Saltar al contenido principal

Egipcios votan referendo constitucional que extendería el mandato de al-Sisi hasta 2030

Dos egipcios buscan nombres en un manifiesto de votantes para encontrar los respectivos colegios electorales para votar en un referendo sobre enmiendas constitucionales, en una escuela del barrio de Shubra, en el norte de la capital, El Cairo, Egipto, el 20 de abril de 2019.
Dos egipcios buscan nombres en un manifiesto de votantes para encontrar los respectivos colegios electorales para votar en un referendo sobre enmiendas constitucionales, en una escuela del barrio de Shubra, en el norte de la capital, El Cairo, Egipto, el 20 de abril de 2019. Khaled Desouki / AFP

Los partidarios de al-Sisi dicen que los cambios son necesarios para darle más tiempo para terminar grandes proyectos de desarrollo y reformas económicas. Sus críticos aseguran que concentrará más poderes y devolverá a Egipto un modelo autoritario.

ANUNCIOS

¿Un presidente con delirios de poder o con la visión de construir país? La respuesta final la tendrán los egipcios que desde este sábado 20 hasta el 22 de abril acuden a las urnas para decidir si aceptan o no los cambios introducidos en la constitución para ampliar potencialmente el mandato de Abdel Fattah al-Sisi hasta 2030. Los centros de votación ya abrieron. El mismo presidente, a primera hora de la mañana, depositó su voto en el colegio Al Shahid Mustafa Yousri, en el barrio de Heliópolis, al este de El Cairo.

Dos semanas atrás, el Parlamento aprobó por una abrumadora mayoría una reforma constitucional que, de ser ratificada popularmente, permitirá al presidente ampliar su periodo de gobierno de cuatro a seis años y postularse nuevamente por un tercer período de seis años más en 2024. De acuerdo con la Carta Magna aprobada en 2014, al-Sisi debería abandonar el cargo en 2022, tras cumplir dos mandatos de cuatro años, pero con un legislativo dócil, controlado por partidos afines al mandatario, no había forma de esperar otro resultado.

Esta controvertida votación es una prueba que medirá la popularidad del hombre fuerte de Egipto, minada por las medidas de austeridad económica que ha implementado desde 2016. De recibir el apoyo de los ciudadanos, las enmiendas también le otorgarán al presidente el control sobre la designación de jueces principales y el fiscal; y le facultaría para dar mayor poder a los militares bajo el argumento de defender "la constitución, la democracia, la composición fundamental del país y su naturaleza civil".

France 24

A las urnas, que cerrarán a las 21.00 hora local (19.00 GMT), están llamados más de 55 millones de personas. Los partidarios de al-Sisi dicen que los cambios son necesarios para darle más tiempo para completar grandes proyectos, especialmente, en materia económica. Egipto enfrenta una enorme dificultad para mantener estables sus finanzas. La inversión extranjera directa se redujo en 2018 en comparación al año pasado. El crecimiento del PIB impulsado por la producción energética y los proyectos de construcción que promueve gobierno se ven afectos por el considerable crecimiento de la población

El exmariscal todavía no ha logrado disminuir las altas cifras de desempleo juvenil y la inflación de dos dígitos que ha moldeado una economía frágil, poco atractiva para los inversores, teniendo en cuenta el amplio margen de maniobra que tienen los militares en este campo, gracias al presidente. Opositores a su gobierno, sin embargo, no creen en sus consignas. Dicen que esta oportunidad consolidará aún más los poderes que ha ido adquiriendo con el tiempo y devolverán al país un carácter autoritarito que intentó expulsar con los movimientos de la Primavera Árabe.

Un controvertido referendo con “graves implicaciones”

Al-Sisi llegó al poder después de encabezar, como ministro de defensa, la destitución del exmandatario Mohamed Mursi de la Hermandad Musulmana en 2013 en los oscuros años posteriores a las protestas que derrocaron al dictador egipcio Hosni Mubarak, que llevaba 30 años en el poder en 2011.

Así, al-Sisi fue elegido como presidente un año después y triunfó en las urnas para continuar un segundo mandato de cuatro años el año pasado. Bajo su mandato, Egipto ha sido testigo de una ofensiva contra la disidencia que los grupos de derechos humanos dicen que no tiene precedentes en su historia reciente. Los medios de comunicación y las redes sociales están estrechamente controlados por el oficialismo y las mujeres y la comunidad LGBTI ha sido fuertemente atacada durante su presidencia.

Lina Khatib, jefa del Programa de Oriente Medio y Norte de África de Chatham House, dijo que las enmiendas "allanan el camino para una toma de poder" por parte de al-Sisi. "Esto tiene graves implicaciones para las perspectivas de democracia en Egipto en el mediano plazo y dificulta que las voces políticas alternativas se opongan al poder en el largo plazo", agregó.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

El parlamento de 596 integrantes, dominado por los partidarios de al-Sisi, aprobó las enmiendas el pasado 16 de abril, votando por 531 a 22 a favor.

A pesar de toda la publicidad que el mandatario ha desplegado en las calles de la capital y en todo el país, donde quiere convencer a la gente de “votar por la estabilidad y la seguridad”, algunas personas no lo ven así. "¿Votar? ¿Votar por qué?" preguntó a un conductor de carruajes que estaba sentado en un café en un barrio de clase trabajadora de El Cairo. "No hará una diferencia", dijo el hombre de 67 años, quien se negó a dar su nombre. "Déjalo a Dios".

Los críticos temen que con estas reformas se vuelva a una militarización del estado. Al-Sisi, un convencido islamista, ha dejado por fuera los grupos étnicos y religiosos que no pertenezcan al islamismo y ahora, tiene la oportunidad de continuar en el poder, una puesta que, en medio de la inestabilidad política en la región con la caída de varios mandatarios, parece contar con la bendición de Estados Unidos.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.