Saltar al contenido principal

EE.UU. e Irán se enfrentan por el fin de las excepciones a las importaciones de petróleo

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, durante la rueda de prensa en la que anunció el fin de las exenciones para la compra de petróleo iraní el 22 de abril de 2019.
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, durante la rueda de prensa en la que anunció el fin de las exenciones para la compra de petróleo iraní el 22 de abril de 2019. Jim Lo Scalzo / EFE

Tras el anuncio de EE.UU. de no renovar las exenciones para la compra de crudo iraní, las autoridades del país de Medio Oriente declararon que, pese al endurecimiento de las sanciones, sus exportaciones no se reducirán a cero.

ANUNCIOS

Pese al anuncio hecho por la Casa Blanca de que no renovará las exenciones para la compra de petróleo iraní, las cuales habían sido otorgadas a ocho países, entre los cuales figuran los mayores compradores de esa industria, tales como China, India y Turquía, las autoridades de la nación medioriental afirmaron que sus exportaciones de crudo no se reducirán a cero.

A diez días del vencimiento de la implementación de las exenciones, que será el dos de mayo, el Ministerio de Petróleo de Irán señaló que las autoridades analizaron las distintas condiciones y escenarios posibles y que, de acuerdo con lo determinado, continuarán con las exportaciones.

Sobre la experiencia en sortear las sanciones impuestas por Estados Unidos, una fuente del citado ministerio reiteró que el mercado petrolero mundial requiere el crudo de Irán, por lo que cuentan con muchas opciones para comercializarlo.

Mike Pompeo, el secretario de Estado estadounidense y quien se encargó de confirmar la decisión, insistió en que, con esta medida, su país busca acelerar la campaña de "presión".

Las más recientes sanciones de Estados Unidos a Irán habían sido impuestas en agosto y noviembre de 2018 y tuvieron un impacto considerable tanto en los sectores energéticos como bancarios, tras el retiro unilateral del Acuerdo Nuclear firmado entre seis potencias y Teherán en el año 2015.

En represalia a las sanciones, Teherán ha amenazado varias veces con interrumpir el flujo de embarcaciones petroleras a través del Estrecho de Ormuz, el angosto paso entre Omán e Irán mediante el cual circula cerca del 20% del crudo mundial.

La economía iraní depende, en buena parte, de los ingresos producidos por las exportaciones de crudo que, desde hace poco más de un año, se mantienen en medio de una crisis exacerbada tanto por la devaluación de la moneda nacional como por la inflación.

Justamente antes de que las sanciones de noviembre entraran en vigor, las exportaciones de crudo iraní cayeron a cerca de 800.000 barriles diarios ante los más de 2,5 millones que eran vendidos cada día.

Debido a las exenciones, este panorama había mejorado. Pero, con la desactivación de las mismas, el horizonte para ellos vuelve a ser como el crudo, oscuro.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.