Saltar al contenido principal
France 24 en la feria

Recomendaciones para festejar la literatura en la Feria del Libro de Bogotá 2019

Imagen de un lector entre los pasillos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), en Colombia, durante la edición 2018.
Imagen de un lector entre los pasillos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), en Colombia, durante la edición 2018. FILBo / Corferias

La conocida como FILBo presenta 13 días de literatura entretejida con ilustraciones, música, versos y gastronomía. Además de una curiosidad: este año el país invitado de honor es la misma Colombia.

Anuncios

No todos celebran por igual el Día Internacional del Libro. Este año, Sharjah, ciudad de Emiratos Árabes Unidos, disfruta ser la capital mundial de esta efeméride, a designación de la Unesco; mientras que ciudades como Barcelona, en España, se llenan de puestos de libros y de rosas en honor a una leyenda que involucra a un caballero, un dragón y una princesa. Esta vena poética no falta en Latinoamérica, donde urbes como Buenos Aires y Bogotá dan gloria a este 'Día del Libro', aunque en una versión extendida.

Sobre esta última destaca la cita FILBo, la Feria Internacional del Libro de Bogotá, que del 24 de abril al 6 de mayo prolongará esta fiesta literaria, concebida tras las muertes de Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, un 23 de abril de 1616. Con este espíritu, FILBo reunirá por trigésima segunda edición más de 1.700 eventos culturales con todos los actores de la cadena: desde aquellos que juegan con las letras e imaginan otros mundos, hasta los que los editan, los difunden, los presentan en librerías y debaten sobre dichos universos literarios.

En concreto, más de 170 escritores internacionales, 230 autores colombianos y 500 expositores representarán en esta feria bogotana a un total de 25 países con diversas novedades editoriales y coloquios sobre historias que van de lo estrictamente literario, al cine, la música, la inclusión y la comida. Todo en un gran circuito conocido como Corferias, que tendrá numerosos pabellones.

"Desde hace más de 30 años nos hemos valido del poder de las palabras para promover un encuentro reflexivo e imaginativo entre lectores, escritores, intelectuales, editores y artistas locales y extranjeros, que año tras año nos muestran formas distintas de conocer y reconocer la realidad", afirma Andrés López Valderrama, presidente ejecutivo del recinto.

Una escritura con acento en la mujer, el medio ambiente y la identidad

Este encuentro, como dice López Valderrama, tendrá varias líneas, pero sus ejes centrales serán: lo literario, la cultura, las humanidades, los profesionales y los jóvenes. Respecto del primero, se busca ensalzar una escritura que esté hecha por mujeres (este año la defienden plumas como Rosa Montero, Agustina Bazterrica, Chris Kraus, Margo Glantz y Diana Bellessi, y en cine habrá un ciclo 'Mujeres en Macondo'), así como una escritura que coloque al ser humano frente al daño ambiental, el rol de la tecnología, la identidad y la historia, en la que clásicos son Julia Navarro, Matteo Strukul ('Los Médici') y Fernando Vallejo, que dará a luz en casa a 'Memorias de un hijueputa', una interesante diatriba contra Colombia, sus dirigentes y una llamada democracia.

Aunque dos buenos ejemplos de este eje literario son Carlos Magdalena y Samanta Schweblin. Mientras el botánico español mostrará su trabajo como 'El mesías de las plantas', salvando y conservando especies; la autora argentina planteará con su 'Kentukis' una trama espeluznante sobre un mundo en el que los individuos se relacionan mediante muñecos con este nombre, y aquí, o eres un amo 'kentuki' o eres el 'kentuki' que observa.

Una ficción que a veces se mezcla con la realidad del capitalismo, el posconflicto y el periodismo, líneas que se tratarán bajo el paraguas de las humanidades, defendidas en esta edición por los primero periodistas argentinos y luego escritores Leila Guerriero y Martín Caparrós, impulsores de una narración diferente para América Latina. A ellos se suman otros pensadores como el sociólogo y filósofo francés Gilles Lipovetsky y el cronista peruano Julio Villanueva, presentes en la FILBo.

"¡Que viva la música!" entre "Libros para comer"

En cuanto a la franja cultural, sus anfitriones gustarán a grandes y pequeños. La música se fundirá con la comida para festejar que la literatura es un juego que llega a todas partes, se oye y también se come; no tiene límites, porque también se "lee con los sentidos", como argumenta uno de los espacios de inclusión de la feria, que contará con títeres en lengua de señas.

Así, una de las citas destacadas de la agenda será un recorrido por la historia de Colombia a partir de discos, seleccionados por Javier Beltrán y Santiago Rivas (25 abril), que se adentrarán en las notas para saber qué ha moldeado la identidad del país; y también un evento poético del colectivo Eskarlata que unirá procesos socio-políticos colombianos con el pensamiento crítico del rock (26 abril). Algo que llegará a los más jóvenes, con la ópera-cuento 'Mozart llega a casa' (27 abril).

En la misma línea, pero en gastronomía, los niños podrán iniciarse en la literatura siguiendo las migajas de Hansel y Gretel, de los hermanos Grimm. Ya para los adultos, decenas de referencias les convencerán de este apartado de la FILBo, que considera que los alimentos crean espacios e historias, "porque leer es comer y escribir es cocinar". La prueba es que aún hoy Marcel Proust es recordado, entre muchas cosas, por su magdalena de 'En busca del tiempo perdido', que da pie a los recuerdos del narrador; y aún hoy se cita al escribiente de Herman Melville, a 'Bartleby', y sus galletas de jengibre. Sin mencionar 'Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas' o 'Charlie y la fábrica de chocolate'.

Escritores como Ignacio Peyró ('Comimos y bebimos') y Amalia Lú ('La cocina que suena, vibra y palpita') liderarán este apartado culinario junto a chefs colombianos como Alejandro Cuéllar y Leandro Carvajal, que motivarán a devorar ciertos libros y a leer otros a fuego más lento. Porque la literatura mueve y promueve hasta el punto de generar en FILBo una mesa llamada 'Cocina y paz', proyecto que busca reemplazar la hoja de coca por nuevos productos y recetas en algunas comunidades del país.

Ilustradoras y poemas para todos los gustos

Si en otras ediciones la generación "YouTuber" supuso un 'boom', esta vez tocarán el cielo las y los ilustradores, que llevan años casándose con la literatura, ya sea acompañándola o creándola. Una de las grandes invitadas, porque ellas ganan terreno en esta FILBo, es la española Paula Bonet, cuyo último libro 'Roedores. Cuerpo de embaraza sin embrión' ha supuesto una revolución. Pocos antes destaparon el tabú de los abortos espontáneos, pero Bonet los hace volar, sacando el dolor de esta historia real inspirada en los primeros meses de sus dos embarazos.

Clave serán asimismo las aportaciones de Barbara Stok y Raquel Riba Rossy. Stok, de Países Bajos, ha recorrido el mundo con una historia ilustrada sobre Vincent Van Gogh, en la línea de sus cómics biográficos. Por su parte la española Raquel, o mejor dicho Lola Vendetta, su alter ego, serán un símbolo de feminismo y combate, con viñetas irónicas que reclaman un mayor diálogo entre hombres y mujeres.

"Para la industria cultural y artística, la ilustración es la apertura a un espacio (…) Es una rama que en los últimos diez años ha tomado un gran auge y apogeo por parte de la juventud (…) Sin duda es un instrumento de expresión visual permanente", valora José Rosero, director de Casa Tinta, que organizará entre el 2 y el 5 de mayo el 'FIG 09 Congreso Internacional de Ilustración', una cita con conferencias, talleres y muestras sobre esta industria, en la que brillan también el ecuatoriano Roger Ycaza, la colombiana Claudia Rueda y la chilena Sol Undurraga.

Raquel Riba Rossy / Lola Vendetta

Lo que el dibujo expresa con líneas o difuminados, la poesía le sigue de cerca con caligramas, pero sobre todo con versos que "son la voz de todos", según la FILBo. Esperada es por eso la cita que reunirá a tres grandes poetisas como Diana Bellesi (Argentina), Rosa María Martelo (Portugal) y Elvira Hernández. Esta última llegó a decir sobre su país "come moscas cuando tiene hambre la bandera de Chile / en boca cerrada no entran balas / se calla / allá arriba en su mástil", que luego fue símbolo cultural contra la represión y su encarcelamiento durante la dictadura de Pinochet.

Desde esta misma poesía, el mexicano Luis Felipe Fabre rescatará el sexo y el deseo; mientras que la Tierra, el cuidado de nuestro entorno verde, lo volverán a recordar con poesía los coautores Esteban Charpentier y Robert Max en su 'Arbolarium', un homenaje a los árboles que nos dan vida, de los que nace la literatura y de los que se inspiran narradores de cinco continentes convocados por ellos.

Colombia, "más Colombia que nunca" en sus 200 años

Dicho esto, y teniendo en cuenta que FILBo conversará sobre derechos de autor, del lugar de las editoriales independientes y unirá a bibliotecarios, la mayor sorpresa del evento es su invitado de honor: a saber, la propia Colombia. Insólito es ver que una feria internacional se invite a sí misma, pero responde a una decisión inducida por el Gobierno del presidente Iván Duque, en conmemoración al Bicentenario de Independencia del país.

En la feria habrá un pabellón de 3.000 metros cuadrados dedicado a "las ideas y conceptos que le dieron vida a la República" hace 200 años, tras la histórica Batalla de Boyacá. "El hecho de que Colombia sea el invitado nos permitirá celebrar con los colombianos los cuatro conceptos básicos que sirvieron para la creación de nuestro país: soberanía, ciudadanía, independencia e igualdad", conceptos que pretenden apuntar a la libertad de expresión y de la mujer hoy en día.

Informe desde Bogotá: Colombia, país invitado de la FILBo

La idea, tanto del Gobierno como de los organizadores de la feria, es que se produzca una reflexión sobre el pasado, si bien mirando más allá "para construir un país y reflexionar sobre los 200 años siguientes, porque un país que no conoce su historia no conoce su presente y futuro (…) y un evento de literatura construye ese país, el progreso se da con la escritura", afirmaron los impulsores en Corferias.

Así será la fiesta bogotana de la literatura, que durante 13 días abarcará desde las letras de Abjasia a las inspiraciones de Venezuela.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.