no el ingreso del país en la OTAN y en la Unión Europea, así como un cambio de nombre a través de un acuerdo con la vecina Grecia, con la que tiene disputas históricas.

A pesar del fracaso que representó la consulta con casi 15 puntos por debajo del padrón necesario, el primer ministro Zoran Zaev, decidió continuar con sus planes, entre ellos el cambio de nombre, tras una negociación entre Skopje y Atenas que llevó a una reconciliación entre los dos países.

Macedonia del Norte contra el antiguo establecimiento

Los candidatos presidenciales son el socialdemócrata Stevo Pendarovski, la conservadora Gordana Siljanovska Davkova y el político de etnia albanesa, Blerim Reka, apoyado por los principales partidos de esta minoría que tiene presencia en esa nación.

El eje de la campaña ha sido, por supuesto, el cambio de nombre del país y el ingreso a la OTAN, firmado el pasado mes de febrero por Macedonia del Norte para ser parte de la Alianza Atlántica en calidad de invitado en la fase inicial.

Según afirma la agencia EFE, el candidato socialdemócrata respalda el cambio de nombre, pero su rival conservadora lo considera como una “capitulación nacional” aunque dichos calificativos puedan poner en riesgo la membresía en la alianza en la OTAN y también en una posible entrada en la Unión Europea con la que comienzan las negociaciones en junio.

A lo largo de la campaña, los candidatos han intercambiado fuertes comentarios sobre asuntos que preocupan a los ciudadanos como el lento crecimiento económico del país, acusaciones de nepotismo, corrupción y la parcialidad del poder judicial que no resulta confiable para el normacedonio de a pie.

Bajo desempeño económico y corrupción

Macedonia del Norte, país que perteneció a la entonces Yugoslavia, es hoy en día uno de los países más pobres de Europa, con una media salaria de 400 euros y un desempleo que llega al 19%, pese a que, tras su llegada al poder, el SDSM prometió que con el apoyo de la Unión Europea y Estados Unidos, el crecimiento económico sería fuerte.

Por otro lado, la corrupción sigue siendo un mal heredado de los gobiernos anteriores y del antiguo sistema socialista que tuvo el país cuando era un Estado federado dentro de Yugoslavia. Para Siljanovska, del conservador VMRO-DPMNE, la entrada en prisión de varios cargos del anterior Gobierno está aún muy viva en el recuerdo colectivo de todos los normacedonios.

De acuerdo con encuestas que publican tanto la agencia EFE como Reuters, Pendarovski podría contar con el 27,2 % de la intensión de voto, sobre un 23,5% de Siljanovska y finalmente Reka con el 11 %, mientras que otro 23% de los encuestados asegura que no acudirá a las urnas por considerar que las propuestas de los candidatos no solucionarán los problemas reales del país.

Este panorama deja sobre la mesa la posibilidad de poner en riesgo la validez de los comicios que podrían no alcanzar una participación requerida del 40% para ser considerado como válidos por la autoridad electoral.

EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.