Saltar al contenido principal

El informe Mueller, un arma política difícil de manejar contra Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de embarcar en el Marine One en su camino hacia su finca de Mar-a-Lago en West Palm Beach, Florida, luego de la publicación del informe Mueller, en los jardines de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 18 de abril de 2019.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de embarcar en el Marine One en su camino hacia su finca de Mar-a-Lago en West Palm Beach, Florida, luego de la publicación del informe Mueller, en los jardines de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 18 de abril de 2019. Carlos Barria / Reuters

Los demócratas emitieron una citación para que el Departamento de Justicia permita un acceso total al informe de Robert Mueller sobre la trama rusa. Aseguran que persisten dudas sobre una posible obstrucción a la justicia por parte del presidente.

ANUNCIOS

Es una bomba de 448 páginas que explotó en el mundo político estadounidense el jueves 18 de abril. El informe Mueller, aún permanece censurado, por lo cual Jerrold Nadler, el jefe del Comité Judicial de la Cámara Baja, emitió una citación para que el Departamento de Justicia permita el acceso completo al resultado final de dos años y medio de investigación.

El documento comenzó a ser examinado en el Congreso y en todas las salas de redacción del país para determinar si las conclusiones sobre los vínculos entre el equipo de campaña de Donald Trump y Rusia fueron debidamente presentadas por William Barr, el fiscal general.

Barr había repetido unas horas antes de la publicación del informe que las pruebas acumuladas por el fiscal especial Robert Mueller no permitían iniciar un proceso judicial por conspiración con Rusia u obstrucción de la justicia, exonerando así al presidente Trump. ¿Fin de la historia? Seguramente no.

Robert Mueller le tiende una mano a los demócratas del Congreso

"En realidad, esto es solo el comienzo", dijo Jean-Éric Branaa, experto en Estados Unidos de la Universidad de París II, contactado por France 24. Primero, porque Robert Mueller ofreció una oportunidad al Congreso para continuar centrándose en el aspecto de la obstrucción de la justicia en la investigación.

El fiscal especial dijo que si su equipo no lograba resolver este problema, los congresistas podrían "aplicar al presidente la ley sobre la obstrucción de la justicia, de conformidad con el principio de equilibrio de poderes". El informe incluso proporciona una lista de diez ejemplos en los que Donald Trump se ha acercado peligrosamente al delito de obstrucción de la justicia.

Queda por ver si la Cámara de Representantes, donde los demócratas tienen la mayoría, aprovechará esta oportunidad. Para hacer esto, deben comenzar un procedimiento de juicio político. Los congresistas tendrían entonces una ventaja sobre la oficina del fiscal especial: Robert Mueller no se pronunció sobre la obstrucción de la justicia porque sentía que "no tenía pruebas suficientes para comprobar (…) que Donald Trump intentó cometer este delito.

Pero como se trata de un proceso político y no jurídico, los parlamentarios no tendrían que comprobar la intención, sino simplemente constatar que la obstrucción de la justicia se haya llevado a cabo", explica Jacob Maillet, especialista en derecho constitucional de América del Norte en el Laboratorio de Investigación sobre Culturas Inglesas del CNRS, contactado por France 24.

Sin embargo, los demócratas no parecen estar dispuestos a atreverse tomar este camino. Al menos por el momento. "No vale la pena en el estado actual de las cosas", dijo Steny Hoyer, demócrata de la Cámara de Representantes. El riesgo político es grande: "La mayoría de los estadounidenses están cansados de este asunto, y es probable que consideren que un procedimiento de juicio político constituye un hostigamiento directo contra un presidente a quien Robert Mueller no le imputó cargos ", resume Jean-Éric Branaa.

Un informe, dos versiones

El partido Demócrata no se quedará sin de brazos cruzados. Después de todo, el informe indica que los miembros del equipo de campaña de Donald Trump estaban abiertos a recibir ayuda de Rusia para vencer a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016.

Relata también que el presidente buscó poner fin a la investigación de Robert Mueller. Para explotar esto sin que parezca un asunto político, "ha habido una división del trabajo entre los veinte precandidatos demócratas y los congresistas. Los precandidatos afirman que se debe voltear la página y hablar sobre temas que preocupan a los votantes, mientras que los congresistas son partidarios de utilizar el informe para mantener la presión legal sobre el presidente ", explica Jean-Éric Branaa.

Para hacer esto, pidieron al Departamento de Justicia que les proporcione el informe completo sin censuras. "Esta es una manera de sugerir que hay elementos incriminatorios que la presidencia trataría de ocultar, lo que permite insinuar la duda en la mente de los electores", afirmó el politólogo francés.
Los diputados también indicaron su intención de que Robert Mueller testifique ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes. "Los demócratas quieren que él diga que no exoneró a Donald Trump de las acusaciones de obstrucción de la justicia, para presentar a los votantes una versión diferente del informe de la Casa Blanca", dice Jacob Maillet.

"El propósito de esta iniciativa es mantener durante el mayor tiempo posible la amenaza de impugnación, continuar perturbando al presidente con este caso, pero sin realmente actuar", dijo Jean-Eric Branaa.

Pero el partido Demócrata no será el único que intentará convertir el informe Mueller en un arma política. Donald Trump ya comenzó al exigir en Twitter una disculpa a quienes lo acusaron de ser un peón en manos del Kremlin. "El informe parece una bendición para él, porque lo único que recordará la mayoría de los estadounidenses es que no son gobernados por un traidor a la nación", estima Jean-Eric Branaa.

El jefe del Ejecutivo seguirá probablemente intentando provocar a los demócratas, con trinos, sobre la base del informe, para poder repetir con la mayor frecuencia posible que una investigación independiente que duró dos años y medio lo absolvió de los cargos de conspiración.

Según Jean-Éric Branaa, ambas partes tratan de imponer su lectura del informe Mueller para atraerse al 15% de los votantes indecisos. Para el politólogo, "si no tienen ninguna duda sobre la inocencia de Donald Trump, pueden escuchar mucho más de cerca los discursos del presidente sobre el buen estado de la economía o sobre la migración en Estados Unidos". Lo que podría marcar la diferencia entre una victoria para él y un nuevo fracaso para los demócratas en la próxima elección presidencial de 2020.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.