Saltar al contenido principal

Un republicano moderado busca arrebatarle a Trump la candidatura a la presidencia de EE. UU.

William Weld, entonces candidato a la vicepresidencia, habla en un mitin en Nueva York, EE. UU., el 10 de septiembre de 2016.
William Weld, entonces candidato a la vicepresidencia, habla en un mitin en Nueva York, EE. UU., el 10 de septiembre de 2016. Bryan R. Smith / AFP

William Weld, exgobernador de Massachusetts, se presenta como una nueva opción de cara a las presidenciales de 2020. Desde el lado republicano tendrá que hacer frente al magnate, que tiene apoyo y poder en el partido.

ANUNCIOS

William Weld, de 73 años y exgobernador de Massachusetts (1991-1997), es el único que hasta el momento se ha atrevido a desafiar al presidente Donald Trump, en la batalla por la nominación republicana para las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020.

Weld tiene la difícil tarea de ganarle a Trump, quien mantiene una gran popularidad entre los miembros de su partido, después de arrebatar a los demócratas la Casa Blanca, cuyas dependencias disfrutaron durante ocho años. Y es que, de acuerdo al más reciente sondeo realizado por el grupo de noticias FOX, el actual mandatario cuenta con un 87% de popularidad entre los republicanos.

El ahora contrincante de Trump, un exfiscal designado por el presidente Ronald Reagan, fue en 2016 el candidato a vicepresidente del Partido Libertario (conocido como el tercer partido del país), junto al exgobernador de Nuevo México, Gary Johnson. Él y Johnson obtuvieron casi 5 millones de votos frente a los candidatos Trump y Hillary Clinton, lo que representó el 3% del voto popular. Sin embargo, el actual presidente republicano se hizo con el 46% de ese voto.

“Trump ha logrado detener el progresismo desmesurado de los demócratas, nuestro país recuperó su liderazgo a nivel internacional y nuestra economía está mejor que nunca. Yo espero que él gane la candidatura y no tengo duda de que así será”, considera Judy Allenn, votante republicana de Virginia.

El 31 de julio de 1997, William Weld se reúne con el presidente Bill Clinton en la Casa Blanca, en Washington.  Weld fue nominado para ser el embajador de Estados Unidos en México.
El 31 de julio de 1997, William Weld se reúne con el presidente Bill Clinton en la Casa Blanca, en Washington. Weld fue nominado para ser el embajador de Estados Unidos en México. Joyce Naltchayan / AFP

Weld tendrá que ganar el apoyo de los miembros de su partido cuya agenda se inclina más hacia la derecha, mientras su visión sobre algunos temas es más moderada que la de Trump. Por ejemplo, sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, Weld reconoce los derechos de estas parejas y llegó incluso a firmar una legislación que protege a los estudiantes gay.

Sobre el aborto, tema relevante de los comicios, siendo en 1991 gobernador presentó un proyecto de ley con el objetivo de facilitar el aborto en Massachusetts. En la misma línea, ha apoyado la legalización de la marihuana medicinal desde el año 92; está a favor de que EE. UU. vuelva a hacer parte del Acuerdo de París sobre el cambio climático; mientras que, en economía, defiende una reducción de gasto y de impuestos.

Para Laura Shea, votante independiente residente en Washington, es importante tener más opciones en los dos partidos. “Sin embargo, no hay que olvidar que Trump y Weld pertenecen al mismo equipo y califican a los demócratas como una maquinaria corrupta. Ese es el tipo de política de la que estamos cansados”, concretiza Shea.

¿Estados Unidos tendría otra opción?

El lema de la campaña de William Weld es ‘Estados Unidos tiene una opción’, y en un video publicado en su página sostiene que “la nuestra es una nación basada en el coraje, la resistencia y la independencia. En estos tiempos de grandes conflictos políticos, cuando los dos partidos principales están atrincherados en sus batallas de ganar a toda costa, las voces de los estadounidenses se ignoran y nuestra nación está sufriendo".

“En general, los estadounidenses creen que sus funcionarios electos deben trabajar para llegar a un acuerdo en lugar de promover una agenda partidista. En especial los ‘millennials’, que están listos para un cambio en la política estadounidense”, sostiene Sheila Isong, investigadora del Centro para el Progreso Americano, consultada por France 24.

Otro de los factores importantes en la contienda por la nominación republicana será la capacidad que tenga Weld de recaudar dinero ya que, hasta el momento, solo en el primer trimestre del año, la campaña para la reelección del presidente Trump cuenta con más de 30 millones de dólares. Una suma alta para un mandatario en servicio.

El primer campo de batalla para enfrentar a Trump será la primaria del mes de febrero en New Hampshire, donde el magante alcanzó la victoria en 2016. Pero lo cierto es que aún le queda un largo camino a Weld, quien deberá hacerse con la confianza de los votantes republicanos, conservadores y ultraconservadores, y convencerlos de que, como expresó en Twitter, "Estados Unidos merece algo mejor".

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.