Saltar al contenido principal

Hamilton Mourão: ¿vicepresidente leal a Bolsonaro o rival peligroso?

El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su vicepresidente Hamilton Mourão asisten a una ceremonia que marca los primeros 100 días de su gobierno en el Palacio de Planalto en Brasilia, el 11 de abril de 2019.
El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su vicepresidente Hamilton Mourão asisten a una ceremonia que marca los primeros 100 días de su gobierno en el Palacio de Planalto en Brasilia, el 11 de abril de 2019. Evaristo Sa / AFP

Los primeros meses de Gobierno del presidente brasileño Jair Bolsonaro estuvieron marcados por las luchas intestinas de su Administración. Ahora se encuentra compitiendo con su propio vicepresidente.

Anuncios

Cuando Jair Bolsonaro era todavía el candidato presidencial candidato a mediados de 2018, se hizo al oficial del ejército Hamilton Mourão como su compañero de fórmula. Eduardo Bolsonaro, hijo del ahora presidente, dio a los medios de comunicación la razón detrás de la decisión: "(Nuestro) vicepresidente debe ser un verdadero línea dura" dijo a la 'Folha de Sao Paulo'.

"¿Quién se atreverá a presionar por un juicio político a Bolsonaro si su vicepresidente es Mourão?" , preguntó en un correo electrónico a Bloomberg.

Pero desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero, la tensión entre los dos hombres ha ido en aumento ya que el presidente considera al segundo al mando de Brasil como un hombre que busca ocupar su lugar.

No solo Mourão ha bajado el tono de sus más extremos puntos de vista sino que ha dejado claro que él tiene su propia agenda por completo. Mientras Bolsonaro se centra en reunirse con sus miembros del gabinete y aliados políticos, Mourão prefiere hablar empresarios, miembros de la sociedad civil, diplomáticos, medios de comunicación y líderes de la oposición.

"El vicepresidente ha demostrado ser una persona muy constructiva, bien informada y moderada", dijo el embajador alemán en Brasil, Georg Witschel al diario 'El País' tras reunirse con Mourão. Otros diplomáticos dijeron que tiene "el buen sentido que a veces carece la retórica de Bolsonaro".

Una encuesta de opinión a principios de abril mostró que los brasileños tienen una mejor imagen de Mourão que de Bolsonaro. Según 'Datafolha', solo el 18% considera que el desempeño del vicepresidente es "malo u horrible". Al mismo tiempo, la popularidad de Bolsonaro se ha desplomado: un 30% de los brasileños lo consideran un presidente "malo u horrible". Es la peor calificación para un nuevo presidente en la historia del país.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hace gestos durante una ceremonia de presentación de credenciales para varios nuevos diplomáticos en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, 8 de marzo de 2019.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hace gestos durante una ceremonia de presentación de credenciales para varios nuevos diplomáticos en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, 8 de marzo de 2019. Adriano Machado / Reuters

Y las figuras prominentes de Brasil parecen estar conscientes de esta creciente competencia. Han criticado al uno y al otro varias veces públicamente, movimientos que han terminado por empeorar su relación y dividir al ya fraccionado Gobierno.

El sábado, Bolsonaro publicó un video en su canal de Youtube de su mentor, Olavo de Carvalho, criticando a los militares del país. El escritor con sede en Estados Unidos llamó al presidente "un mártir" por "poder arreglárselas con esos hijos de p*** que gravitan a su alrededor" y agregó que el ejército "hizo un trabajo de mie***" durante la dictadura de Brasil (1964-1985). El video fue eliminado un día después.

Se consideró que la medida apuntaba a Mourão, un oficial del ejército que ha socavado repetidamente las declaraciones públicas de Bolsonaro.

Mientras Bolsonaro visitaba Israel y prometía seguir los pasos de los Estados Unidos al trasladar la embajada de Brasil a Jerusalén , Mourão se reunió con el embajador palestino en Brasil y trató de tranquilizarlo de que probablemente no sucedería.

Cuando Bolsonaro acusó a China de las prácticas comerciales desleales, Mourão dijo a 'Folha de São Paulo' que Brasil "no puede permitirse socavar sus vínculos con China" y agregó que planeaba visitar el país en mayo.

Bolsonaro alenta los ataques contra Mourão

En un mensaje filtrado publicado por el periódico 'O' Globo', Bolsonaro alentó a sus aliados a dirigirse al vicepresidente, particularmente en las redes sociales, en un movimiento calculado para atacar a Mourão sin causar nuevas turbulencias dentro del Gobierno, que está compuesto en gran medida de oficiales del Ejército y figuras evangélicas.

Marco Feliciano, uno de los líderes del partido de Bolsonaro en el Congreso, envió una demanda oficial de destitución contra Mourão el 17 de abril acusandolo de conspirar contra el presidente. La petición tiene posibilidades muy delgadas de éxito, pero Feliciano considera el hecho como una “advertencia”, dijo a la revista 'Epoca' .

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su llegada al Palacio del Planalto, en la ciudad de Brasilia.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su llegada al Palacio del Planalto, en la ciudad de Brasilia. Joédson Alves / EFE

Pero mientras Bolsonaro y sus aliados más cercanos están cada vez más insatisfechos con el vicepresidente, Mourão ocupa la única posición en el gobierno que no puede ser despedida por el presidente: Mourão fue compañero de fórmula de Bolsonaro y por lo tanto fue elegido democráticamente.

Después de menos de dos meses en el cargo, Mourão negó algún antagonismo con Bolsonaro, dijo a 'El País' y agregó que los dos "se complementan mutuamente". A pesar de que el vicepresidente es cada vez más visto como una alternativa moderada a Bolsonaro, Mourão fue considerado más línea dura que Bolsonaro durante la campaña.

En septiembre pasado, el general Mourão apoyó la idea de que la Presidencia le pida al Ejército que intervenga en caso de que Brasil se hunda en la "anarquía" política. También llamó a los africanos "embaucadores " y dijo que los hogares con hijos criados por madres solteras y abuelas eran "fábricas inadecuadas" que producían narcotraficantes.

Cuando se sugirió hace unos meses que se había convertido en una influencia "moderado" hacia el presidente, Mourão lo negó. "Fuimos elegidos para gobernar para el conjunto de Brasil", le dijo al 'Washington Post'. "Hacemos política por medio del diálogo. No creo que esto sea moderación. Es solo buena política".

 

Este artículo fue adaptado de su original en inglés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.