Saltar al contenido principal

Bangladesh: clamor de justicia luego de que una joven fuera quemada viva tras denunciar acoso sexual

Miembros del Partido Comunista de Bangladesh piden justicia en el caso de Nusrat Jahan Rafi en Daca, el 20 de abril de 2019.
Miembros del Partido Comunista de Bangladesh piden justicia en el caso de Nusrat Jahan Rafi en Daca, el 20 de abril de 2019. Monirul Alam / Reuters

Con el respaldo de su familia, la estudiante bangladesí deunció al director de su escuela . El hombre fue arrestado, pero un grupo de sus seguidores tomó la vida de la joven de 19 años. En las calles de Daca piden justicia.

Anuncios

“No es gran cosa”, contestó el oficial que recibió la queja de acoso sexual de Nusrat Jahan Rafi a finales de marzo. La joven de 19 años recibió el apoyo de su familia para hacer la denuncia y la primera respuesta de la Policía es uno de los motivos de indignación este domingo 21 de abril en las calles de Daca.

El uniformado que recibió el testimonio de Rafi obligó a la joven a hablar frente a su celular para relatar los hechos (ahí se escuchan las palabras de descrédito del oficial). En el video que se filtró en las redes de Bangladesh, Nusrat Jahan Rafi cuenta que el director de su madrasa, o escuela islámica, la llamaba a su oficina y la tocaba inapropiadamente.

Luego de que se conociera el video, la policía arrestó a Siraj-ud-Daula, director de la escuela islámica en el área rural de Feni, sur de Bangladesh. Pero en paralelo, según ha denunciado Human Rights Whatch, iniciaron las amenazas de muerte contra la familia Rafi.

El pasado 6 de abril, Nusrat se dirigió a su escuela para presentar exámenes, dos compañeras la llevaron engañada al techo del edificio, donde la esperaba un grupo de seguidores del rector, allí la ataron y la presionaron para que retirara la denuncia. La joven se rehusó, la rociaron con queroseno y le prendieron fuego. En la ambulancia hacia el hospital, el hermano de la víctima grabó en su celular la voz de ella narrando los hechos. Nusrat Jahan Rafi murió cuatro días después.

Este fin de semana las protestas se han extendido en distintos puntos de Daca para pedir justicia

"Queremos un juicio rápido por el asesinato de Nusrat y un castigo ejemplar a los asesinos", afirmó a Efe la directora de la Fundación Nobojagoron, Amina Dewan, que encabezó este sábado en Dacca una protesta junto a un centenar de activistas. Dewan aseguró que su intención es iniciar un movimiento contra el acoso a las mujeres, un "movimiento que debe empezar en cada familia", dijo.

Líderes del Partido Comunista de Bangladesh y activistas protestaron también en varios campus universitarios de Daca desde lo alto de un camión, donde llamaron a la acción contra los ataques a mujeres en el país.

Este domingo 21 de abril, activistas de Transparencia Internacional formaron una cadena humana para sentar su voz de protesta y unirse a los llamados de justicia.

Iftekhar Zaman, director ejecutivo de Transparencia Internacional Bangladesh, dijo que pedían justicia y un "castigo ejemplar" para los responsables. El activista resaltó que dentro de las personas involucradas indirectamente en los hechos podía haber "fuerzas garantes de la ley,  la administración local y otras personas de interés".

Hay 17 personas arrestadas en la investigación por el asesinato de Rafi

El día que arrestaron al rector de la institución educativa, muchos de sus seguidores protestaron contra la medida. Dentro de las manifestaciones de respaldo al director acusado de acoso sexual, AP cuenta que participaron influentes poíticos locales.

Luego del crimen contra la joven, la policía arrestó a 17 sospechosos, entre estos, algunos son miembros al partido de gobierno. La policía reportó que durante las investigaciones los sospechosos afirmaron que, desde prisión, Siraj-ud-Daula dio la orden de asesinar a Nusrat Jahan Rafi en caso de que esta se negase a retirar los cargos en su contra.

La primera ministra Sheikh Hasina Wazed se reunió con la familia Rafi en Daca y les prometió justicia.

En Bangladesh las mujeres temen denunciar la violencia sexual. Las víctimas temen ser perseguidas o señaladas y la policía muchas veces muestra poco interés para investigar estos casos. Para Meenakshi Ganguly, directora para el sur de Asia de Human Rights Watch, el mensaje de este caso es contundente: "la muerte de Nusrat Jahan Rafi resalta la necesidad de que el gobierno de Bangladesh tome seriamente los testimonios de las sobrevivientes de acoso sexual y asegure que ellas pueden buscar con seguridad un remedio legal y ser protegidas de las retaliaciones".

Con EFE, AFP, Reuters y AP

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.