Saltar al contenido principal

La aplastante victoria de Zelenski en los comicios ucranianos

El candidato presidencial ucraniano Volodímir Zelenski luego del anuncio de la primera encuesta a boca de urna de la segunda vuelta, en su sede de campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019.
El candidato presidencial ucraniano Volodímir Zelenski luego del anuncio de la primera encuesta a boca de urna de la segunda vuelta, en su sede de campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019. Viacheslav Ratynskyi / Reuters

El presidente saliente, Petró Poroshenko, ya reconoció su derrota ante el comediante y novato en política Volodímir Zelenski, victoria ante la cual reina la incertidumbre sobre la futura relación con Rusia.

ANUNCIOS

Volodímir Zelenski, de 41 años, ganó la Presidencia de Ucrania, un país que en los últimos cinco años no ha podido encontrar la estabilidad y la paz, pero que acaba de poner el destino en las manos de un comediante.

Con un margen de error que no excedería el 3%, según los autores de las encuestas a boca de urnas, Zelenski triunfó con el 73% de los escrutinios a favor, frente al 25,5% del presidente saliente Petró Poroshenko, datos que coinciden con los resultados parciales de la Comisión Electoral Central, que informó que la participación llegó al 62,06% de los casi 31 millones de ucranianos.

El aplastante resultado que le otorgó el triunfo a Zelenski lo reta ahota a tener que pasar de la interpretación de su popular papel del jefe de Estado en una serie de televisión a la realidad de su nuevo cargo.

El candidato presidencial ucraniano, Volodimir Zelenski, besa a su esposa Olena en la sede de su campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019, luego de conocer los resultados preliminares de las elecciones.
El candidato presidencial ucraniano, Volodimir Zelenski, besa a su esposa Olena en la sede de su campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019, luego de conocer los resultados preliminares de las elecciones. Oleksandr Klymenko / Reuters

Frente a una multitud entristecida, el derrotado Poroshenko felicitó a su adversario, informó que no abandonará la vida política y celebró el desarrollo de unas “elecciones libres, justas, democráticas y competitivas”.

“Gracias a ti y a mis hijos, mi padre por siempre estar ahí. Sé que los días que vienen -que serán para mí sicológicamente difíciles– puedo contar con ustedes”.

A Poroshenko no le funcionó la estrategia de presentarse como el hombre fuerte capaz de hacer frente a la Rusia de Vladímir Putin. Resaltó que el resultado de este 21 de abril “deja una gran interrogante sobre si se garantizará el rumbo estratégico de Ucrania hacia la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y si se continuará con la reforma democrática”.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, pronunció un discurso en su sede de la campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019, luego de conocer su derrota en las elecciones presidenciales.
El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, pronunció un discurso en su sede de la campaña en Kiev, Ucrania, el 21 de abril de 2019, luego de conocer su derrota en las elecciones presidenciales. Vasily Fedosenko / Reuters

La guerra en el este como prioridad

“La tarea número uno es hacer volver a todos nuestros prisioneros de guerra”, dijo Zelenski en su primer discurso, prometiendo un futuro diálogo con Moscú e “ir hasta el final para detener el fuego” en el este del país.

El conflicto en el este de Ucrania será justamente uno de los principales retos del recién electo presidente. La postura prooccidental de Kiev tras la revolución de 2014 y la llegada de Poroshenko fue la que provocó un violento levantamiento separatista.

En cinco años, esta guerra fratricida dejó unos 13.000 muertos y paralizó varios sectores claves de la economía. Además, Rusia se anexó la península de Crimea en el 2014.

Aunque todo indica que los separatistas han recibido el apoyo del Kremlin, Moscú siempre ha negado el envío de tropas y de material bélico a sus simpatizantes en el este ucraniano. El gobierno ruso, sin embargo, nunca ocultó sus malas relaciones con la Administración de Poroshenko, a quien responzabilizó del fracaso del diálogo y calificó como un "partidario de la guerra".

Poco antes de conocerse la victoria de Zelenski, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergueí Lavrov, hizo un llamado al futuro presidente para que dialogue con los separatistas: "espero que la vida te haga entender que (...) no hay alternativa al diálogo directo con las personas que forman parte de un amplio sector de tu propio pueblo, si les sigues considerando parte de tu pueblo”, expresó el oficial.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, comentó su esperanza de que el comediante "no sea un presidente de la guerra, sino de la paz y partidario de tener buenas relaciones con los vecinos, incluida la Federación de Rusia". La reacción no fue de buen recibo para el actual presidente.

“Ustedes pueden ver las celebraciones en el Kremlin con motivo de las elecciones. Creen que con un nuevo presidente ucraniano sin experiencia Ucrania podría regresar rápidamente a la órbita de influencia de Rusia”.

Del actuar de Zelenski dependerá, en buena parte, la suerte de las conversaciones de Minsk, que han buscado un terreno de entendimiento para el este de Ucrania, pero que han permanecido estancadas.

El desafío de romper de manera efectiva con la clase política

Zelenski deberá demostrar que, efectivamente, no tiene nada que ver con la clase política dominante que acusó de dejar progresar la corrupción en uno de los países más pobres de Europa. Esa fue su bandera contra Poroshenko y así atrajo a millones de votantes.

Pero las malas prácticas no se quedarán atrás tan fácilmente. Empezando por el peso ineludible de los oligarcas. De hecho, se resaltó la cercanía de Zelenski con Ihor Kolomoyskyi, un poderoso personaje enemigo del expresidente, exiliado en Israel, y posible artesano de la propulsión del comediante a la jefatura del Estado.

Dueño del grupo de medios “1+1”, Kolomoyskyi habría favorecido la omnipresencia de Zelenski en las pantallas durante los últimos meses, y así alborotar su popularidad. En varias ocasiones, el ahora nuevo presidente negó contundentemente estas acusaciones.

Volodímir Zelenski ganó la Presidencia, pero no todas las claves del poder. Su primera prueba será lograr confirmar su influencia en el Parlamento, cuyos miembros serán elegidos el 27 de octubre, cinco meses después de la toma de funciones del mandatario.

Con AP y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.