Saltar al contenido principal

Ucrania elige presidente en un país polarizado y con un conflicto armado abierto

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales enfrenta al actual mandatario Petró Poroshenko y líder en las encuestas, Volodímir Zelenski. La guerra abierta en el este del país será uno de los principales retos para el ganador.

ANUNCIOS

Un presidente y un actor cómico: entre ambos deben decidir los ucranianos este domingo 21 de abril en la segunda vuelta de los comicios presidenciales. Las encuestas las lidera Volodímir Zelenski, un comediante que irónicamente representaba al presidente del país en una serie de televisión. A la zaga va Petró Poroshenko, el actual mandatario.

Ayer se dieron cita los dos candidatos en un cara a cara inusual que se celebró en un estadio de fútbol y donde los seguidores de cada uno abucheaban a su rival durante su turno de palabra. A pesar de la retórica incendiaria de Zelenski, fue la oportunidad de Poroshenko para demostrar su mayor experiencia en el campo político.

“Yo mismo voté por Poroshenko, pero me equivoqué”, admitió el actor, quien agregó que es “el resultado de los errores” del actual mandatario. Zelenski se definió como un “simple ciudadano que ha venido a romper el sistema” y prometió ocupar la presidencia durante un solo mandato en caso de ganar las elecciones.

Poroshenko argumentó, por su parte, que los “desafíos externos” que enfrenta Ucrania “exigen al presidente coraje, fuerza y experiencia internacional”, algo que le falta a Zelenski según él, a quien tachó de “incompetente”.

El conflicto sigue abierto en el este de Ucrania

La relación del país con Europa y con Rusia centra el debate en las elecciones. Ambos candidatos aseguraron mano firme frente a Vladimir Putin, el presidente ruso, y el apoyo a seguir el camino hacia la integración con la Unión Europea (UE).

En las regiones de Donetsk y Luhansk, en el este de Ucrania, los enfrentamientos armados entre las fuerzas de seguridad estatales y los grupos separatistas prorrusos se mantienen desde hace cinco años, cuando empezaron en 2014. El conflicto abierto será uno de los principales retos del próximo presidente ucraniano.

Miembros del ejército ucrainés miran el debate entre Poroshenko y Zelenski en la base militar de Svitlodarsk, cerca de la frontera con Rusia
Miembros del ejército ucrainés miran el debate entre Poroshenko y Zelenski en la base militar de Svitlodarsk, cerca de la frontera con Rusia Gleb Garanich / Reuters

Las autoridades aseguran que estos grupos insurgentes reciben apoyo de Rusia a nivel técnico y militar. Rusia, de hecho, ocupó la península de Crimea también en 2014.

En las regiones en conflicto, los habitantes dudan de que alguno de los dos candidatos logre poner fin a los enfrentamientos. “Esta mañana hubo fuego de artillería. A las cinco de la mañana estaban disparando. Así que imagina si ese payaso se convierte en presidente…”, explicaba Tolya a France 24 en referencia a Zelenski. Sergey agregó que, en cualquier caso, aspiran principalmente a que la situación “no empeore.

La herencia de la revolución de Maidán pesa en Ucrania

Desde hace cinco años, el país vive polarizado: en las regiones del este del país como Donetsk y Luhansk, la mayoría de la población habla ruso, y cultural y políticamente se acerca más al país a su oriente, lo que despertó aspiraciones separatistas por parte de varios grupos.

En cambio, en el este del país la inclinación es proeuropea, y los partidarios de esta opción buscan entrar a formar parte de la Unión Europea. Este reclamo se impuso especialmente en 2014 cuando estalló la revolución de la Plaza Maidán en contra del presidente prorruso Víktor Yanukovich. Las protestas lograron su renuncia y la instauración de un gobierno favorable a la vía europea.

Sin embargo, Maidán fue mucho más allá de una protesta cívica y despertó el fantasma de la extrema derecha en el país. Los grupos ultranacionalistas y neonazis se sintieron envalentonados con las manifestaciones contra Rusia, y desde entonces no han parado de crecer. Durante la campaña electoral, boicotearon varios actos de Poroshenko, a quien consideran que mantuvo una política demasiado tibia frente a Putin.

De hecho, algunos de estos grupos han acudido a las regiones orientales en conflicto como grupos paramilitares para combatir a los insurgentes al lado del ejército ucraniano. Las autoridades no han llevado a cabo ninguna acción para frenar el ascenso de dichas organizaciones.

Tanto Poroshenko como Zelenski se muestran partidarios de la vía europea. Pero más allá de la integración de Ucrania con la UE, el candidato ganador deberá poner los fundamentos para la reconstrucción de un país dividido.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.